50 sombras de admiración




¿Buscas libros parecidos a Cincuenta sombras de Grey?
¿Necesitas con urgencia otro Christian Grey en tu vida?
Descubre libros del estilo de 50 Sombras en nuestra nueva página de Facebook:
¿Qué leer después de Cincuenta sombras de Grey?


Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio.
Mahatma Gandhi 

 Hace una semana terminé de leer la trilogía 50 sombras de Grey (me la leí en 10 días), y hace una semana la comencé a leer otra vez.

Debo decir –como ya todas ustedes saben, mi opinión aquí es totalmente personal– que me encantó, y les voy a decir por qué.

Cuando uno empieza a leer un libro, uno debe tener una idea y ciertas expectativas sobre el mismo. Yo antes de leer cualquier libro trato de buscar reseñas y comentarios. ¿Por qué? Para saber qué esperar.

No puedes pensar que un libro de literatura erótica contemporánea va a tener un lenguaje rico y una estructura compleja. No. Es romance erótico. La trama se centra en el sexo. No en el amor (quizá este llegue, quizá no) pero el tema principal es la erótica. No el romance.

Es como esperar que un libro de Isabel Allende tenga una escena erótica que incluya juguetes sexuales y/o sea explícita. Debemos saber qué leer de quién.

Con esta trilogía hice lo mismo. Investigué primero.

Usualmente me gusta leer libros de autores desconocidos que, de una forma u otra, han batido récords de ventas con sus libros. Quizá como escritora quiero descubrir qué es lo que hace a un libro tan especial que se convierte en un éxito.

Leí reseñas y críticas tanto favorables como desfavorables. Algunas de las desfavorables se quejaban de lo siguiente: párrafos muy cortos, abuso en las escenas de sexo, tanto que se tornaba aburrido. Excesiva ingenuidad de la protagonista. Lenguaje pobre. Y hasta una crítica porque la autora en cierto momento admitió que había escrito la mayoría del libro desde su teléfono en el tren vía a su trabajo.

Pues, más rápido me los quise leer. Esta vez más curiosa aún. Porque, vamos, una autora que logra hacer un bestseller de un libro que escribió en su celular debe ser un genio. Cuando muchas escritoras necesitan un ambiente controlado de ruidos, temperatura y hasta densidad de la superficie del cojín de la silla para estar cómodas y poder inspirarse.

También sé que esta escritora fue rechazada por mas de 15 editoriales, que no quisieron publicar su libro por el tema tan polémico. Quise leerlo más rápido todavía.

Cuando lo terminé, quedé con una sonrisa en el rostro, y no por las escenas de sexo precisamente. Me sentí feliz por la autora, porque con un libro tan sencillo pudo sacudir parte del mundo editorial.

El libro es simple, narrado en primera persona desde su protagonista de 21 años. Punto a su favor. La autora escribe justo como una chica de veintiuno hablaría.

Sin duda hay muchas escenas de sexo y es así como se conectan los personajes. ¿Pero quién a los 21 años con un novio más allá de hermoso y multimillonario que te trata como una reina no desearía estar todo el día en la cama con él?

Esa idea puritana, arraigada especialmente en las lectoras hispanoparlantes –no todas por supuesto– me parece tan absurda. Yo leí Juliette y Justine del Marques de Sade a los veintiuno, puede ser que por eso las escenas de sexo no me impresionan tanto. Esa literatura sí es fuerte. Por algo, se pueden imaginar, es la fuente del concepto de “sadismo”.

Lo que estas lectoras críticas en su puritanismo absurdo no alcanzan a ver, es la evolución emocional de los personajes. Como va cada uno creciendo y superando sus traumas y miserias emocionales. Hasta madurar como pareja, y también como individuos.

Y esa fue la parte que me enamoró.

Muchas lectoras juzgan y ven como un horror que los protagonistas lleguen al amor a través del sexo. Les tengo una noticia. Estamos en 2012. Así es como las relaciones se construyen –por lo menos en un 95%–. Lamento sacarlas de la burbuja romántica de que el hombre lleva flores y chocolates y a los 6 meses es que se dan un beso. Lo lamento, eso ya no existe.

El romance no se extinguió, solo se transformó y se adaptó a esta era. Que sí es de párrafos cortos. No puedes criticar la manera de escribir de otros. A estas alturas del milenio, las reglas de escritura son tan amplias que no hay cabida para críticas cerradas.

Que si es en extremo simple, la autora escribe de la misma forma en que la chica habla y ve el mundo, y eso me parece genial.

Que si hay demasiadas escenas de sexo. ¿Cuánto es demasiado?

