Cómo incluir hechos reales en una novela


 

Los seres humanos tenemos la manía de etiquetar, necesitamos darle a cada objeto un nombre, colocarlo en una categoría y hasta otorgarle un nivel. En la novela, es imprescindible saber si la obra se trata de una historia de FICCIÓN o NO FICCIÓN. Las historias de FICCIÓN permiten la existencia de algo que no aparece en el plano real, es ficticia o inventada; la NO FICCIÓN son obras desarrolladas a raíz de algún hecho real, cuya narración está dominada por una crónica objetiva, al estilo del periodismo literario. Sin embargo, existen las obras HÍBRIDAS, que, aunque están etiquetadas como obras de ficción, el trasfondo del argumento está basado en hechos reales.

Truman Capote, autor estadounidense de la novela “A sangre fría” que lo consagró como uno de los grandes de la literatura norteamericana del siglo XX, fue uno de los primeros en utilizar el “periodismo literario” en sus obras. En este caso hablo de una novela de NO FICCIÓN pura, donde Capote tuvo que seguir paso a paso la vida de un pequeño pueblo, esbozando retratos de los que serían víctimas de una muerte espantosa ocurrida en ese lugar, acompañando a la policía en las pesquisas que condujeron al descubrimiento y detención de los criminales Hickcock y Smith, concentrándose en el estudio de la mente psicópata de estos personajes para construir sus perfiles. Acercó al lector a cada uno de los protagonistas, y lo hace siguiendo la estructura lógica y el orden con el que sucedieron los hechos para darle mayor realismo. Tan sólo se permitió añadir ciertos párrafos retrospectivos para desvelar detalles sobre el pasado de los personajes (y posibles explicaciones a sus comportamientos). Aquí el autor toma la posición de un cronista, que narra una investigación, explicando de manera novelada sus análisis de los hechos. Y ese trabajo recopilatorio no lo hizo en un mes, ni en seis, lo hizo durante años, antes de plasmarlo en papel.

Por otro lado, podemos ver que en la novela de romance histórico, por ejemplo, se despliega una trama romántica ficticia dentro de un tiempo determinado de la historia y ésta se ve afectada por la situación que se vive. Aquí estamos hablando de FICCIÓN (HÍBRIDA), aunque tenga muchos elementos reales, quizás los personajes vivieron en la vida real, la situación es figurada, pero su comportamiento se ve influenciado por lo “socialmente aceptado” en ese tiempo.

No solo el tiempo cronológico es el que puede actuar como hecho real de nuestra historia, también lo puede hacer una situación en especial, ya sea política o social. Por ejemplo, la autora argentina Florencia Bonelli escribió su trilogía "Indias Blancas" basada en la situación política que se vivía en su país en el año de 1870, conocida como La Conquista del Desierto, donde se eliminaba al indio en la Patagonia para ganar territorio. Esto ocasionó un choque de culturas entre los indígenas y los blancos, los indios ranqueles solían tomar en cautiverio a mujeres blancas como venganza por el exterminio al que eran sometidos. En ese caldero histórico la autora desarrolló un amor intenso y avasallante entre un indio ranquel y una mujer de alta posición social, que tuvieron que luchar contra cientos de restricciones para poder estar juntos. En algunas entrevistas Bonelli confiesa haberse exigido un estudio exhaustivo y sin presiones de los hechos del pasado para no permitirse un desliz que desencajara al lector.

Otro ejemplo excelente es la novela "El tiempo entre costuras", escrito por la autora española María Dueñas. La historia está desarrollada en un Marruecos colonial, en una Madrid pro-alemana de la primera posguerra y en una Lisboa cosmopolita repleta de oportunistas, espías y refugiados sin rumbo. Mezcla la ficción y realidad junto a conspiraciones clandestinas, fundiéndose con el glamour de los talleres de costura, los casinos y los grandes hoteles. En el blog de la novela la autora explica:



El hilo conductor de la trama es pura ficción, pero el trasfondo de la misma es fielmente histórico, y algunos personajes que circulan en ella existieron en su día con las mismas glorias y miserias con las que se mueven en las páginas.

