Mi portada ¿Un clon?


Diseñar una portada clave y que logre resaltar en un sinnúmero de novelas dentro de una librería (física o virtual) no solo se ha convertido en una tarea tediosa para un buen diseñador, además, representa un desafío visionario intervenirla con precisión para que destaque y seduzca a su lector objetivo.

Sabemos que todo el conjunto de detalles que encierra la creación de un libro es importante. 

Todo. 

Desde un titulo portentoso hasta una formidable maquetación. Sin embargo, con frecuencia nuestros ojos lo primero que buscan y escanean es el color, en este caso, la portada.

Hoy en día, es muy común que los diseñadores independientes o bajo un sello editorial, utilicen e intervengan imágenes almacenadas en un banco de fotografía. Llevar a cabo una “sesión de fotos” para el bosquejo de una portada puede comerse el presupuesto destinado para la comercialización del libro (aunque algunas escritoras como Megan Maxwell, han utilizado a sus propios modelos)


Unos meses atrás, mi compañera Helena, había explicado en un artículo sobre la importancia de tener una portada y como esta se convierte en la carta de presentación de todo libro. 

Y, personalmente, estoy de acuerdo con ella.

Muchas de nosotras, antes de adquirir un libro nos fijamos en la portada y minutos más tarde en la contraportada; si nos gusta estos dos primeros elementos lo compramos aunque las opiniones después de la lectura no sean las esperadas.

¿Una portada tiene que tener presencia y poder? 

Absolutamente. 

Escribir una buena novela es tan importante como el diseño de la portada. Es la cereza en el pastel.

Puede que tengas una buena historia que debe ser leída. Como dijo Jonaira Campagnuolo “…una simple imagen tiene poder de persuasión en las personas... ”.

Aún así, a pesar de que cuentes con la mejor de las portadas, ningún autor está a salvo de una "Clonad-itis" en su portada.

Ni siquiera el más exitoso de los escritores.

¿Cómo te sentirías si la portada de algún libro fuera la misma que la tuya?

Mmmm ¿Contrariado?

No sé. Péro lo que puedo decirte es no estoy hablando de una teoría: esto sucede todo el tiempo, pues como es sabido, las fotos en stock pueden otorgar licencias para miles de clientes a la vez.

¿Esto puede dañar las ventas?

Yo considero que sí:

1. Puede hacer que tu libro sea mirado de forma genérica en lugar del esfuerzo creativo único que es: siempre uno de ellos va a tener más permanencia que el otro.

2. Se puede confundir a los lectores potenciales: 

Ejemplo: ¿Es este el mismo libro Kristel estaba leyendo la semana pasada? No recuerdo el título o el nombre del autor, pero esta es sin duda la misma portada... Ella dijo que era un buen libro, lo compraré".

No es un escenario atractivo, ¿verdad?

3. Puede hacer que te ves como un estafador: Piense solo en el rigor de las normas contra el plagio: un solo párrafo robado en una novela de 70.000 palabras puede encender una polémica.


Mis razones anteriores puede ser equívocas y debatibles. Comentar desde un solo ángulo puede ser peligroso si no se está al tanto de los otros campos.

Es por eso que para conocer de primera mano todas las perspectivas que rodean este tema, invité a varias personalidades involucradas con respecto al diseño de las portadas y en primera instancia, me comuniqué con dos escritoras que coincidieron en su portada a mediados de este año. 

Sí, estoy hablando de Alexandra Risley creadora de “El reino de las almas robas” y Rita Morrigan con su historia “El sueño de una bruja”.


A ambas, primero que todo, les agradezco su amabilidad por ser parte de este reportaje y mostrarnos su punto de vista como autoras sobre la probabilidad que existe de tener una portada gemela

Pero ¿En quién debe recaer la responsabilidad de una duplicidad de portadas? ¿Consideran que esta situación puede afectar la venta a los lectores potenciales? ¿Puede dañar la credibilidad de una de las dos novelas y por ende, esto se convierta  en un puñetazo al estómago de una de las escritoras?
La verdad es que no me había ocurrido antes. Sin embargo, como te decía anteriormente, no creo que una u otra portada vaya a perjudicar la elección de una novela; menos si es romántica, ya que los lectores y lectoras de este género llevamos años fiándonos más de nuestro instinto y de las sinopsis que de las cubiertas, las cuales hasta hace poco eran completamente repetitivas. Incluso había editoriales que usaban un patrón igual para la cubierta de sus novelas como una especie de signo de marca. Por ejemplo, recuerdo aquellas novelas de Jazmín que, salvo por la pareja de la portada, eran exactamente iguales: mismos colores, iguales letras, y por tanto fáciles de localizar e identificar en las repletas estanterías de las librerías” Rita Morrigan

