Apuntes del taller de literatura erótica. Las palabras.





Saludos, lectores.

La semana pasada inicié una serie de entradas donde les facilitaré los apuntes que he realizado de un taller presencial sobre escritura erótica que realizo en mi ciudad. Si no leíste el post anterior puedes hacerlo AQUÍ.

Como les comenté anteriormente, el taller pretende motivar al alumno a desarrollar escritos de corte erótico, o al menos, cargados de sensualidad, apoyándose en obras ya publicadas del género, pero también, en música, pinturas, imágenes, etc.

Uno de los ejercicios que nos pidieron en clase fue el de escribir cinco líneas de un cuento erótico (con su introducción, nudo y desenlace), tomando como referencia un objeto presente en la sala: botellas de agua, teléfonos móviles, sillas, mesas, cuadros, afiches, etc. Yo elegí una pintura en óleo que estuvo ubicada justo frente a mi silla. El relato me quedó así:


“Te miré allí, reflejado en el cuadro. Adornabas bellamente la pared de la habitación invitándome a apreciarte en cremosos colores. Quise fundirme en ti, apoyar mis labios en los tuyos diseñados en la pintura, y besar esa piel rugosa marcada por óleos. Pero este no era nuestro lugar. Ese no eras tú. Tu imagen no resplandecía desbordando el calor ardiente de mi cuerpo”.


Fue algo bastante espontáneo, y más que erótico me salió sensual, pero fue lo que surgió en el momento. La profesora me felicitó por la frase “besar esa piel marcada por óleos”. Nos habló mucho de la importancia de escribir imágenes literarias originales, que resultaran novedosas para el lector sin caer en clichés.

También nos habló de aprovechar los diálogos. LA PALABRA DICHA ENCIENDE MÁS QUE LA NARRADA. Fíjense en este fragmento del libro erótico: El amante de lady Chatterley (1928), del británico D. H. Lawrence.


“Había una fuerza interior, no exterior, en aquel cuerpo delicadamente fino.
-¡Qué hermoso eres! -dijo ella-. ¡Tan puro, tan fino! ¡Ven!
Y extendió los brazos hacia él.
Le daba vergüenza volverse hacia ella a causa de su desnudez erecta. Cogió su camisa del suelo y se cubrió para acercarse.
-¡No! -dijo ella, extendiendo aún los brazos hermosos y esbeltos desde sus pechos descendentes-. ¡Déjame verte!
El dejó caer la camisa y se quedó quieto frente a ella. El sol, a través de la ventana baja, emitía un rayo que iluminaba sus muslos, su esbelto vientre y el falo erecto, que se alzaba oscuro y caliente de entre la pequeña nube de pelo de un rojo vivo dorado. Ella estaba admirada y asustada.
-¡Qué extraño! -dijo lentamente-. ¡Qué extraño parece! ¡Tan grande, tan oscuro, con su seguridad de polla! ¿Es de verdad así?
El hombre echó una mirada hacia la parte baja de su cuerpo blanco y esbelto y se rió. Entre los hombros estrechos su pelo era oscuro, casi negro. Pero en la raíz del vientre, donde surgía el falo rígido y en arco, era de un dorado rojizo, formando una pequeña nube brillante.
-¡Tan orgulloso! -murmuró ella inquieta-. ¡Y tan señorial! ¡Ahora sé por qué son los hombres tan jactanciosos! ¡Pero es realmente encantador! ¡Como un ser aparte! ¡Un tanto aterrador! ¡Pero encantador realmente! ¡Y viene a mí!”


El diálogo le otorga a la escena un punto más candente, se siente la intimidad, el deseo, la expectativa de los personajes. ¿Qué les parece?

Otro ejercicio espontáneo lo hicimos con el apoyo de una canción. La profesora nos colocó de fondo un tema que ella eligió de Donna Summer, y con él debíamos escribir una escena erótica, no mayor a diez líneas. El escrito, de mi parte, resultó bastante fluido. La música siempre ha sido un gran aliado a la hora de escribir, por eso el ejercicio no me resultó novedoso.


Aquí en Escribe Romántica hemos escrito varios post sobre los beneficios de la música para la escritura, donde alegamos que la música es una fuente inagotable de inspiración. Muchos autores se apoyan de ella para crear sus obras, mostrando durante la promoción la banda sonora que los inspiró.

Pueden buscar canciones que les resulten sensuales para desarrollar esas escenas eróticas que tengan en mente. Solo colóquenla de fondo y dejen que sea la música quien marque el ritmo. Quedarán sorprendidos con los resultados finales.

Nos leemos la próxima semana.
Conoce más de mí en http://desdemicaldero.blogspot.com y consigue mis novelas en Amazon.



ANUNCIO IMPORTANTE: Si te suscribes a nuestro blog el día de hoy, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS.



¡Comparte en Google+!

Publicado por Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo)

Venezolana, acuariana y lectora voraz; madre, esposa, ama de casa, escritora de novela romántica y bloguera. En Amazon encontrarán novelas de su autoría, así como en su blog http://desdemicaldero.blogspot.com. Ofrece cursos y asesorías para aquellos autores que desean iniciar su andadura en la novela romántica, a precios accesibles (interesados escribirle a jonairacam@gmail.com).

    Comenta con tu cuenta de BLOGGER
    Comenta con tu cuenta de FACEBOOK

0 comentarios:

Publicar un comentario