Allegra Álos | Antología Escribe Romántica




Desde su trono La Emperatriz sonrió cuando tuvo constancia de los hechos.
Por fin el mundo que había conocido volvía a configurarse lentamente, encajando de nuevo las piezas otrora dispersas para crear el complicado tapiz de la existencia humana.
No sé si me gusta esa sonrisa, querida mía.
No tuvo que volverse para intuir la presencia del otro Arcano.
Tampoco hubo de hablar para que el Ermitaño tuviera constancia del motivo de su sonrisa.
Veo que al fin te has salido con la tuya. A algunos Arcanos no les parecerá bien. El Señor de la Torre montará en cólera.
Posiblemente. Pensó la Emperatriz sin proyectar aquel último pensamiento. Pero era demasiado tarde.
Guardar el corazón

El fragmento anterior forma parte de uno de los relatos de Allegra Álos, quien fue seleccionada por partida doble; sus obras Concédeme tu mano y  Guardar el corazón integrarán la Antología.
En la entrevista, Allegra, nos cuenta una interesante travesía por la escritura.


Allegra, bienvenida a Escribe Romántica.

¿Cómo fueron tus comienzos con la escritura? 

 Escribo desde siempre, pero nunca lo he hecho a nivel profesional. Empecé con un diario que me regalaron cuando tenía siete u ocho años. También escribía pequeños cuentos, obras de teatro, poesías. Conservo muchos de aquellos documentos, primero a mano, luego con mi primera máquina de escribir y finalmente con una máquina eléctrica que me hizo mucha ilusión, porque entonces me parecía muy profesional. Al releer estos escritos todavía me sonrojo y me parece increíble haber sido una niña a la que se le ocurrieran esas cosas o que tuviera tantas inquietudes. Desde luego son un testimonio de que la infancia tampoco es el territorio amable y feliz que luego recordamos de adultos. 

Allegra ¿Fuiste una lectora precoz? ¿Qué tipo de novelas te gustaba leer? 

Y tanto. Mis mejores recuerdos son los que incluyen algún libro entre manos. Ya de niña leía de todo. Con doce años abordé “Guerra y Paz” pero, sobre todo, me gustaba leer las grandes novelas de amor universales como “Cumbres borrascosas” o “Jane Eyre”. Con los años empiezas a ser más selectiva, pero creo que antes de empezar a centrarte en un tipo de literatura determinada o de saber qué te gusta realmente hay que leer mucho y a conciencia y, por suerte, mis estudios universitarios incluyeron asignaturas como Literatura Española y Literatura Contemporánea Universal, lo que me obligó a meterme de lleno en obras y autores que a lo mejor de otra forma no hubiera conocido. 
Actualmente disfruto mucho descubriendo nuevos autores. Me encantan las escritoras irlandesas, como Marian Keyes, Maeve Binchy o Maureen Lee. Leo también mucha novela histórica, como las de Philippa Gregory o Pauline Gedge. Pero también soy una incondicional de las novelas de Charlaine Harris y tengo una gran colección de novela negra porque me apasiona la criminología. Así que, como ves, un poco de todo. 

¿Cómo administras tu tiempo de escritura y tu tiempo personal? ¿Qué disfrutas hacer cuando no estás escribiendo? 

Creo que más bien es el tiempo el que me administra a mí, aunque estoy intentando dedicarle más momentos de mi vida a la escritura. Siempre es difícil compaginarlo todo, el trabajo, la familia, los estudios. Cuando escribir no es tu trabajo encuentras otras prioridades a las que dedicar tu atención. Últimamente he de confesar que no tengo muchos momentos de ocio, pero recuerdo que cuando los tenía me encantaba ir a alguna exposición de arte (me he perdido ya muchas), salir a comer con alguna amiga, hacer deporte, ir al ballet o continuar con mis estudios, que siempre han sido fuente de grandes satisfacciones. Espero poder retomar en algún momento todo esto. 

¿Crees en la inspiración o en el trabajo constante? 

La inspiración surge en cualquier momento y lugar, a veces de la forma más insospechada. A mí, por ejemplo, me ha gustado este concurso literario porque proponía un tema y eso me ha obligado a centrarme en una situación concreta, sin divagaciones. Pero es el trabajo constante el que da forma a las ideas. En mi caso son muchas las ideas que se generan y que me dan vueltas en la cabeza, pero no todas acaban por plasmarse en una historia escrita. A veces reviso las anotaciones que voy haciendo en agendas o papeles sueltos para recuperar alguna idea que en su momento me pareció susceptible de conformar una historia o de integrarse en alguna que se estuviera ya gestando. Así que creo que sin un trabajo constante la inspiración es poca cosa, porque sin el esfuerzo de ponerse a escribir las historias, por muy inspiradas que sean, éstas acaban por perderse. 

¿Qué género te activa las ganas de escribir? 

Más que activarme las ganas de escribir he de confesar que muchos libros, sea cual sea el género, me las desactivan. Cuando leo un buen libro, uno que realmente me llega, que está bien escrito, con una buena estructura, diálogos precisos y personajes inolvidables, los típicos libros que no puedes soltar hasta llegar al final y que llevas a todas partes contigo para aprovechar cualquier resquicio de tiempo que te permita abordarlos, lo cierto ese que pienso que nunca voy a estar a la altura de semejante prodigio. Soy consciente de que es un pensamiento muy desalentador, así que procuro contrarrestarlo pensando que en el mundo literario caben muchos estilos y que cada escritor puede hacerse un hueco en un género y tener sus propios lectores. 

