Cómo optimizar los 3 capítulos iniciales de una novela

Cuando presentamos una novela a una editorial, tenemos dos opciones: entregar nuestro manuscrito completo o una muestra de escritura. Yo recomiendo la segunda opción. De cualquier modo, sin importar lo que decidas hacer, debes asegurarte de crear la mejor impresión posible en el editor que leerá y juzgará tu novela. Y esto solo es posible una vez que aprendemos a adivinar sobre qué elementos de nuestra presentación dirigirá su atención. Hoy quiero centrarme en uno de esos elementos: los capítulos iniciales de tu novela.

¿Cuáles son los criterios que un editor utiliza para identificar una buena escritura?

El criterio más importante para un editor es la claridad, ya que una escritura confusa es muy difícil (y a veces imposible) de corregir. Existe una distinción muy sutil entre una escritura descuidada y una escritura confusa, y esto es lo que quiero que comprendas. Una escritura descuidada no da una buena impresión, y probablemente en un concurso literario los jurados descartarían un texto descuidado incluso antes de leerlo. Pero un editor funciona de modo distinto. Su trabajo consiste en descubrir a un autor valioso. No busca la obra perfecta, sino la obra perfecta para su lector objetivo. Es decir, aquel que compra los libros de su colección porque gusta de esa clase de libros, y no necesariamente porque sean obras maestras. Un editor, por lo tanto, tiene un criterio diferente. Su trabajo es volver publicable una novela con gran potencial, pero que aún no está lista para ver la luz pública. Sabe que un texto descuidado tiene una solución relativamente fácil. Si, por ejemplo, un manuscrito está plagado de faltas ortográficas, el editor sabe que estas faltas son una falla técnica producto del desconocimiento de unas normas constantes y fáciles de aprender. Si un manuscrito está lleno de erratas (por ejemplo, nombres de personajes que cambian de una escena a la otra), el editor sabe que solo significa que el autor no ha tenido a nadie que revise su texto con la distancia suficiente para detectar esas inconsistencias y equivocaciones. Todos estos son casos típicos de una escritura descuidada y no son motivo de excesiva preocupación. Nada que no pueda solucionarse en sucesivas revisiones y con un trabajo en equipo. De otra índole son los fallos que nacen de una escritura confusa. Cuando un editor se encuentra con un manuscrito donde las oraciones no siguen un orden lógico, donde el autor no sabe dónde comenzar ni dónde terminar un párrafo, donde es imposible saber qué se está contando porque las ideas están tan mezcladas que el lector no puede decidirse por un sentido, entonces es cuando se disparan las alarmas. Cuando un editor comienza a leer una historia donde los hechos suceden por accidente y no existe un encadenamiento lógico entre los eventos; donde todo fluye como producto de la casualidad y donde es imposible distinguir las causas de los efectos, entonces es cuando se enciende una señal roja de advertencia en la mente del editor. En estos casos el profesional se dará cuenta muy rápidamente de que el autor es incapaz de ordenar sus ideas por escrito y de inmediato dará el manuscrito por perdido, porque sabe que la solución de estos fallos no está en sus manos. Los principales causantes de esta apariencia de confusión son los siguientes tres factores:

1. Los problemas de sintaxis

La sintaxis es el modo de ordenar las palabras en una oración. Existe un orden natural que determina que la lectura sea fácil y fluida. Este orden nos garantiza que el lector pueda reconocer las partes de la oración como una sucesión lógica de las acciones que se representan. Y como consecuencia de este reconocimiento, el lector se forma una imagen mental concreta de la idea o situación que transmite la frase. Cuando alteramos el orden lógico de la oración, en cambio, la consecuencia inmediata es que el texto se vuelve difícil de leer y las imágenes no terminan de formarse en la cabeza del lector, que está más preocupado por descifrar qué significa la oración que por imaginar la historia que se cuenta. Esta sola dificultad basta para romper la ilusión literaria y “expulsar” al lector de la historia que cuenta tu novela. En mi guía encontrarás las técnicas necesarias para corregir tu sintaxis, con ejemplos concretos y consejos que podrás aplicar inmediatamente a tu novela.

