Apuntes del taller de literatura erótica. Imágenes literarias.





Saludos lectores,

Hoy les dejo el último apunte del taller de literatura erótica que realicé en mi ciudad. Recuerden que tienen disponible el tema de LOS SENTIDOS, LAS PALABRAS, SUGERIR EN VEZ DE EXPLICAR, DIÁLOGOS, LOS OPUESTOS y EL CORTEJO.

“Es mejor mostrar que contar” lo repitieron muchas veces en el taller y lo he leído en infinidad de artículos sobre escritura. De allí nace la necesidad de valerse de imágenes literarias que nos ayuden a mostrar lo que deseamos contar.

Al investigar, encontré en el blog CASTELLANO CREATIVO la siguiente información:


Las imágenes literarias: Son aquellas que son captadas a través de los sentidos y el escritor las utiliza para darle belleza al texto literario. Pueden ser visuales, auditivas, táctiles, gustativas y olfativas.
* Imágenes visuales: Son aquellas que son captadas a través de la vista. Pueden ser cromáticas (color), cinéticas (movimiento), también pueden sugerir formas, tamaño, dimensión.
* Imágenes auditivas: Sugieren sensaciones de sonido: graves, agudos, rítmicos, estridentes, fuertes, suaves, agradables, entre otros.
* Imágenes táctiles: Impresionan el  tacto, sugieren texturas: lisa, rugosa, tibia, caliente, frío, blando, duro, entre otros.
* Imágenes gustativos: Se refiere al gusto, sugieren sabores: amargo, dulce, salados y otros.
* Imágenes olfativas: son aquellas que son percibidas a través del olfato. Sugieren olores: agradables, desagradables, intensos, fuertes, extraños., entre otros.


Un ejemplo de ellas las encontramos en las siguientes frases:

1. La lengua es la navaja de las mujeres.
2. Él tiene una salud de hierro pues está tan fuerte como un roble.
3. Es fiero cual camada de león protegiendo al más débil.

Ahora, cómo utilizar las imágenes en la escritura erótica. En el blog de KALATHOS nos explican:


El fin de lo escritural erótico es la excitación del lector, en donde se alude a la imposible concreción del deseo o a su concreción desde otra vertiente de la esperada. Si bien el erotismo se insinúa en la descripción, el clímax residirá en las palabras.


Es a través del uso correcto de las palabras, y con ayuda de las imágenes literarias, lograremos insinuarle al lector las emociones que surgen entre una pareja en un momento dado, provocando en él el afloramiento de sus fantasías. Que lo que lea le cause un efecto físico (estremecimiento, etc.).


De nuestro idioma nos encontramos con el juego fogoso de Rubén Darío; con la represión y lujuria de una Andalucía convertida en mujer en Lorca; con el mar, la luna y el amor, destellos y eclipses, metáforas e imágenes en Neruda y Alberti; Cela es el académico irreverente; Cortázar elogia un erotismo discreto y profundo; Octavio Paz nos ilumina con La llama doble; Esther Tusquets exploradora contemporánea de lo erótico amoroso femenino como también Ana Teresa Torres e Irene Frei González quien con Tu nombre escrito en el agua expresa con un lenguaje poético sensual la relación lésbica dando a la vez una bella mirada al mito de Narciso, desde la imagen del espejo y, dejando de mencionar a toda una pléyade de autores y obras, finalizo citando a Michel Houellebecq con sus “animáculas elementales” que sueñan en cómo hacer de la relación sexual un eterno retorno.


Hay poetas y escritores que muestran la belleza erótica de la mujer madura a través de su imagen algo desgastada pero dispuesta para el amor, e incluso quienes se regocijan en el placer juvenil, fogoso e indomable, y lo muestra a través de la efervescencia de la naturaleza o de los animales.


Dijiste "Me da pena, sabes", y volcada de espaldas me miraste con ojos y senos, con labios que trazaban una flor de lentos pétalos. Tuve que doblarte los brazos, murmurar un último deseo con el correr de las manos por las más dulces colinas, sintiendo como poco a poco cedías y te echabas de lado hasta rendir el sedoso muro de tu espalda donde un menudo omóplato tenía algo de ala de ángel mancillado. Te daba pena, y de esa pena iba a nacer el perfume que ahora me devuelve a tu vergüenza antes de que otro acorde, el último, nos alzara en una misma estremecida réplica. Sé que cerré los ojos, que lamí la sal de tu piel, que descendí volcándote hasta sentir tus riñones como el estrechamiento de la jarra donde se apoyan las manos con el ritmo de la ofrenda; en algún momento llegué a perderme en el pasaje hurtado y prieto que se llegaba al goce de mis labios mientras desde tan allá, desde tu país de arriba y lejos, murmuraba tu pena una última defensa abandonada.
Tu más Profunda Piel, de Julio Cortázar.


Aprovecharse de las imágenes es un método discreto de mostrar escenas eróticas subidas de tono, sin afectar el pudor del lector pero produciendo en él una especie de placer involuntario. Aprender a decir una acción común de un modo hermoso y original es la meta. Dicen que en la literatura todo está dicho, pero no de la misma manera. Nunca dejen de ser creativos.

Nos seguiremos leyendo.
Conoce más de mí en http://desdemicaldero.blogspot.com y consigue mis novelas en Amazon.


ANUNCIO IMPORTANTE: Si te suscribes a nuestro blog el día de hoy, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS.



¡Comparte en Google+!

Publicado por Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo)

Venezolana, acuariana y lectora voraz; madre, esposa, ama de casa, escritora de novela romántica y bloguera. En Amazon encontrarán novelas de su autoría, así como en su blog http://desdemicaldero.blogspot.com. Ofrece cursos y asesorías para aquellos autores que desean iniciar su andadura en la novela romántica, a precios accesibles (interesados escribirle a jonairacam@gmail.com).

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Erotismo en literatura en grandes autores: Rubén Darío, Lorca, Julio Cortázar, Neruda, Alberti, Cela, Octavio Paz, entre muchos otros http://blog.universoerotico.com/

    ResponderEliminar