Por su parte, Alexandra Risley agregó:
Esta situación, si bien no es muy agradable, es bastante común e incluso válida, especialmente con libros que salen a la venta en la misma época… ¡Poner una queja al respecto sería como reclamar a una tienda de ropa por venderle un vestido igual al mío a otra clienta! :DLa experiencia me dice que, al principio, los lectores tienden a criticar y hasta hablar de “plagio” sin tener conocimiento de cómo trabaja el mundo editorial.  Algunas de estas personas llegan a pensar incluso que se trata del mismo libro, pero esto es solo una percepción que se diluye una vez que lees la novela o las novelas en cuestión. A veces, solo basta con leer una reseña. Cuando ves que dos publicaciones con portadas similares pueden “convivir” en las estanterías y que ninguna de las dos editoriales hace reclamo a la otra, caes en cuenta de que, si bien no es lo más deseable para las dos empresas y para las autoras, es perfectamente normal. No considero que deban hacerse señalamientos por una duplicidad en las portadas pues, es algo que las editoriales intentan evitar, pero a veces esto es imposible, especialmente cuando ambas obras salen a la venta en el mismo mes. Por otro lado, no puedo decir que esta situación afecte las ventas o la credibilidad de los libros, las editoriales o las autoras. Victory y la otra novela con portada similar, son exitosas, por fortuna, y muy distintas en su contenido". Alexandra Risley. 
Pero ellas no son las únicas. Hace ya varios meses le había ocurrido a Megan Maxwell y a Jonaira Campagnuolo (con Al son que me tocas), con la diferencia de que sus portada gemelas fueron colocadas en el mercado anglosajón .


 "Mis guerreras lo aceptan y yo soy feliz si ellas, que son quienes me leen, están felices con la portada y no les importa que sea igual a otra….” Nos comentó, y agregó: “…Sin duda la portada es la carta de presentación de una novela, pero nunca debemos de olvidar, que junto a la portada está el nombre del autor que escribió la novela.  Los lectores, si buscan algo de un determinado escritor, lo que realmente les importa es lo que hay escrito dentro. Y no… no considero que pueda afectar a las ventas de nada ni de nadie… Criticar es lo más fácil de este mundo y más cuando no sabes las distintas versiones de lo ocurrido a ciencia cierta"  dijo Megan.


Llegados a este punto, nos hemos dado cuenta que el tema es más común de lo que parece y que comprar una imagen debe hacerse con seguridad, comenzando por esa cantidad de licencias que existen y los acuerdos que aceptamos al comprarla, pues pueden ser lapidarios para nuestra  imagen. 

Lo primero que te recomiendo, si eres autor autopublicado y   vas a comprar una imagen por tu cuenta, es que te asesores con alguien especializado o investigues antes de comprarla. 

Debes tener claro es que si tu diseñador, ilustrador o cualquier persona que proyecte una portada con imágenes almacenadas en algún banco, tu portada puede aparecer legalmente en más de una,  como se ha mencionad, y no hay nada que hacer para detener o demandar otra portada igual al usar la misma imagen que la tuya.

¿Pero que debe considerarse en el proceso de búsqueda?

Las fundadoras de CoverDesing, un estudio virtual de diseño de portadas, nos lo comentan a continuación:


El proceso de búsqueda de imágenes en la web puede ser infinito. Si la imagen está disponible para descarga gratuita, se debe tener cuidado con qué fin está permitido su uso, ya que la mayoría de estas imágenes son únicamente para “Uso No Comercial”. Cuando pagas por una imagen tienes muchas más libertades. Por ejemplo, en las webs www.shutterstock.com o www.corbis.com encuentras dos tipos de licencias para comprar imágenes: estándar y mejorada. La versión estándar te permite usos comerciales y usos limitados para promoción; y la versión mejorada, te permite usos ilimitados de mercancías así como usos comerciales de alta exposición" CD.

La portada es seductora, pero su hechizo se rompe ¿Cómo diseñadoras cómo actuarían si se ven comprometidas a este tipo de situaciones? ¿Creen que los autores son víctimas de diseñadores poco éticos y perezosos y que no advirtieron al autor acerca de los riesgos del uso de imágenes almacenadas?


