Escribe o... MUERE






¡Feliz comienzo de semana!

En enero de este año, Lilly nos enseñó sobre Cómo sacar el máximo partido a tus sesiones de escritura.

Tengo que admitir que ese post es uno de mis favoritos, algunas veces pierdo el rumbo y dirección de mis objetivos, quizás porque soy algo dispersa.
Si no tengo claro hacia donde voy puedo llegar a frustarme, o simplemente no hacer nada y dejarme llevar por el vaivén de la vida, de Facebook, de Twitter... ese artículo siempre me ayuda a recordar  mis metas.

Aunque parezca una paradoja, por mi profesión soy muy responsable, organizada y estructurada: debo entregar estados de resultados a tiempo, balances de comprobación, pagar impuestos... y, en estos siete años que llevo ejerciendo mi carrera, me he dado cuenta de que puedo trabajar bajo presión. Es más, creo que es cuando mejor me desempeño, pero... (el bendito pero) no puedo ser así cuando escribo.

Siempre me pregunto por qué pierdo la concentración cuando escribo y no logro ser tan eficiente como quisiera.

Para mí, escribir es una experiencia intensa. Son alegrías, son descontentos, me hace sentir viva. Adoro hacerlo.

Sin embargo, confieso que dedico muchas horas a la investigación. Es cierto que documentarse para hacer una  buena novela toma su tiempo (de paso agradezco a Loli por su asesoría en Historia), pero atención, aquí hay una línea muy fina que divide el investigar del distraerse.

Y ésa es justamente mi debilidad. Mi mente no se queda quieta.

Soy bastante curiosa; me encanta leer y conocer sobre otros períodos (ahora entenderán por qué Internet es una zona de recreo enorme para mí como escritora). Y entre las redes sociales y mi "proceso de documentación", como dije  hace unos minutos, suelo perder mi camino.

Mi madre una vez dijo que "el mundo es de los audaces", y sigue teniendo razón.

No podía quedarme de brazos cruzados esperando un milagro para poder concentrarme. Debía encontrar una solución a mis síntomas de distracción virtual.

Para mi sorpresa, encontré varias medicinas para combatir esos indicios, unas más efectivas que otras. Todo depende del ojo con que se mire.

Existen varios programas de gran ayuda para las que nos distraemos con lo mínimo y nos revelamos al momento de establecer una disciplina literaria. Y créanme, chicas: son herramientas que funcionan poderosamente.

He tenido resultados inmediatos con ellas.

Logré un nivel de concentración superior en la escritura. Ahora acepto y burlo los obstáculos cuando me siento a escribir... con seriedad, disfrutándolo, pero con seriedad.

Sí, no quiero la escritura como un hobbie, eso del "escribo cuando puedo". No, al menos yo la quiero como profesión. Y eso es distinto, cambia tu perspectiva, tu rutina.

Cambia tu vida.

Si no escribes, no avanzas. Y si no avanzas: mueres.

No existen peros.

Es por eso que hoy me gustaría compartir esas fuentes con ustedes. Sería interesante conocer cuáles son y cómo lidian con esas distracciones que nos encontramos en el día a día.

.

WRITE OR DIE



Es un programa en el que se establecen palabras meta en un período definido.

Se preguntarán: ¿y qué pasa cuando no escribes?

Sencillo, el sistemita comienza a lanzar alertas cada vez más agresivas hasta borrar las últimas palabras escritas dependiendo del período de gracia (permisivo, estricto o malvado) y luego el tipo de muerte o castigo que será efectuado si sobrepasas el período de gracia:

Gentle mode: aparece un banner avisándote de que sigas escribiendo.
Normal mode: suena un ruido molesto hasta que reanudas la escritura.
Kamikaze mode: si dejas de escribir, el texto que hayas escrito se borra solo y desaparece.

Para siempre.

Eso no es todo. Su creador ha sido muy "indulgente" por aquello de las emergencias: existe un botón de pausa por si tienes algún "contratiempo". Eso sí, hay que saberlo usar porque funciona una vez.

WRITE OR DIE es un programa para esforzarse a escribir sin miramientos ni arrepentimientos, ayuda a eliminar el bloqueo y luchar contra esa tendencia que sufren algunos escritores.


Gustavo, mi pareja, dice que utilizar esto es auto-flagelarse. Yo suelto una carcajada y le digo que cada uno tiene sus manías. A algunos puede resultarle beneficioso, como a  mí.



