Cómo describir personalidades a través de la ropa

 
Uno de los elementos de gran relevancia en la literatura es la descripción, creo que estamos claros que sin la descripción nuestro mensaje difícilmente podrá llegar al lector. Una vez leí en algún sitio que no recuerdo, que el mejor escritor es aquel que puede hacer llegar cierta información sin utilizar las palabras exactas que la definan. Es decir, que el lector sepa que el personaje está furioso gracias a la descripción mesurada de los rasgos propios de esa emoción (ceño fruncido, puños apretados, mandíbula tensa, etc.). Es necesario dejar que el lector piense, que deduzca lo que ocurre con la simple lectura.

Para dar a conocer la personalidad de los personajes no solo nos valdríamos de su comportamiento, la vestimenta que utilizan nos puede aportar un peso significativo. La ropa es un componente importante que nos permite describir su temperamento sin necesidad de dar muchas explicaciones. Los expertos en moda dicen que la ropa es un “poderoso instrumento de comunicación”, ella refleja el modo como nos vemos y lo que queremos proyectar.

Los accesorios también nos permiten hacer resaltar algunas características. Como por ejemplo: las joyas nos ayudan a destacar nuestro estatus económico; los zapatos altos dan una imagen de poder y seguridad; las faldas cortas permiten mostrar lo conformes que estamos con nuestro cuerpo; el escote aporta una sensación de control; y el cabello largo y suelto es un medio de defensa, para desviar la atención de nuestro cuerpo a la cabeza.

De acuerdo al comportamiento de un personaje, éste es el tipo de vestimenta que suelen utilizar:
* Los tímidos: Visten con ropa grande, que no marque la figura y con colores poco llamativos.
* Los seguros de sí mismos: Suelen utilizar ropa corta y ajustada, exhiben sus encantos aunque no tengan un físico de infarto. En este bando están los seductores, que pueden lucir agresivos si exageran en las prendas ajustadas y los tonos fuertes.
* Los alegres y simpáticos: Adoran la ropa estampada y colorida.
* Los prácticos: Adquieren prendas que puedan utilizar en diversas ocasiones, fáciles de combinar y cómodas.
* Carácter ambicioso: Prefieren las mangas largas. No les importa si a veces dan un look un tanto anticuado o poco femenino (en el caso de las mujeres). Sus metas están por encima de todo.
* Carácter casual: Prefieren las mangas cortas y la ropa bohemia. Generalmente les importa un comino lo que piensen de ellos.
* Creativos y diligentes: Llevan siempre los mismos colores y se aferran a un solo estilo de ropa. No les preocupa que los demás piensen que son personas monótonas y aburridas, ni pierden demasiado tiempo mirándose al espejo. Tienen demasiadas ideas que sacar a la luz y poco tiempo para llevarlas a cabo.
* Los generosos y dadivosos: Adoran las joyas, reales o de fantasía. Les encanta utilizar accesorios, como bolsos, gorros o sombreros. El exceso ornamental es proporcional al gran corazón que tienen.
* Los mansos y dóciles: Suelen copiar prendas de las celebridades, utilizando lo que se lleva y de la manera en que lo recomiendan, prefieren obedecer antes que liderar. Sus trajes son clásicos, sencillos y agradables a la vista.
* Los precavidos: No son partidarios de las extravagancias ni de las incorrecciones. Se esmeran con las combinaciones, se van siempre por lo seguro, no les gusta tomar riesgos para que la vida no los tome por sorpresa.


