Rutinas de escritura




Nuevamente comienzo hablándoles de otra cosa, antes de dar paso al artículo de esta semana… 

Muchísimas gracias por sus comentarios en mi entrada anterior; La escritura y la música. Me complace ver que muchas coinciden conmigo y por supuesto que también me agrada el conocer diferentes formas de inspirarse.

He decidido que responderé sus palabras, en cada entrada, en forma de un comentario. Así que si tienen tiempo revisen las entradas anteriores para ver las respuestas y así quizás podamos formar una entretenida conversación. De esta forma no tendré que agradecerles al principio de cada nueva entrada. ¡No se equivoquen! ¡No es que no quiera agradecerles! Muy por el contrario, creo que de esa forma el contacto será mucho más cercano… 

Pues bien, luego de mi extenso preámbulo… vamos a lo de hoy… 


 Rutinas de escritura
"La escritura no es producto de la magia, sino de la perseverancia."
Richard North Patterson

¿Escribir cuando estamos inspiradas o seguir una rutina diaria? ¿Autodisciplina o solo inspiración? 

Estuve pensando mucho con respecto a qué escribir en el artículo de hoy, y dentro de mis posibilidades estaba el asunto de las rutinas de escritura, pero lo cierto es que no sabía bien cómo abordarlo. De pronto recordé que este tema fue una de las preguntas contenidas en la Entrevista de Escribe Romántica, así que me decidí a ordenar mis ideas y hablarles sobre esto. 

Mientras estaba en el hospital, esperando mi turno para ser atendida (nada grave, solo algo rutinario), tuve un momento de claridad en el que mi mente comenzó a imaginar muchas cosas, así que tomé la libreta de apuntes que siempre llevo conmigo y me puse a escribir. Solo inspiración… 

Pero lo cierto es que tener una rutina diaria de escritura ayuda bastante.
No nos pongamos exigentes, tampoco es obligarnos a escribir a una determinada hora, cierto número de páginas. Solo hablo de sentarnos un momento del día y dedicarle tiempo a lo que estamos escribiendo. Sabemos que las ideas están ahí, pero hay ocasiones en las que es necesario presionarlas un poco… 

Hace más o menos una semana que me he autoimpuesto una rutina diaria de lectura y escritura. Todo acoplado a las actividades que realizo diariamente. Me ha sido fácil, porque puedo adaptarme a mis propias reglas, mas aún si es por un fin que deseo lograr.

La inspiración que nos llega de pronto, sin duda es una herramienta fundamental. Muchas buenas escenas simplemente se nos pueden ocurrir de la nada. Pero tampoco podemos sentarnos a esperar a que una fuerza sobrenatural nos guie para escribir. Es necesario invocar a nuestra imaginación y escribir aunque sea un poco todos los días. Si no hacemos esto, es probable que no avancemos en nuestras habilidades como escritores. 

En las respuestas de la Entrevista de Escribe Romántica, me encontré con que muchas poseen una rutina diaria de escritura. Bien, la palabra “rutina” suena casi como una obligación, pero sabemos que no es así. Nos sentamos a trabajar en nuestras historias porque queremos hacerlo, creo que esa es la clave. Sentarnos a escribir, aun cuando no tengamos una idea clara. Ser dueños de nuestra propia imaginación. 

Muchas tienen sus propias reglas a la hora de escribir; algunas escuchan música antes de sentarse a trabajar, otras –como yo- escuchan música mientras escriben. Algunas escriben en el computador, otras prefieren un buen lápiz para plasmar las ideas directamente en el papel… Pero creo que todas coincidimos en que solo podemos dedicar una parte del tiempo para escribir… 

¡Bendito sea el día en el que podamos escribir muchas, muchas horas seguidas, jugando con nuestra imaginación!