¿Sigues algún tipo de orden al escribir las historias? ¿Qué llega primero: los personajes, la trama, el final? 

A veces las historias empiezan con un algo que veo o con un comentario casual, una noticia, una anécdota familiar. Se siembra así la historia que luego mi mente va perfilando con más detalle, dibujando el argumento, los personajes, y el final, pero sin ningún orden concreto, y si hay suerte, tiempo y ganas acaba por ver la luz. Cuando tengo un buen momento puedo escribir de un tirón toda la historia y luego ya habrá tiempo de ir reorganizando, quitando y poniendo lo que sea necesario. O no. A veces dejo el texto tal cual porque paso a otra cosa. Pero me encantan esos momentos de escritura intensa porque es como entrar en trance, tanto que a veces ni siquiera puedo reconocerme como autora del texto. 

Cuando estás creando alguna historia... ¿Dónde encuentras mayor dificultad? ¿Te has bloqueado alguna vez?

Mi mayor dificultad es siempre acabar de escribir las historias que voy creando mentalmente. De hecho llega un momento en el que debo poner fin a tanta actividad mental, porque la actividad real a la hora de escribir no acompaña a tal proliferación de ideas. En consecuencia acabo antes de pensar una historia que de escribirla, y con ello decae mi interés por la misma, porque ya mi cabeza está pensando en otra distinta. De ahí que tenga tantas novelas a medio acabar y que, en comparación, los cuentos me resulten más sencillos de abordar, porque me permiten finalizarlos de una forma más inmediata. 
No obstante, debo añadir que escribir un cuento de temática romántica ha supuesto todo un desafío. El cuento es de por sí un espacio literario limitado en el que, en este caso, deben convivir en armonía dos tramas distintas: por un lado la historia de amor y por otro el hilo argumental con el que se entrelaza esa historia. Por eso las palabras han de estar muy medidas, para poder crear en pocas líneas una historia paralela en la que tenga cabida un romance. 

Por supuesto si eres un escritor profesional el miedo al bloqueo siempre tiene que estar presente, porque creo que cualquier bloqueo es fruto de la presión. En mi caso, como no hay presión de ningún tipo, si una historia no fluye como me gustaría y no la termino tampoco me importa mucho. Pienso que ya la recuperaré en otro momento más propicio, porque, al fin y al cabo, tampoco hay nadie esperándola.

¿En qué subgénero de novela romántica te sientes más a gusto? 

Me encantaría poder escribir con soltura novela victoriana, como las de Amanda Quick. Me fascina la época, los trajes, las convenciones. Pero escribir novela histórica de cualquier época exige un dominio muy elevado de ese momento histórico para hacerla creíble y necesita un proceso previo de documentación muy exhaustivo. Por eso me siento más a gusto con novelas contemporáneas. Me gustaría encontrar la fórmula para integrar la novela negra con las novelas románticas y, de hecho, creo que he estado trabajando en esa línea sin saberlo, porque las novelas que tengo comenzadas se caracterizan no sólo por una temática que se puede encuadrar dentro del género más clásico de la novela negra, sino también por una intensa relación entre los protagonistas. 
Me gusta trabajar esas historias románticas y de hecho disfruto tanto con ellas, con la creación de las circunstancias y de un pasado que confluye en un romance, que a veces la otra historia, la que sustenta la trama más negra, se queda demasiado relegada. 

¿Nos contarías acerca de tus próximos proyectos? 

Me encantaría tener un blog propio, como el resto de las otras finalistas cuyos blogs me han encantado. Porque ello también me obligaría a ser más constante en la escritura, ya que creo que mantener un blog requiere un esfuerzo periódico en sus aportaciones y, además, me permitiría trabajar distintos géneros simultáneamente. Pero aún tengo que pelear mucho con las nuevas tecnologías para eso. Y luego me gustaría acabar alguna de mis novelas y a lo mejor hasta probar suerte en el mundo editorial.
De momento estoy contenta con haber sido seleccionada en este concurso, porque es la primera vez que me he decidido a presentar mis trabajos a este tipo de certámenes y, la verdad, pensaba que estaban muy lejos de mis posibilidades. Ahora cuando tengo conocimiento de otros concursos me siento más animada a participar, así que creo que empezaré por ahí como proyecto más inmediato. 

Allegra, quiero agradecerte de nuevo por responder a la entrevista, por compartir con los lectores y lectoras de Escribe Romántica y dedicarnos unos minutos de tu tiempo, ha sido un placer. 

A vosotras por esta oportunidad.


¡Hasta la próxima!


Si el artículo te ha gustado ayúdanos a difundirlo presionando el botón ME GUSTA!


formula escribe romantica






Fórmula Escribe Romántica
Para publicar tu novela
y ganar más lectores
HAZ CLICK AQUÍ
¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Allegra me siento un tanto identificada contigo, en el aspecto en que mi mente va mas aprisa quelo que llego a escribir se me ocurren tantas ideas al mismo tiempo. Te deseo mucha suerte y ojala lleguemos a leer una novela tuya en algun momento. Mi novela "despertar de un sueño" pronto saldra a la venta gracias a que editorial Pelicano confió en mi y no te imaginas lo que se siente cuando llega la noticia tan esperada. Un beso!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus amables palabras. Y por supuesto muchas felicidades por haber conseguido publicar tu novela. Los autores que no hemos publicado y lo vemos como algo inaccesible, somos plenamente conscientes del logro que supone. Así que disfrútalo todo lo que puedas y date un homenaje a lo grande. Allegra

    ResponderEliminar