Igualmente señala cómo hizo para recabar toda la información, a qué lugares se dirigió, a quién entrevistó, etc. Y confiesa haber trabajado en ella durante veintisiete meses (más de dos años) antes de publicarla.

Alexandra Risley, autora venezolana que desarrolla novelas de romance histórico, en una conversación que tuvimos sobre cómo trabajar con hechos reales en la novela, me reveló:

Fusionar hechos reales con hechos ficticios es un gran reto. Yo elegí hacerlo en mis novelas porque la historia de algunos países me apasiona y hay que ver cuántas situaciones imaginarias se pueden crear a partir de un hecho real. Para mí la historia es una fuente inagotable de inspiración.
Por supuesto, no es algo fácil de manejar, mucho menos si estás comenzando. He aprendido que debes contar con mucha documentación, en primer lugar, y establecer un límite en función de lo que deseas lograr.
Debes saber qué hechos ficticios, pero verosímiles, encajan dentro de ese contexto que estás manejando y lo más importante, asegurarte de que no afecten el resultado final… a menos que la trama esté orientada en esa versión de la realidad. Debes saber que el hecho de que tu novela sea ficticia no te otorga la licencia de ser incongruente. Es vital respetar al lector.
En cuanto a los personajes reales, he hecho mención de algunos y he incluido a unos pocos en ciertas escenas, pero casi siempre son apariciones muy tímidas y concretas.
Yo recomendaría leer a autoras como Gaelen Foley y Meredith Duran y echar un vistazo a cómo lo han hecho ellas. Para mí su manejo de la realidad y de la ficción en sus novelas ha sido muy instructivo. De vez en cuando cometen ciertos excesos, pero al final, en la nota histórica, siempre se disculpan y ofrecen la versión real argumentando el por qué de ese cambio. Eso me parece muy profesional.

En resumidas: una profunda documentación y mucha paciencia son vitales para la escritura de este tipo de historias, así como una organización general anticipada: ¿en qué punto de la historia me ubicaré? ¿Qué personajes intervendrán o tendrán un peso relevante? ¿Cuál será el escenario ideal? Y luego, enriquecer cada elemento (tiempo, personajes y escenario) con mucha investigación, antes de comenzar a incluir la parte Ficticia de la historia. Cómo lo dice Alexandra: es un gran reto, pero ¿no es de retos que vive el escritor?

Espero les sirva la información. Feliz viernes.

Jonaira Campagnuolo
http://desdemicaldero.blogspot.com


¿Estás REALMENTE lista para publicar tu novela?
TOMA EL TEST ESCRIBE ROMANTICA PARA DESCUBRIRLO
¡Comparte en Google+!

Publicado por Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo)

Venezolana, acuariana y lectora voraz; madre, esposa, ama de casa, escritora de novela romántica y bloguera. En Amazon encontrarán novelas de su autoría, así como en su blog http://desdemicaldero.blogspot.com. Ofrece cursos y asesorías para aquellos autores que desean iniciar su andadura en la novela romántica, a precios accesibles (interesados escribirle a jonairacam@gmail.com).

    Blogger Comment
    Facebook Comment

3 comentarios:

  1. A mí me gustaría saber hasta qué punto es legal escribir sobre personajes históricos, es decir, si por ejemplo uno desease escribir una historia ficticia con personajes reales, como los Reyes Católicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena pregunta, y de hecho es la misma que me planteo yo. Quiero escribir una novela distópica, pero lo ficticio habrá de respaldaron, poco o mucho, en acontecimientos reales. ¿Hasta qué punto, por ejemplo, sería legal escribir del VIH como un virus de laboratorio con fines de acabar con un porcentaje considerable de la humanidad, y que se involucrará a Gobiernos, Iglesias y Sociedades Secretas en ello? Saludos. :)

      Eliminar
    2. Hola Anónimos:
      Claro que pueden escribir novelas con personajes reales, muchas escritoras utilizan este método como punto de referencia para hacer la novela más creíble.

      Ahora, con respecto al VIH, puedes hacer de los recursos que existen tu propia historia, siempre y cuando respetes las fuentes de donde tomaste algún tipo de información que necesites incluir en tu libro :)

      Saludos,

      Eliminar