Ahora volvamos a aquellas ideas que llegan a cualquier hora del día y nos pillan completamente desprevenidas. En mi caso, mi mente es muy frágil, solo recuerdo lo necesario, pero el resto, si no lo anoto… adiós. Por eso, me acostumbré a andar con una libreta de apuntes para todos lados. En cualquier lugar me pongo a escribir lo que se me viene a la mente, y la verdad es que no me importa lo que pueda pensar el resto. Y es que no debe ser muy frecuente ver a alguien en la calle, de pie escribiendo de una forma desesperada, casi sosteniendo las ideas para que éstas no se escapen a otro lugar. Luego las leo y voy pensando qué es lo que puede servirme, el resto lo guardo para otra ocasión. Como a muchos de ustedes les sucederá, puedo imaginar historias solo con ver pequeñas situaciones en la calle; “¿Para dónde irá él caminando tan rápido?”, “Al parecer ella estuvo llorando, ¿le sucederá algo?”. Y ahí un sinfín de posibilidades nos van invadiendo, dando paso a nuevas ideas que podríamos usar para dar vida a una historia. 

Pero… ¿cómo dar vida a esas historias? 

Rutinas de escritura. Esa es la respuesta. 

Háganlo como prefieran. No se impongan un horario, solo escojan un momento del día en el que se den las condiciones que ustedes necesitan para escribir. Un día pueden escribir por la tarde, y quizás al otro durante la mañana. El punto es que debemos escribir a diario. Este pequeño ejercicio, nos ayudará a mejorar nuestra calidad como escritores. Cada día progresaremos un poco más, en este largo, pero agradable camino, que hemos empezado a recorrer.

¡Mucha suerte en lo que escribirán hoy!

¡Que tengan buena semana! 




Constanza

¡Comparte en Google+!

Publicado por Connie Acevedo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. Esto mismo lo he leido en otros blogs y foros, incluso el profesor del taller de escritura que hice también lo dice, pero a mí me resulta casi imposible, siempre tengo que hacer algo MÁS importante...que luego resulta no serlo tanto y así voy..."de capa caída", que últimamente no escribo nada y cada vez me da más pereza ponerme a ello ¿será que no soy escritora?... porque por mi trabajo no puedo llevar una libreta para anotar las ideas y cuando estas aparecen siempre pienso que las recordaré y no es así, lo cual resulta frustrante.
    He de reconocer que yo soy más de escribir en papel, me centro más en lo que escribo.
    Aprovecho para dejar dos posibles temas: ¿es obligatoria documentarse para escribir una novela? y otra ¿cuándo os llegan a vosotras las musas, por el día o por la noche?

    ResponderEliminar
  2. Hola! Quería comentaros que os agradezco mucho todas vuestras entradas! Me ayudan un montón, y ahora una pregunta; ¿algún consejo para una joven menor de 15 que escribe romántica? :D

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante como siempre. Yo prefiero la noche y una buena música, ha llegado a entender que la luz del sol no me ayuda en nada a la concentración, en cambio, en la noche con música suave y luz tenue puedo lograr maravillas (modestia aparte, jajaja)Gracias y siempre es un placer leerte.

    ResponderEliminar
  4. @Cat - Es una lástima que no puedas escribir aún cuando lo desees. Eso me pasa generalmente cuando estoy en épocas importantes de la Universidad. Pero siempre he procurado dejar aunque sea un poco para escribir. ¡No te rindas!
    Con respecto a los posibles temas, muchas gracias! Creo que alguien ya se refirió con respecto a la documentación, podrías revisar en el sitio. De lo contrario estaré feliz de escribir con respecto a eso. Lo de las musas, con gusto creo poder tratarlo el próximo martes. Un abrazo y gracias por tu comentario!


    @Marina - Creo que la edad no es ningún impedimento para escribir. De hecho, escribí un par de cosas cuando tenía tu edad. Me gustaría saber en especifico qué inquietudes tienes. Un abrazo y gracias por tu comentario!


    @Inna - Para mí son las tardes y la buena música. Aunque debo reconocer que de la misma forma logré escribir de noche. De todas formas, la rutina la vamos elaborando nosotras mismas. Un abrazo y gracias por leerme!

    ResponderEliminar