El desafío de escribir novelas románticas en Venezuela

Por Jonaira Campagnuolo


La novela romántica (aquellas obras de ficción cuya trama principal es la relación amorosa entre los protagonistas), ha sido desde siempre poco valorada y duramente criticada por considerarse de poco nivel literario.

A partir de los años noventa se originó en el mercado un “boom romántico”, que ha mejorado la apreciación de este género entre los entendidos.

Pero en países latinoamericanos, como es el caso de Venezuela, este efecto ha llegado de la mano de autores extranjeros. Habitualmente, las editoriales apuestan por la venta y promoción de novelas que han sido exitosas en el exterior, siendo muy escasa la presencia de escritores nacionales.

El interés literario de las editoriales venezolanas se inclina más por obras realistas que románticas. Y es que desde sus inicios, la literatura venezolana ha estado marcada por hechos político-sociales, que al parecer, es lo que más gusta a los editores nacionales.

Hemos contado con excelentes autores, tanto de la narrativa como de la poesía, quienes a través de un valioso estilo cuentan la realidad del país y los sueños y esperanzas de los venezolanos. Entre los más destacados se encuentran Enrique Núñez con su novela Cubagua, Rómulo Gallegos y su exitosa Doña Bárbara y Arturo Uslar Pietri con su excelente obra Lanzas Coloradas.

El género romántico se ha desenvuelto tímidamente bajo ese trasfondo, desarrollándose una “novela en clave”, dónde los personajes y las situaciones se entrelazan con la actualidad. Mostrando, en una fachada de ficción, sucesos del presente.

Son historias entre dos protagonistas que viven en un país marcado por diversas situaciones políticas, dónde la columna vertebral de la obra es el registro, las opiniones y la descripción de los sucesos sociales y no el romance como tal.

No menosprecio la calidad narrativa de esas obras, pero es lo que me hace considerar todo un reto escribir una novela puramente romántica en este país (que no sea poesía), y obtener algún lugar dentro de la inmensa y excelente gama de autores nacionales.

Mi intención es desarrollar narraciones frescas, describiendo la belleza del amor y su poder sanador, la cotidianidad de las relaciones e incluso, mostrar la belleza de mi tierra, a través de tramas divertidas y con un poco de acción y fantasía. Alcanzando la justicia emocional, donde el bueno es recompensado y el malo castigado, donde el amor eterno realmente existe y donde la lucha por lo que se ama vale la pena.

No puedo negar que algo de realismo social influye en mis obras, pero la utilizo como artilugio estratégico para desarrollar la historia, siendo el centro y base de la obra siempre el amor.

Por ejemplo, tengo un proyecto aún en desarrollo, donde el protagonista tuvo que enfrentar una trágica infancia por la muerte violenta de sus padres y una difícil juventud al sumergirse en una vida delictiva, convirtiéndose en un hombre endurecido, sin sueños ni esperanzas. Las circunstancias lo llevan a encontrarse con la protagonista, una mujer cuya vida ha sido afectada en varias oportunidades por la fatalidad y, al igual que nuestro héroe, se siente emocionalmente desvalorada y deprimida. Ambos deben luchar contra sus propios complejos y miedos para intentar cambiar sus realidades y poder darle paso al amor verdadero.

Es un proyecto que se sumerge en el entorno social de aquellos que están obligados a vivir desamparados, sin una familia que los cobije, sintiéndose inclinados a tomar decisiones extremas que los desvían del camino “socialmente correcto”.

Igualmente se atreve a navegar en el conflicto emocional de las mujeres que han tenido que sufrir la violencia física, pero lo que más me interesa abordar es la fuerza y determinación de un amante capaz de luchar incluso contra sus propios principios, con tal de mantener a su lado al amor de su vida, ayudándolo a superar sus conflictos y sanar sus heridas, llegando a interponerse ante cualquier bala que amenace su vida.

Pero no sólo abordo el género contemporáneo, en otros trabajos utilizo la ficción y la fantasía para intentar cambiar paradigmas, como por ejemplo, el hecho de que mis personajes enfrenten maldiciones o extrañas naturalezas paranormales, que se transforman en impedimentos que no les permiten amar con libertad.

Esas limitaciones en la realidad pueden representar terribles enfermedades, defectos o agudos complejos que muchos de nosotros hemos experimentado, que no nos permiten desenvolvernos libremente en la vida. Demostrando que ciertas circunstancias difíciles no son una excusa sustentable para dejar de luchar con fuerza y determinación por ser felices.

En fin, mis escritos no escapan de la realidad social en la que estamos sumergidos, pero a diferencia de las preferencias literarias de las editoriales venezolanas, no escribo sobre la historia ni sobre la realidad política del país (aunque no pienso negarme a hacerlo en alguna oportunidad en que me sienta inspirada).

Mi norte es proponer la existencia del “felices por siempre”, pero no una felicidad ficticia sin una mella de preocupación o conflicto, sino una felicidad real, que seguirá afrontando diversas situaciones comunes de la vida en pareja, sin que el fuego del amor se vea amenazado por ello.

Por eso, aunque mi lucha por lograr ser escuchada en medio de este gran mar de talento sea difícil, no es imposible. No me canso, ni cansaré nunca de seguir escribiendo y soñando… algún día podré llevar mis ideas e historias a las manos y memorias de otros que puedan darle un servicio útil.

El que persevera alcanza.

Quizás no sea ahora mí momento, tal vez más adelante. El tiempo me da la posibilidad de continuar aprendiendo y perfeccionarme, haciendo de cada proyecto, una mejor obra.



Mi nombre es Jonaira Campagnuolo, soy técnico en computación, residente en la ciudad de Maracay, Venezuela. Estoy casada, soy madre de dos hijos y amante de las novelas románticas.
Con un cargamento de historias ansiosas por ser leídas.
Si quieres comunicarte conmigo, visita:
http://desdemicaldero.blogspot.com


Ayúdanos a compartir Escribe Romántica presionando el botón Me gusta:
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

10 comentarios:

  1. Hola Jonaira, Soy tu paisana! felicidades por la revelación de lo que todas creen que es una verguenza, yo tambien soy lectora de Novelas Romanticas y ME ENCANTAN! Así que adelante. La única consecuencia de la perseverancia, es el éxito!

    ResponderEliminar
  2. Hola,Jonaira creo que Dios esta juntando a las paisanas con algun proposito jajaja...me alegra mucho que en un mundo cargado de violencia y realidades crueles existamos mujeres que nos atrevamos a seguir sonando;el genero que escojamos no importa cuando tenemos algo importante que decir atravez de la escritura;una vida sin romance,sin pasion no merece ser vivida....detras de todo acontecimiento personal,social o politico existe una gran historia de Amor porque es la fuerza mas poderosa que mueve al planeta y a los hombres en general;quizas mas grande que la bomba atomica...sigue adelante que el triunfo es de los que persisten...Besos,Carla.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Helena y Carla por sus palabras. Algunas veces uno amanece con desanimo, a mí siempre el bajón me dura un día muchas veces es por el cansancio de la rutina diaria, pero rendirme jamás... el amor nunca pasa de moda y es lo que más permanece en el recuerdo. Esos son grandes puntos a nuestros favor.

    ResponderEliminar
  4. ¿Les cuento algo? Yo también soy vuestra paisana y también me encantan las novelas románticas.
    Estoy terminando mi primera obra y aunque sé que el mercado acá es particularmente difícil, ya estoy armándome de valor para empezar a tocar puertas. El éxito no es otra cosa que ir de fracaso en fracaso sin desanimarse y claro, Helena, la consecuencia es el éxito!!!
    Yoredi

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Entro en el blog por primera vez a través de esta entrada en defensa de la novela romántica, que me parece muy acertada.
    Opino que todos los géneros son respetables y que las valoraciones que se hacen por parte de los grupos editoriales, de los autores famosos y de los críticos profesionales responden más a intereses creados y a círculos exclusivistas que a bases literarias.
    Que cada uno escriba lo que le plazca sin ser menospreciado. Afortunadamente, no todos debemos ser iguales ni hacemos las mismas cosas.
    Un saludo y ánimo.
    José

    ResponderEliminar
  6. Hola, estaba buscando algo relacionado con la obra literaria aquí en Venezuela y me complace enormemente haberme tropezado con tu blogg. Y realmente pienso que el estímulo por la lectura, no sólo de la obra romántica sino de diversos géneros, no parece tener la importancia que tiene en otros países como España o en los Estados Unidos. Parece que si no es un Harry Potter u otra obra que venga con un escándalo publicitario (como Crepúsculo) no revisten mucho incentivo para el lector. La situación en la que una editorial está detrás un autor literario para que escriba un nuevo trabajo no existe en este país. Quizás no hay cultura literaria, verdadera pasión por la lectura. Esto hace que nuestras editoriales apuesten por autores conocidos o que al menos hayan publicado algún ejemplar de relevancia, y es que si nosotros mismos nos ponemos en el pellejo de estos editores empresarios quizás veríamos muy poco factible invertir en escritores nóveles, hay que recordar que ellos, ante todo, persiguen un fin de lucro, obtener una ganancia económica.
    Visto este panorama, puedo decirte que al igual que tú tengo ya tres novelas terminadas, una romántica y dos de ciencia ficción, soy gran aficionado a las obras de ciencia ficción, las dos últimas hablan de ovnis, extraterrestres y esas cosas, la primera de estas (que ya inscribí en el Registro del Derecho de Autor) ha sido leída por lectores exigentes de ese estilo y no sabes la alegría cuando me dijeron que estaba buenísima. Pero realmente no me había molestado por publicarlas, es primer lugar, porque cuando escribes ciencia ficción creas un mundo, vives en ese mundo, sientes la emoción de cada escena y cuando llega el fin ya no quieres volver a verla (al menos en mi caso), salvo las correcciones de rigor, y en segundo lugar porque no he querido estar perdiendo el tiempo con las editoriales por las razones ya expuestas.
    Hace poco publique un pequeño libro en la imprenta regional del Perro y la Rana, “Reflexiones y Cotidianidad”, no es un mal trabajo, pero mi deseo es ver publicada alguna de mis novelas y en una editorial que también publique en el exterior. En lo sucesivo, tengo dos proyectos a desarrollar, otra novela de ciencia ficción (esta vez sin ovnis, aunque aún no tengo clara la trama que tendrá)) y otra romántica, de esta última tengo ya toda la trama clara, sólo me falta rellenar los huecos, pero como me gustan mas las de ciencia ficción esta va a esperar.
    Me gustaría leer algunos de tus trabajos y que tuvieras la oportunidad de leer los míos. Y ante la cuesta arriba que significa conseguir editorial tanto a ti como a otros escritores nóveles, les propondría un norte: montar nuestra propia editorial. Espero que podamos mantenernos en contacto por este medio. También me puedes conseguir en este blogg: Venezuela Rutas y Parajes http://venezuelarutasyregiones.blogspot.com. Y desde aquí te digo: sigue adelante con tus novelas, algún día permitirán que alguien se escape de la aburrida realidad abriéndole las puertas a un mundo diferente.

    ResponderEliminar
  7. Hola mi nombre es Mishel, tu escrito me abrio los ojos, pero somos nosotros lo escritores de novelas romanticas los que tenemos el reto de llevar nuestras obras por todo lo alto enamorando a los lectores, mi novela se titula "creo en ti" y esta dedicada a las mujeres que no cren en el amor por diferentes razones una de ellas el divorcio de sus padres, yo estoy enamorada de esta obra y de sus personajes. espero pronto leer sus obras y que ustedes puedan deleitarse con la mia, suerte.

    ResponderEliminar
  8. hola jonaira, creo que no hay persona mas acerta en hablar de romanticismo que una mujer, y te felicito que hoy día en este mundo tan convulsionado, por la violencia, el hambre y otras miserias, exista una mujer que hable de ese genero literario olvidado, soy un asiduo lector de libros, y el genero romantico me encanta, te felicito, y exhorto para que continues cosechando tu capacidad narrativa y tu imaginacion, que tal, y dentro de tí, este la sucesora de ANdres Bello, Henry Blanco, o perez bonalde.

    ResponderEliminar
  9. Norma E. Marín Aguilar10 de agosto de 2013, 21:11

    Hola Jonaira, como tu soy una amante empedernida de la novela romántica y he escrito alguna publicada en mi blog http://normaelpidia.blogcindario.com/categorias/2-mis-novelas.html También escribo poesía, además de ser maestra de educación especial, madre de tres jovencitas y un joven. Durante muchos años he escrito sin que nadie lea lo que escribo, pero unos años atrás a raíz de un accidente, con una segunda oportunidad de vida aquí estoy tratando de plasmar en la poesía y la novela mis vivencias y la manera de ver el mundo. Actualmente vivo con un paisano tuyo él es de caracas, tenemos ya tres años, compartiendo la vida. Y esperamos el siguiente año visitar Venezuela, sería para mi un gran honor el poder conocerte y compartir esto que une pueblos y deriva fronteras: las letras y los sueños.

    ResponderEliminar
  10. Has llenado mi vida de esperanza, precisamente estoy escribiendo mi primera novela y quise que tenga escenas venezolana, con matices modernos sobre realidades y romance sin que llegue a ser social o política pues solo quiero entretener y dar a conocer que un romance puede suceder en Venezuela no solo en Londres o Nueva York. Gracias amiga me has abierto una oportunidad. Saludos

    ResponderEliminar