 
Diseñado para fijar objetivos puntuales y sencillos, en donde la principal herramienta es dividir el tiempo en porciones (time slices).

Vitamin-R (es de pago) pero está basado en la técnica del Pomodoro, donde el sonido del reloj y el timbre automático contribuyen a crear reflejos condicionados de manera que, con solo crear el ambiente adecuado, nuestro cuerpo sabe qué nos disponemos a hacer a toda costa: ESCRIBIR (Lilly lo explica muy bien en DOS HERRAMIENTAS GRATUITAS PARA ESCRIBIR MÁS Y MEJOR)

Este programa se puede configurar para que lea un mensaje de voz sobre cuántos minutos quedan cada cierto tiempo, o bien personalizarlo para que aparezcan ventanas con notificaciones en la pantalla.

Estos ejercicios ejercen la alerta para seguir escribiendo.



Este es mi favorito y el más efectivo.

El programa facilita iniciar y mantener la atención en alguna tarea.

Pero antes, se  realiza un examen de conciencia:


¿Qué nos distrae? ¿Qué necesito? ¿Qué quiero?


Y se personaliza en relación con las distracciones de la persona, bloqueando y abriendo en un solo clic las  aplicaciones previamente configuradas.

Algunas modificaciones que se pueden hacer son:

  • Determinar la duración de la sesión de trabajo.
  • Renunciar a alguna aplicación en especial, en caso de que esté abierta antes de comenzar a escribir.
  • Bloquear el acceso a internet, ya sea de forma íntegra o únicamente algunos dominios elegidos por el usuario.
  • Cambiar el fondo del escritorio, por ejemplo para poner alguna frase motivadora.
  • Decir un mensaje en voz alta, cada cierta cantidad de tiempo o justo antes de que se acabe la sesión de trabajo.
  • Activar notificaciones de Growl.
  • Otros.

Con CONCETRATE debemos ser claros y sinceros. Hay que aceptar cuáles son esos sitios que no nos dejan avanzar.



Pero eso no es todo. También existen aplicaciones para manejar tus proyectos literarios (gratuitas y de pago) si no te gusta administrarlos en Word como:


CELTX


Siempre lo recomiendo. Celtx te proporciona una visión rápida y efectiva sobre el curso de tu novela  Y la gran ventaja, es que está disponible en todos los sistemas operativos (Lilly lo detalla muy bien en PASOS PARA ESCRIBIR UNA NOVELA)


SCRIVENER


No lo he utilizado, no obstante, es muy similar a CELTX. Una de las diferencias es que fue diseñado solo para productos MAC.
Pero luego, en el 2011, se lanzó una versión para Windows (aún no existe una versión oficial en Linux)

Yolando González, en su blog Tinta al sol, explica por qué SCRIVENER es su sistema favorito.


ULYSSES


Se presenta como el paquete completo que cubrirá todas las necesidades de sus usuarios. La aplicación permite realizar brainstorming (tormenta de ideas), borradores, revisar los documentos y enviarlos al editor, sin incluir herramientas superfluas que molesten en la tarea diaria de cualquier escritor. La aplicación puede realizar una separación real del contenido y la presentación, permitiendo a los escritores ocuparse únicamente del texto, sin pensar en cómo quedará el libro terminado. Solo disponible en sistemas operativos MAC.



STORYIST



STORYIST es similar a SCRIVENER y está disponible en iPad.


DAEDALUS TOUCH 


Una aplicación elegante. Solo para iPhone y iPad.


iA WRITER

Una app minimalista. Solo para iPhone y iPad.


ACTUALIZACIÓN


La escritora CRISTINA PEREYRA nos comenta:

Hace tres años que escribo en el q10. Ese programa llena la pantalla, ninguna barra, menu, reloj, nada se queda visible. En la barra del programa es tu que eliges lo que deseas: reloj, palabras, párrafos, líneas, páginas, objetivo global, tienes la opción de quatro objetivos parciales y timer. Su formato es el txt, pero tiene corrector ortográfico, autocorrección y autotexto. Me gusta por su sencillez y por tener todas las estadísticas a la vista. Como me gusta trabajar en txt, otro programa que utilizo, ese cuando hago traducciones y necesito dos ventanas simultáneas, es el TED Notepad. Para hacer la limpieza antes de formatear, para preparar html y xhtml, tengo el PSPad

Espero que el artículo les haya sido útil.