Que la protagonista es muy ingenua. Hay peores, créanme. Además, los niveles de ingenuidad no son medibles. Hay mujeres de más de 40 que son mucho más ingenuas que esta chica.

Creo que la chica, más que ingenua, es ignorante de un mundo que después acepta y disfruta.

Que si el sado-masoquismo es ¡oh! un tema delicado, y que no nos gustan ese tipo de historias. Maduremos. Que no nos guste no significa que sea malo.

Yo como escritora admiro a E.L James, que con lenguaje simple y en contra de un sistema que juzga lo que no conoce, logró hacer de su obra un éxito sin importar el qué dirán. Defendió su trabajo, y creyó en su obra.

Por eso, desde mi punto de vista de escritora de mente muy amplia, la felicito y aplaudo.

Un abrazo

Nos escribimos la próxima semana.

Si aún no conoces de qué trata la historia, aquí puedes leer los dos primeros capítulos de 50 sombras de Grey.

Si vives en España, aquí tienes más información sobre 50 sombras de Grey.

@OhHelenita

letrasmusicayamor.blogspot.com

https://www.facebook.com/HelenaMoranHayes

Si te suscribes HOY a nuestro blog, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Absolutamente GRATIS. Haz clic aquí



¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

8 comentarios:

  1. A mi tambien me capturo la triologia de 50 sombras de Grey. Me encuentro leyendola por segunda vez. Me enamoro el personaje de Christian. El poder ver a un hombre marcado por traumas de su infancia que lo llevan a relaciones sexuales donde el solo desea tener el control y poder. El que escogiera chicas parecidas a su madre hasta que se encuentra con una joven inocente que lleva al personaje a madurar y aventurarse a tener una relacion de pareja. La autora nos deja ver tambien como madura el personaje de Anastasia y de una chica inocente la vemos como acepta que le gusta tener "sexo duro" con Christian. Para mi no es solo que tenga escenas de sexo, es que se percibe, se siente lo humano que son los personajes, lo que transmite la autora con un lenguaje simplemente sencillo sin nada rebuscado.

    ResponderEliminar
  2. Apenas he leído el primer libro, pero dejando a un lado, que la temática no me gusta porque no entiendo que alguien "necesite" controlar a otra persona, el libro es bueno. También he leído al Marqués de Sade y él no lo hizo mejor ya que la mayoría de sus escritos aunque con mejor lenguaje eran igualmente retorcidos. Cuando leí Crepúsculo me encantó a pesar de las malas críticas y este lo leí también porque había leído crítica buenas y malas y, quise juzgar por mí misma.
    Pero creo que la Sra. James lo escribió a bordo del transporte público, eso le ayudó para observar bien a los jóvenes. No me gustó pero el libro es bueno, es el amor del siglo XXI.

    ResponderEliminar
  3. Estoy leyendo la 2ª novela. Es una trilogía entretenida y que se lee sin sentir. Nada pretenciosa, pero solo el echo de que me guste leerla, ya la hace muy aceptable para mi. Ya he comprado la 3ª. Estoy muy interesada en conocer el desenlace. Además el erotismo de esta narración, es muy delicado, muy aceptable. Se la recomiendo a todos los que les guste leer para disfrutar.

    ResponderEliminar
  4. A mí la verdad es que me está encantando. Voy a empezar el segundo libro, pero me da mucha pena terminar ya con la trilogía. En mi opinión no creo que esté tan mal escrito como leí en muchas ocasiones. Además, prefiero que esté con un lenguaje más simple y una gramática menos trabajada, pero me enganche desde el primer momento. Y que los personajes se caractericen bien. En algunas obras que el escritor tiene un dominio más claro de la lengua encuentro personajes planos y no me transmite ninguna emoción.

    ResponderEliminar
  5. Helena:

    Leyendo tu punto de vista, me sorprende que una lectora y escritora redacte: "el romance no se extinguió, solo se transformó y se adaptó".

    La sorpresa me llega, porque parecería ser - al redactar esta línea - que te has dejado llevar por el pensar de que las demás lectoras son remilgadas; de mente cerrada, frente a textos del estilo de E.L.James. Y no creo que sea así. Sino, no los leyeran.

    Quizá podrías ver las cosas con la lupa y darte cuenta de lo que está sucediendo en realidad: el utilitarismo de la mujer, y del hombre. Ambos convertidos en objetos, y no tratados como sujetos.

    Si lo anterior es romanticismo transformado, entonces existe un grave problema humano de fondo.

    Vivimos en una sociedad tan volátil y voluble. ¿El romanticismo se ha adaptado a la época? Más valdría decir que se está extinguiendo, para dar paso a una sociedad egoísta, en la que predomina lo desechable. No tiene que ver con ingenuidad. Tiene que ver con amor propio.