Siempre decimos que lo barato sale caro. Muchas veces las portadas se repiten o tienen poca calidad porque el cliente busca personas que no son profesionales para hacer un trabajo económico y las consecuencias son: una portada repetida, portadas mal trabajadas, imágenes plagiadas que luego le traen problemas legales al autor, etc. Hay que tener mucho cuidado a quien escoges como diseñador de tu portada, porque no solo estás eligiendo a un profesional al que vas a pagar sino a la persona que la va a poner la “cara” a tu libro.  Por eso siempre recomendamos investigar quién es la persona (o empresa) con quien vas a trabajar e invertir una cantidad de dinero y tiempo valiosos" CD.


Como dato adicional, les cuento que en algún sitio leí que para que una portada destaque, sea saludable y no sufra de una “Clonad-its”; la imagen debe ampliarse para eliminar todo elemento que pueda coincidir en otra portada. Fue por eso que en algún momento la tendencia de colocar sujetos y parejas “sin cabeza” resultó popular en las novelas románticas, pues lo único que modifican es el fondo, el color del vestuario y algún otro elemento que el diseñador considera importante agregar para hacerla única.  Juzguen ustedes.

¿Sigues sorprendido?

Temo decirte que este es solo uno de los peligros al utilizar imágenes de un banco de fotografías, no obstante, si miramos la profundidad de nuestros bolsillos o  analizamos el flujo de caja de las editoriales, comprar una imagen exclusiva puede tener un costo 500 USD. Algo que, desde mi perspectiva financiera, considero absurdo. 


Precio de exclusividad en un banco de imágenes


Por su parte, uno de los editores de GramNexo, Françs, comentó para Escribe Romántica que ellos utilizan varias opciones para las portadas: "a veces son creaciones propias con ilustradores (actualmente en contadas ocasiones), tomadas de un banco de imágenes y manipuladas o tomadas de un banco de imágenes sin manipular. Pero tal como se va desarrollando el mundo editorial, cada vez es más habitual emplear imágenes de archivo sin manipular. Todo esto viene dado por los costes que cada vez se tienen que ir reduciendo porque el PVP cada vez es menor y se tiene que ir recortando en todos los departamentos. Es un tema puramente económico, por desgracia. Después ya depende del creativo de cómo lo viste para conseguir una portada contundente y atractiva".

También nos comentó sobre dos puntos importantes: "no hay ninguna cláusula en el contrato que trate de la portada con relación al autor. La parte creativa de las portadas es enteramente de la editorial" y agregó: "...es complicado buscar y buscar para ver si ya existe una misma portada en el mercado. Tan solo nos ha sucedido con un título de nuestra última Colección LovetheLuxe, que acababa de aparecer una portada con la misma imagen que habíamos decidido. Por suerte llegamos a tiempo a poderla cambiar. Pero no considero que sea plagio, es infortunio. En definitiva vas a parar a un banco de imágenes y seleccionas toda una serie de fotografías y que pagas los derechos de reproducción, con lo cual no estás plagiando, igual que la otra editoriales... Es un riesgo que tienes que asumir".



¿Y bien? ¿Qué les pareció? ¡Espero que les haya gustado el artículo! 

De mi parte, me quedo con la sensación de que el diseño de una portada será lo más difícil de estar de acuerdo. No nos queda más que aprender a convivir y evolucionar al lado de las tendencias y necesidades del mercado.

Para finalizar, les dejo dos fuentes interesantes, las cuáles quedan sujetas a criterio del usuario:


  1. En la página http://tineye.com/ podrás enterarte de donde viene una imagen, cómo se está utilizando, si existen versiones modificadas de la imagen, o si hay una versión de mayor resolución.
  2. En  http://www.coverbistro.com/ y en http://illustratedromance.com/premade-covers/  encontrás portadas ya diseñadas, listas para colocar el título y nombre del autor.

Recursos utilizados:



ANUNCIO IMPORTANTE: Si te suscribes a nuestro blog el día de hoy, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS.



¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Por eso mismo, aunque mis portadas no sean "profesionales" me doy todo el trabajo del mundo para lograr que sea única. Esto demuestra que las grandes editoriales solo adquieren la imagen y las sobreescriben. En lo personal me molestaría ver una portada igual a la mía. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola Pilar, qué gusto de nuevo encontrarte por acá.
    Es cierto que debe ser una situación incómoda pero creo que ningún escritor está exento.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar