ENTREVISTA ESCRIBE ROMANTICA | ¿Cómo te iniciaste en la escritura?

¿Recuedas cómo te iniciaste en la escritura? ¿Qué te llevó a escribir tus primeros textos?






ANDREA MILANO (37)

Empecé cuando era niña, mi primer intento de escribir fue cuando contaba en un cuaderno el capítulo de mi serie favorita en esa época “La familia Ingalls” o “La casita de la pradera” Describía lo que había sucedido y casi siempre le cambiaba los finales.

ARKEN BARRANTES (27)

Escribo desde muy chica. En la escuela me publicaron varias poesías y cuentos cortos en la revista “Bambi”. Como muchos escribí poesía (nada buena por cierto) pero me servía para sentirme mejor.
Mi esposo me ha incitado mucho a escribir como catarsis y tengo que aceptar que me ayuda a canalizar todas esas ideas que se me reproducen en la cabeza como guatos en celo.

Mª DOLORES DOMINGUEZ CASTAÑO (39)

Empecé a escribir antes de leer novelas. Escribía cuentos de niños. ¿Qué me llevó a escribir? No lo sé, lo he hecho siempre.


DANIELA (14)

Sí, un día me senté y tenía tantas ideas en mi cabeza pero no sabía cómo formarlas en una historia. Lo primero que escribí fue "En un día de otoño, una niña llamada... NO SÉ" y luego lo taché y me rendí. Pero al viajar a la ciudad de mi prima más cercana, y mejor amiga, y leer una historia que hizo para una de sus clases, se me abrieron los ojos, y pasé toda la semana ayudándola a mejorar la historia.

El hecho de mejorar para algún día publicar el libro, aunque llevamos más de 3 años en el proceso, es muy emocionante, pues nos llamamos continuamente para aclarar detalles y pulir escenas, etc.


ANNA KARINE (26)

Tejo historias en la mente desde que tengo uso de razón. Escribo desde que tengo ocho años, comencé creando una revista que leía mi mamá, en ella incluí cuentos como "entregas" especiales, y luego nunca me detuve.
Pienso que lo que me llevó a escribir mis primeros textos de ficción y por iniciativa propia a esa edad, fue la necesidad de descargar las cosas que me pasaban y no sabía comunicar a nadie más que al papel. Fue inconscientemente terapéutico; además, necesitaba liberar la fantasía.

SIANNY (24)

Mis primeros textos fueron guiones y es una lástima que los haya extraviado. La historia se basaba en una niña adoptada y de sus experiencias con su nueva familia.
Pero fue con la saga Crepúsculo que estimulé mis ganas de escribir romántica y dije “yo también puedo hacerlo”.


ISABEL CRISTINA ACUÑA (47)

Empecé a escribir relatos para El Rincón de la Novela Romántica, tuve buenas críticas, hasta participé con varias foreras en la elaboración de una novela Online. De ahí pase a novelas cortas que no he mostrado a nadie. Y por último he realizado dos proyectos con la ayuda invaluable de Liliana Cantara de Escribe Romántica, he podido aprender las técnicas de escritura y estoy contenta con los avances que he tenido. Aprovecho estás líneas para agradecerle a Lilly su ayuda, por estar siempre ahí, para responder cualquier duda que tenga.


HELENA PEREZ-MEJIAS (36)

Pensé que había empezado a escribir hace par de años pero hace poco descubrí poemas que había escrito cuando tenía unos 17 años y no recordaba (risas).
Creo que lo que me llevó a escribir la primera vez fueron amores adolescentes. La segunda vez, me sentí preparada para expresar mis pensamientos y sentimientos.

JONAIRA CAMPAGNUOLO (33)

De niña escribía pequeños cuentos y relatos que sólo compartía con mi familia. Mi primera novela en serio la comencé en el 2009, después de haberme leído la saga completa de Stephenie Meyer “Crepúsculo” y encontrar la saga de JR Wardla Hermandad de la Daga Negra”, sabía que podía lograr una buena historia uniendo la genialidad aprendida de Meyer, y la rudeza y complejidad de Ward. Logré algo increíble y ahora no puedo parar.

EUGENIA SANCHEZ (26)

Mis primeros textos no tenían nada de románticos.
En principio, escribía relatos de horror o fantásticos, casi todos inspirados en algún evento cotidiano y en apariencia inofensivo. Las historias parecían estar en todos lados y simplemente no podía evitar contarlas. Luego, a medida de que con el tiempo fui incursionando en otros géneros, lo que me motivó fue retarme a mí misma a hacerlo: escribir romance, drama, poesía, microrrelatos… Lo que fuera.


MARCOS LLEMES (18)

No, no lo recuerdo. Aunque parezca un poco sorprendente aprendí a leer y a escribir a los dos años por lo que a los cuatro, mientras todos mis compañeros de clase empezaban a dibujar sus letras agarabatadas yo ya escribía cuentos e historias cortas y desde entonces no he parado, perfeccionándome cada vez mas, haciendo cosas más difíciles y cuentos mas complejos y largos, incluso Abismo no es mi primer libro, a los diesisiete años escribí mi primera novela corta de terror.

Mª JOSE (19)

Me inicié en la escritura desde que puedo recordar, ya que como me gustaba tanto leer de pequeña, empecé a escribir mis propias historietas por puro gusto.
Mis primeros textos los redacté con el propósito de podérselos leer a mi hermana pequeña y a mis padres.