    El orden en que llegue el amor - si es que llega - será asunto de cada caso. Hasta aquí con el apartado del romanticismo.

    50 Shades of Grey:
    No tiene que ver con qué clase de sexo practicas, ni con quién. Eso no se juzga. Cada persona es libre de sus propias decisiones.

    En esta novela la pobreza de su personaje estrella - Christian Grey- no radica en la calidad de la prosa de la autora, sino en las cicatrices de su vida. Si nos referimos a los personajes; la psicología está bastante dispersa, pero no demasiado. Y si nos referimos a la autora... no es el mejor trabajo que he leído, pero tampoco es una aberración a la escritura. Hay matices interesantes, y como una de las blogueras expresaba, también se percibe una evolución de los personajes.

    Finalmente. Teniendo en cuenta que los relacionistas públicas y marketeros son unos genios, es más que evidente que se han acogido de un punto sensible para lanzar esta trilogía - que bien pudo ser cualquier otro de alguna otra autora - el sexo.

    En una sociedad que acepta las guerras como necesarias, la miseria como natural y la hipocresía como escudo, es bastante inteligente (fácil también, quizá) crear una estretagia adecuada y generar un boom de este tipo. El sexo vende, y una buena estregia lo consigue. No veo ningún misterio detrás de esta trilogía. Esta vez fue E.L. James; en otra ocasión, quizá otra/o tenga la suerte.

    Aplaudo al equipo de trabajo de la Editorial de E.L. James. Aunque no sé si a la escritora.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Puede que sea de las pocas excepciones que opinen diciendo que han leído el primer libro, sin terminarlo, y que no he leído ninguno más.

    Quizás me he perdido esa evolución de los protagonistas superando problemas personales de la infancia, encontrando la madurez que da la experiencia, la vida y los años.

    No voy a decir que el lenguaje es pobre porque no esperaba encontrar la novela erudita de una gran escritora. Seamos francas, un tanto por ciento muy elevado de los best sellers no son obras maestras literarias, pero sí un buen entrenamiento en un momento dado.

    No critico las escenas de amor porque forman parte de la vida, desde luego, pero sí el cómo se ha utilizado el contenido para vender el continente, a la autora y las calabazas editoriales —algo muy corriente y nada extraño en este mundo literario.

    Tampoco atacaría el sado por el mero echo de serlo, pues haberlo “haílo” (como se dice en Galicia con las meigas), sin embargo me parece que en un mundo donde el egoísmo (aquí estoy de acuerdo con el comentario de Kristel) priva demasiado y donde “la maté porque era mía” sigue siendo, por desgracia, algo usual —acompañado de abusos, malos tratos, control…—, me intriga pensar que el éxito de esta novela no se base solo en la extraordinaria campaña publicitaria (¿Se habría vendido igual si no se hubiera marcado desde un comienzo por este “contra la autora por escribir una novela de sexo sado?), sino en la aceptación que tiene ese “control” del hombre sobre la mujer entre jóvenes de ambos sexos a pesar, como bien dices, de estar en el siglo XXI.

    No creo que el romanticismo haya desaparecido pero ciertos valores sí, esperemos que no del todo, y lo peor es pensar en qué nos convertiremos.

    Por lo demás, que aproveche su éxito que todos sabemos es cambiable y mañana a saber hacia quién irá y por qué.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. HOLA!Acabo de terminar el tercer libro ( el que mas me gustó, justamente) y coincido mucho con vos, aunque se venda como una novela erotica, el sexo es solo la excusa para cntar la historia de una pareja que tiene que superar sus problemas para poder amarse y convivir sin lastimarse, y tambien se trata de la empatia, quien podria pensar que podria ser capaz entender a un sadico? A mi me era imposible, pensaa que era un hijo de puta( perdon por el vocabulario) pero al llegar al tercer libro todo cae en su lugar (y aunque no lo comparto, loentendi)y ves como los dos maduran y cambian TANTO... que ERA IMPOSIBLE DE IMAGINARSE EN EL PRIMER LIBRO. Si, se vendio como una novela erotica, lo cual, a mi parecer le juega en contra por el prejuicio de muchos, pero va muvho mas alla de eso. A mi me dejo pensando en mi forma de juzgar a los demas. La recominedo a todos!

    ResponderEliminar
  8. Hola, yo ya leí la trilogía también y el tercero es el que mas me gusto, cuando termine de leer el primero me pareció muy intenso pero me quede pensando que no había amor solo sexo y al leer el segundo se fue dando una transformación y ya con el tercero fue mas evidente, aunque me gusta el sexo obviamente me encanta el romance y si se mezclan los dos me parece perfecto!!

    ResponderEliminar