2. Los problemas para administrar la información narrativa

Ordenar la información en una novela siempre es una tarea delicada. Pero los tres capítulos iniciales necesitan una atención especial, ya que, solo por el modo de plantear la historia, un editor puede saber si la autora tiene la habilidad necesaria para desarrollar una novela. En los tres primeros capítulos quedan al desnudo muchas más fallas técnicas que en cualquier otra parte de la novela. En el planteo de la historia y de los personajes suelen ponerse en evidencia los errores en el manejo de la información narrativa. Por ello son tan importantes los capítulos iniciales. Si logramos impresionar al editor favorablemente en los primeros capítulos, habremos dado un paso gigante hacia la publicación de nuestra novela. ¿Esto significa que debo hacer el esfuerzo de mostrar la mayor cantidad de elementos de mi historia en los tres primeros capítulos? Todo lo contrario. Uno de los errores más comunes es querer explicarlo todo en los primeros capítulos y acabar abrumando a tu lector con información innecesaria. Esta información incluye lo que se cuenta de la historia previa (o flashbacks), el encadenamiento lógico de los eventos de la historia(relación causa-efecto) y la lógica de los personajes. Cuando comenzamos a escribir una historia tenemos la sensación de que hay tanto por explicar que se nos vuelve muy difícil decidir por dónde comenzar. Esta sensación es tan fuerte que muchas autoras intentan exponer toda esta información lo más rápido posible. Este impulso de querer explicarlo todo en el planteo de la novela es el modo más seguro de perder a tu lector antes de que pueda meterse en tu historia. Aprender a administrar estos tres elementos narrativos es lo que decidirá tu futuro como autora publicada. En la guía práctica te demostraré cómo utilizar a tu favor estos tres elementos decisivos para cualquier novela (pero muy especialmente para una novela romántica).

3. Los problemas con los diálogos

En los primeros tres capítulos de la novela el diálogo es una herramienta inigualable para presentar a los personajes y su manera particular de relacionarse con el mundo. En mi experiencia, existen dos problemas que se dan con frecuencia en el uso de diálogos y son los siguientes: * Diálogos inconducentes, es decir, que no tienen propósito definido y no revelan nada nuevo de la historia o personajes * Diálogos forzados, es decir, que no revelan una voz distintiva y, por lo tanto, no son creíbles. En una novela nada debe dejarse librado al azar. Cada elemento que aparece en escena debe tener una intención definida. A veces estas intenciones son contradictorias, a veces complementarias. Si el diálogo está allí solo para llenar espacio hasta que suceda algo más, o únicamente porque las réplicas de un personaje son ingeniosas, o porque es bonito oír lo que se dicen dos amantes, puedes estar segura de que el editor se dará cuenta de ello. En Fórmula Escribe Romántica demuestro de un modo muy fácil y práctico cómo escribir diálogos naturales y creíbles, cómo hacer que tengan un propósito definido en la historia y cuál es su formato correcto. La guía estará disponible hasta el último día del mes a 39.99$. Puedes tomar el siguiente test que he preparado para que descubras si estás lista para publicar tu novela romántica.

¿Estás REALMENTE lista para publicar tu novela?

TOMA EL TEST ESCRIBE ROMANTICA PARA DESCUBRIRLO

¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

6 comentarios:

  1. Muy buen artículo, muy informativo y conciso. Muchas gracias por las herramientas que nos regaláis a las autoras para mejorar con nuestras obras

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Interesante artículo, gracias por la ayuda que brindás en el blog y los consejos útiles para aprender a identificar errores en nuestros trabajos y poder mejorar cada día un poquito más.

    ResponderEliminar
  3. Hola!!!! dejo mi direccion de email por el tema del cuadernillo. debyyy@hotmail.com

    GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por los comentarios, chicas!

    ResponderEliminar
  5. He leído bastantes artículos del blog, son buenísimos (:
    Realmente quiero este libro, ¿cuando estará disponible de nuevo?

    ResponderEliminar