Y en cuanto a los colores:
* El rojo: Es un color que impacta, provoca sensaciones como pasión o ira. Quienes gustan utilizar de este color, son personas impulsivas.
* El naranja: Habitual en personas con sentimientos muy vivos, tienen la habilidad de influir a otros con su intensidad e intuyen el camino para lograr lo que se proponen.
* El amarillo: Utilizado por individuos que tienen deseo de poder y un gran ego, son poco románticos y egocéntricos. Se sienten como el sol, con la tierra girando en torno a ellos.
* El verde: Usado por personas que tienen un gusto enorme por vivir, pues es la tonalidad de la abundancia y la vida. Son personas que se preocupan por la humanidad y por el bien común; cálidos, íntegros y honorables.
* El azul: Es el color de los carismáticos y transparentes. Quienes buscan con ansias ser comprendidos. Ante el estrés, suelen perder su don natural para la comunicación y se muestran contradictorios. Nunca se quedan callados cuando algo no les parece.
* El morado o púrpura: Lo prefieren quienes gustan de la ilusión y la fantasía. Son creativos e imaginativos, pero también poco realistas. Inspiran en los demás romance, coqueteo y buen humor; no obstante, a veces pueden llegar a ser demasiado tímidos.
* El blanco: Es el color de quienes suelen ser muy espirituales y sencillos. Son seres limpios y obsesivamente ordenados, pero, en raras ocasiones, son sexys.
* El negro: Habitual en las personas introvertidas y reservadas. No expresan sus opiniones y se guardan sentimientos. Son difíciles de tratar en un principio, pero con el tiempo, y una vez ganada su confianza, pueden llegar a ser muy buenos amigos.

Espero que esta información les sirva de algo, yo en lo particular no suelo describir mucho la vestimenta cuando escribo, pero en algunas ocasiones puede servir para hacer resaltar la personalidad de un personaje específico. ¡Feliz Viernes!

Jonaira Campagnuolo
http://desdemicaldero.blogspot.com




Si te suscribes HOY a nuestro blog, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS:




¡Comparte en Google+!

Publicado por Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo)

Venezolana, acuariana y lectora voraz; madre, esposa, ama de casa, escritora de novela romántica y bloguera. En Amazon encontrarán novelas de su autoría, así como en su blog http://desdemicaldero.blogspot.com. Ofrece cursos y asesorías para aquellos autores que desean iniciar su andadura en la novela romántica, a precios accesibles (interesados escribirle a jonairacam@gmail.com).

    Blogger Comment
    Facebook Comment

12 comentarios:

  1. Me parece muy interesante este articulo, me lo guardo en favoritos para acceder a él como recurso muy, muy útil. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. A mí también me ha parecido una entrada muy útil. Seguro que me paso por aquí para repasar esto de los colores =)

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo una duda, como es la mejor manera de traer a colación en la historia el describir lo que trae puesto el personaje sin que suene a catalogo de ropa , por que creo que es redundante
    por ejemplo si mi personaje va aun gym seria obvio creo yo que traería puesto ropa para hacer ejercicio a menos que en la historia hubiera una razón para que este personaje en particular no trajera ropa adecuada o si hubiera una razón para describir la forma en la que se viste en ese momento por ejemplo si fulanita de tal pongamos decide seducir a alguien en la escena describir su vestuario seria tal vez adecuado para que el lector se de una idea,
    pero por otra parte como justifico el estar describiendo el vestuario a cada rato?
    Espero volverme asidua visitante de su bloc

    ResponderEliminar
  4. Alejandro Arismendi30 de julio de 2012, 23:21

    Hola! Este es mi primer comentario aquí! Este articulo de la ropa me parece muy interesante. En el libro de fantasía que escribía me encantaba describir los vestidos que usaba la protagonista, y creo que siempre fue importante, sobre todo porque era ropa que ella no usaba seguido.
    Yo no estoy de acuerdo con esos que dicen que las descripciones de ropa en los libros son aburridas y que habría que quitarlas, y aquí han explicado muy bien las razones.

