Los personajes tienen historias

Por Helena



Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos.
Thomas Carlyle


Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.
Voltaire


Tomando en cuenta la segunda frase, yo soy una escritora sortaria. Hoy abro mi entrada con dos frases célebres porque les tengo una gran noticia. De hecho, la mejor noticia como escritora. ¡Café y Martinis está publicado como ebook! La gente de Editora Digital, me ha dado la oportunidad de publicar mi libro. Así que ya lo pueden adquirir a través de este link:
http://www.editoradigital.com/

Y aquí pueden ver la reseña que tan amablemente escribió su editora Bea Sylva, a quien quiero agradecerle por esta oportunidad.
Reseña

Es una novela fresca, divertida, romántica y ligera. Espero la disfruten y la amen tanto como yo.

Bueno, bueno ahora a lo que vinimos…

La semana pasada hablé de la historia de la trama. Hoy voy a hablar de la historia de los personajes. En algún sitio leí que se tiene que conocer la vida del personaje un 100% pero solo escribir el 10% de ella. Personalmente, creo que puedes escribir todo lo que quieras de la vida del personaje, pero algo que tiene que ser más que seguro, es que te tienes que saber el 100% de su vida.

La esencia de una novela son sus personajes. Su vida, su personalidad, sus vivencias, sus gustos, sus reacciones, cómo y por qué actúan de tal o cual manera. Todos esos aspectos de la personalidad lo debe saber el autor. No necesariamente debe explicárselo al lector, pero el escritor sí lo tiene que saber. Un personaje rico en todos esos aspectos, es un personaje real. Y la gente se identifica con ellos.

No tienes que explicar de dónde viene cada trauma o la razón específica de sus reacciones, pero es importante para el escritor tener un perfil de la personalidad de ellos. He leído acerca de escritores que cuando crean a sus personajes elaboran un documento donde anotan puntos clave de cada uno de ellos. Por ejemplo: "a los 8 años la mordió un doberman, por eso le tiene miedo a los perros". "A los 11 su padre murió en un accidente aéreo por eso no se monta en aviones…"

Aunque puede ser interesante elaborar esas notas, porque se puede sacar mucho material para escribir, creo que no es necesario hacerlo, lo que si es necesario es saberlo.

Por supuesto, también es importantísimo hablar del pasado del personaje en una narración. La explicación no tiene por qué ser extenderse demasiado, pero es conveniente dar pistas al lector de quién es el personaje que está leyendo. Además de hablar de su rutina o de sus gustos, esto se llama humanización (de esto hablaré la semana próxima) al lector le encanta saber de su personaje, así como le gusta saber del pasado de alguien a quien acaba de conocer y con el que, por una u otra razón, se siente identificado.

Cuando el lector se conecta con el pasado o la historia del personaje puede entender mejor sus reacciones, no importa si uno como escritor lo explica al principio, a la mitad o al fin de la historia. Eso corre por cuenta del escritor si quiere que el lector reaccione con un: "por supuesto que tenía que hacer eso, con lo que le sucedió en el pasado, esa era la manera de reaccionar...". O si desea una reacción como: "¡Ah! Por eso hizo eso".

A mí, particularmente, me gusta escribir y leer en un libro pequeñas señales de la historia de cada personaje. Ya sea narrado por él mismo o por otro personaje. Cada vez que escribo algo del pasado de mi personaje siento que la conexión entre él y la vida real se estrecha. Como lectora me gusta saber por qué “esa” persona es tan mala, o es tan inocente o es tan sabia o tan impulsiva.

La historia de cada personaje le da vida, lo hace más real y al final es lo que busca el lector. Y ése, además, es el sueño dorado de todo escritor: que sus personajes tengan vida.

Un Abrazo

Nos leemos la próxima semana.

Les anexo mi twitter para poder leernos a diario y mi blog donde podrán ver algo más de información sobre mis escritos:
Twitter: @OhHelenita
Blog: http://escribirtodaunaaventura.blogspot.com/

Y si el artículo te ha gustado ayúdanos a difundirlo en Facebook presionando el botón ME GUSTA!
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. Está bueno saber todo o casi todo de los personajes de un libro. Pero también está bueno que cada lector haga su propia interpretación, del libro y de los personajes. No?
    Varias personas que lean un mismo libro, difícilmente tengan la misma opinión. Y eso, a mí, me encanta.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Sólo puedo decir:Felicidades Helena. Que emoción. Pensé en lo que sentiría yo si logro publicar la novela que estoy escribiendo. Que disfrutes y tengas mucho éxito. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Exacto Furieta: Por eso el dicho de que el autor sabe el 100% pero solo dice el 10% para que el lector se haga su imagen del personaje. Pero tampoco hacer un personaje sin pasado. Para que un personaje sea más real, tiene que hablar de su pasado un poco.

    Jenny: Muchísimas gracias! Lo único que te puedo recomendar es que perseveres, 1 y 1000 veces y la veras publicada. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Helena, una vez más FELICIDADES!!!... me encantó el artículo, yo creo que si el autor no tiene bien clara la personalidad del personaje terminara adaptandose a la trama y no la trama a él.

    Es bueno dejar que los personajes actuen y marquen su ritmo, eso ayudará a la obra y la hará más creible.

    Muchísima suerte y espero sigas cosechando muchos éxitos más...

    ResponderEliminar