STEFANIA GIL (30)

Hace muchos años, quizás 10, empecé a escribir una historia que en parte me había ocurrido estando de vacaciones en Italia, cuando tenía 15 años. Apenas escribí dos páginas cuando pensé, que sería un esfuerzo inútil escribir algo y luego no saber qué hacer con ese manuscrito. En el 2009, luego de leer Crepúsculo, recordé que en algún momento había iniciado una escritura que me llevaría a contar una historia paranormal que había experimentado en esas vacaciones en Italia. Empecé a darle vueltas al asunto y, me dije que sería interesante escribir un libro, que contara la historia de una bruja Wicca (religión que me encanta) que debía enamorarse de su Ángel guardián pero que terminó enamorándose de un Demone (Demonio). ¡Como me dio trabajo esa historia!, crear una leyenda, personajes con poderes, etc. Fue difícil de tejerla sin dejar vacios, tanto, que demoré dos años en ponerle el punto final. Y a pesar de lo complicada que pudo haber sido para mí, sin haber tenido una experiencia previa en la escritura, considero que fue muy gratificante terminarla y mejor aun, pensar en escribir la segunda parte.


YOREDI DURAN (29)

Mi mamá siempre me dice que cuando yo era niña pasaba más tiempo con mis cuadernos y lápices que con los juguetes, ya fuera escribiendo o dibujando. Cuando me tocó entrar a la universidad escogí la carrera de Comunicación Social antes que la de Letras porque esta última me parecía muy bohemia. La Comunicación me pareció más equilibrada y, sin dejar de mantenerme con los pies en tierra me acercaba a la escritura profesional.

Fue el año pasado, mientras vivía en la ciudad de Londres, cuando me aventuré a escribir mi primera novela romántica histórica. Por un tiempo me dediqué a investigar sobre algunos elementos políticos y geográficos que necesitaba dominar antes de emprender el proyecto y cuando sentí que estaba lo suficientemente documentada comencé a darle forma a mi idea. Estoy muy orgullosa del resultado.


CRISTINA PEREYRA (39)

Mi pasión por escribir empezó en la escuela, a los 8 años por las manos de la profesora Alzira, quien siempre leía con gusto mis trabajos. Enseguida empecé a escribir historias por placer, mis dos primas las leían y se mofaban de mí. A los dieciocho escribí mi primera novela y decidí ser escritora.


AGUSTINA (23)

Siempre he escrito poemas y canciones, pero nunca me había atrevido a escribir narrativa. Los libros de enigmas policiales fueron el trampolín desde el que salté a contar historias. Escribí mi primera historia policiaca hace tres años y aún la estoy revisando. Llevo escritos unos cuatro libros, incluyendo cuentos y relatos.

ROMINA (17)

Me da un poco de verguenza decirlo en público, pero lo primero que escribí fue una copia descarada de la historia de Crepúsculo. Creo que la única diferencia era que mi relato transcurría en Londres. Luego ya empecé a imaginar mis propias historias.

CARMEN (52)

Escribo desde pequeña, pero nunca se me hubiera ocurrido que otras personas aparte de mi familia pudieran interesarse por mis textos. Antes de internet existían contadas oportunidades de conectarse con otros escritores y con editoriales. Los jóvenes escritores quizás no se den cuenta del tesoro de información y contactos al que tienen acceso gracias a la tecnología, pero para mí ha significado un antes y después.

Ayúdanos a difundir la entrevista a través de Facebook y Twitter. Muchas gracias!
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. Un maestra de primaria se interesó por mis cuentos, incluso gane algún premio en la escuela, soy una gran lectora, deboro los libros.
    Siy una persona que siempre tiene en mente: yo también puedo hacerlo, un día empecé con los libros y aquí estoy

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    Desde que recuerdo siempre he tenido una mente llena de fantasías y crear historias ya sean narradas o escritas se me ha hecho fácil.
    Un día estando en la escuela nos mandaron hacer una historia corta; yo me invente una de un niño que tuvo un sueño y aprendió el valor de compartir para al despertar contactar que su sueño fue real. Consecuencia, gane la calificación más alta de mi aula.
    Luego siempre decía a mi familia, ¿saben qué? nos pasan tantas cosas que estaría bueno escribirlas. En fin que para el 2003 me enrole en una onda de aburrimiento y un domingo comencé, le di riendas suelta a la imaginación escribí y escribí todo el día, cuando levante la cabeza de la pantalla del ordenador daban las 6 de la tarde le mande el escrito a una amiga por e-mail y a al día siguiente me escribió eufórica. Me decía que le mandara el resto que quería saber más sobre Megan y Michael mis protagonistas.
    Le dije a mi amiga: Eso era pura perdedera de tiempo.
    Pero que va al día siguiente retome el ordenador y ¿adivinen qué? Sí, escribí mi primera novela, Pasión de Otoño.
    Ese fue mi inicio.

    ResponderEliminar
  3. Desde siempre. Recuerdo entrar con papel y lápiz al baño y escribir cuentitos. Siempre estaba escribiendo historias a sabiendas que eran leídas en la clandestinidad por mi hermana y sus amigas.

    ResponderEliminar
  4. Qué hermosas historias...
    Gracias por comentar, chicas!

    ResponderEliminar