    ResponderEliminar
  5. Hola Alejandro, la descripción (sea del elemento que sea) es aburrida cuando la haces tipo catalogo, como lo dice el mensaje de ANONIMO que está publicado antes.
    Yo creo que la descripción debe ser parte de la narración, no vas a detener lo que estás contando para enumerar las características de un elemento, sino lograr que esas características formen parte de la historia. Habla de ella si es importante para la trama.
    Utilizando el ejemplo de ANONIMO, si la protagonista va a un gym no la detengas frente a un espejo mirando lo que lleva puesto, has que tu personaje se desenvuelva en el lugar y vaya describiendo su atuendo según lo que hace. En este caso se puede ir al gimnasio para sentirse bien, descargar tensiones y lograr un cambio, esos sentimientos deben comenzar por el atuendo, si vas a un gimnasio a descargar tensiones pero llevas puesta una ropa que te hace sentir incómoda o te molesta no vas a lograr nada.
    Espero te haya servido mi aporte...

    ResponderEliminar
  6. Alejandro Arismendi2 de agosto de 2012, 22:53

    Hola! Estoy de acuerdo en que la descripción de un vestuario puede ser aburrida si se pone de cualquier manera, pero, bien usada, puede decirte el estado de animo de una persona, por ejemplo. En el libro de fantasía que escribo,hay una parte en que la protagonista esta celosa de una chica que es muy guapa y tiene un carácter altanero. Una noche, ellas deben cenar juntas y la protagonista se viste con su mejor vestido y se maquilla más de lo habitual. Ahí, el vestuario muestra los sentimientos de la protagonista con respecto a la otra chica: esta celosa y no quiere ser menos que ella en la cena.

    ResponderEliminar
  7. Hola Alejandro, gracias por tu aporte, es muy cierto lo que dices, la forma en que se pueda utilizar también puede reflejar los verdaderos sentimientos, por eso es que dicen que "la ropa es un medio de comunicación" XD Gracias!!!

    ResponderEliminar
  8. Excelente entrada, muchas gracias por la misma, estoy segura de que me resultará de gran utilidad.

    Gracias!

    ResponderEliminar
  9. Hola!En primer lugar decirte que he descubierto tu blog hace poco y me encanta. Me esta sirviendo mucho para la historia que estoy escribiendo. Y aqui va mi pregunta sobre el vestuario. Mi historia se situa en un mundo postapocaliptico por lo que creo que es más importante que la ropa que llevan los protagonistas refleje no tanto su personalidad como la necesidad práctica que la supervivencia les impone. No obstante temo que lo que yo consideraría la ropa adecuada para esa situación de una impresión equivocada de los personajes. Sobretodo cuando introduzco a los protagonistas por primera vez. ¿Cómo podría la ropa comunicarnos algo sobre ellos con esta importante restricción? No se si ahora me estoy preocupando demasiado por esto y tal vez no sea para tanto, pero lo cierto es que me esta costando hacer esta primera descripción en la que además me gustaría se reflejara la impresión que cada uno genera en el otro.

    gracias :)

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola! Es mi primer comentario en tu blog, lo descubrí ayer y me he pasado horas leyendo tus entradas; esta particularmente me recordó a "Psicópata Americano" en donde menciona las marcas de casi todo lo que hay a su alrededor, incluyendo ropa y accesorios. Pienso que ese nivel de detallismo es nada más para mostrar un estatus, un nivel de conocimiento que quiere dejar en claro un carácter (como es el del propio protagonista)
    Me gustó mucho esta entrada, y muy útil.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Desde el Timing de una escritora, www.lidiaherbada.com, doy mi enhorabuena por este post tan interesante para describir la ropa. Diré que a mi me me gusta escribir con imágenes sin a veces nombrar una personalidad. Ej: Él estaba cansado del largo día. Es básico. No hacemos pensar al lector. Vamos a cambiarlo por: La corbata con su nudo aflojado caía sobre la camisa, ésta arrugada por el largo día. Los puños se abrían a la luz de un mañana. (¿Qué denota?, hay cansancio físico y mental, y descuido en el personaje). Lo tenemos!!. Os invito a pasaros por mi blog

    ResponderEliminar