¿Cuál es tu programa favorito para escribir? ¿Han probado alguna de estas herramientas?

Me encantaría escuchar tus comentarios.


Antes de finalizar, no olvides de que, sea cual sea la herramienta con la que trabajemos, debemos darle dirección a nuestros impulsos de vez en cuando. El reto de escribir y terminar una historia se gana desde el primer día.

Tal y como lo dijo Cristina Dodd:

Pon tu trasero en la silla y escribe / Put your rear in the chair and write.


¡Hasta la próxima!



Fuentes:
¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola Rocío,

    Tines razón. Windows no posee variedad de programas que me atreva a recomendar.

    Sin embargo, Celtx, Scrivener y las herramientas de concentración pueden ser de gran ayuda si te distraes al instante, como yo :)

    Un beso enorme y ánimo con tu novela.





    ResponderEliminar
  3. Hola, Sianny!!

    Creo que alguna vez di con Write or die pero la posibilidad de que me borrara todo lo escrito, me espantó. Probaré Concéntrate, pues suele pasarme lo de distraerme con el menor detalle y después tener cargos de conciencia considerables...

    Besos y gracias por la información!

    ResponderEliminar
  4. Buen artículo, Sianny!!! AY!!! qué identificada me siento con vos... A veces, por muchas cuestiones q escapan a nosotros no podemos concentrarnos, sentarnos a escribir... todo lo que debiéramos, claro que también queremos vivir de esto y no sólo escribir por placer... pero qué difícil es...
    Besos! y mucha suerte con tus novelas!
    Ah! bueno el consejo de Christina Dodd... no lo conocía... habrá que hacerle caso, jajaja!!!!

    ResponderEliminar
  5. Hola,

    digo que a mi también el hecho de borrar mis palabras me alejó del Write or die. Trabajo con "pomodoros", pero los marco solo mirando al reloj, aunque cuando estoy mateando mientras escribo, no hace falta hacerlos porque hago pausas 'forzadas'.

    Ya he probado el scrivener, no me gustó. Así como el Ulysses y el yWriter5. No son adecuados a mi manera de escribir. A veces, cuando estoy planeando una novela, utilizo el yWriter5. Pocas veces.

    Hace tres años que escribo en el q10. Ese programa llena la pantalla, ninguna barra, menu, reloj, nada se queda visible. En la barra del programa es tu que eliges lo que deseas: reloj, palabras, párrafos, líneas, páginas, objetivo global, tienes la opción de quatro objetivos parciales y timer. Su formato es el txt, pero tiene corrector ortográfico, autocorrección y autotexto. Me gusta por su sencillez y por tener todas las estadísticas a la vista.

    Como me gusta trabajar en txt, otro programa que utilizo, ese cuando hago traducciones y necesito dos ventanas simultáneas, es el TED Notepad. Para hacer la limpieza antes de formatear, para preparar html y xhtml, tengo el PSPad.

    Besos,
    Cristina Pereyra

    ResponderEliminar
  6. @Maga,
    Me pasa lo mismo que a vos. Esos cargos de conciencia en ocasiones no te dejan dormir XD
    Uso Write or Die cuando definitivamente estoy "rebelde", me baja la ansiedad y me concentro al instante.

    @Romi,
    Así es Romi, muchas veces es díficil "poner el trasero en la silla y sentarse a escribir" jiji
    Vivimos en un mundo acelerado donde los deberes nos asfixian de vez en cuando y no nos permiten desarrollar lo que más nos gusta. Aún así, tenemos que aprender a vivir con ello, a burlar cada obstáculo que separa "querer" del "hacer".

    Claro! a mi también me encantaría vivir de la novela romántica.


    @Cristina,

    Muy aleccionador tu comentario. Es interesante conocer otros estilos de escritura. Si me permites agregaré tus sugerencias a la entrada principal.

    Un abrazo fuerte, chicas.



    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias!! Sí, se intentará..Ya Windows como no sea el word de toda la vida...poco hay que hacer!! Bueno, a ver si cuando me saque la carrera y encuentre trabajo (Cosa difícil en España) Me compro un Mac :D
    Me bajaré los programas que sí son compatibles!!

    ResponderEliminar