Kathryn Smith ha desarrollado una fascinación por los vampiros desde niña, cuando vio en el cine a Frank Langella hacer de Drácula.

Como autora de novelas románticas, con Be Mine Tonight (primer libro de la serie Brotherhood of the Blood) su carrera dio un vuelco hacia la novela paranormal de vampiros.

Además de novela paranormal, también escribe novelas históricas (Victorianas y Regencia). Su última novela de vampiros es Night After Night.


¿Cómo comenzaste a escribir?

A los ocho años mi maestra leyó para toda la clase una historia que yo había escrito. Mis compañeritos rieron en las partes que yo quería que ríeran y al final me aplaudieron. Desde entonces no he querido otra cosa que recrear esa fantástica sensación. A los 10 años escribí una novella de 90 páginas y a los doce comencé a trabajar en una novela que luego se convertiría en un ladrillo de 372 páginas acerca de las aventuras de una banda de rock. El tiempo pasó y, ya acercándome a los 30, estaba atrapada en un trabajo que odiaba. Entonces mi novio se ofreció a costear nuestras cuentas mientras yo volvía a la universidad y trataba de comenzar una carrera como escritora. No creo que lo hubiera conseguido si Steve no me hubiera apoyado de esa manera. Al final de mi segundo año en la universidad envié el manuscrito de Elusive Passion a la editorial Avon y, antes de comenzar mi tercer año de universidad, ya tenía firmado un contrato por dos libros.

¿Podrías contarnos acerca de tu rutina de escritura? ¿Cómo encuentras el equilibrio entre el trabajo de escribir y tu vida personal?

No creo haber encontrado ese equilibrio que dices. Una de dos: o me obsesiono demasiado con mi trabajo o mi trabajo es una gran parte de lo que yo soy y no puedo separarlo de mi vida personal. Se me ocurre el argumento de una nueva historia en los momentos más inconvenientes y siempre tengo aquellas vocecitas sonando en mi cabeza. Mi marido Steve me obliga a salir de casa y a hacer una vida más saludable. Damos grandes caminatas, nadamos. Eso me ayuda a tener cierto balance.

¿Cuál es la mejor parte de ser escritora? ¿Y la más frustrante?

La mejor parte sin duda es recibir dinero por hacer lo que de todas maneras no puedo evitar hacer. Ver mi libro en la imprenta, el momento en que me llegan esas maravillosas portadas. Y recibir cartas y mensajes de gente de todo el mundo a quienes he logrado entretener y emocionar. Todo eso hace que escribir sea la mejor profesión del mundo. Lo más frustrante es cuando siento que no estoy cumpliendo mis objetivos. Intento no comparar mi carrera con las de otras escritoras. Es difícil no juzgarte duramente cuando el único método de validación inmediata es el ranking de ventas de Amazon y Barnes and Noble.

¿Cuáles son tus autores preferidos y cuánto han influenciado tu trabajo?

Tengo muchos favoritos, así que solo nombraré a los más influyentes: Charlaine Harris, Neil Gaiman, Laura Lee Guhrke, Adele Ashworth, Jenna Petersen y Lisa Kleypas. Lisa, además de ser una de las mejores, fue quien me tomó bajo su ala en mis comienzos y quien me ayudó a definir un estilo propio. Ahora me doy cuenta de cuánto tiempo me dedicó en aquella época llevando una vida tan ocupada como autora reconocida y la verdad es que no encuentro palabras para expresar todo mi agradecimiento.

Has tenido mucho éxito como autora de novelas románticas tradicionales. ¿Cómo fue dar el salto a la novela paranormal? ¿Qué te motivó a hacerlo?

Yo no me sentía tan exitosa escribiendo romántica tradicional. Mis ventas iban en ascenso pero yo sentía que no estaba yendo a ningún lugar. Entonces, justo antes de que la novela romántica paranormal tomara vuelo, mi editora me preguntó si me atrevía a escribir una historia de vampiros. Ella sabía que me gustaban los héroes atormentados, lo sobrenatural y lo gótico, así que me ofreció combinar todos estos intereses en un libro. Era un trato estupendo, no podía dejarlo pasar. Me ha hecho mucho bien el cambio. Puedo dar mucho más de mí, darle más soga a mi creatividad. Además mis ventas aumentaron drásticamente gracias a la nueva popularidad que vive el género. A veces bromeo y digo que la novela paranormal es la nueva Regencia. Seguramente después de un tiempo las aguas se calmarán y solo los buenos autores con seguidores fieles seguirán en carrera. Espero ser una de ellos. Por ahora estoy muy contenta de poder combinar mis dos elementos favoritos del género romántico: lo histórico y lo paranormal. No puedo pedir más.

En 2007 tuviste la oportunidad de participar en el film documental sobre la novela romántica llamado "Who's Afraid of Happy Endings?". ¿Cómo te involucraste en el proyecto y qué tal estuvo la experiencia?

Había oído hablar a otra autora acerca del proyecto. Entonces contacté a la producción y con el tiempo me llamaron para entrevistarme. El documental echa un vistazo al mundo de la ficción romántica. Su foco principal está puesto en los autores, pero también descubre los entresijos de la industria editorial.

¿Cuáles consideras que son los elementos clave de una buena historia?

Los personajes. Creo que puedes tener un argumento enclenque y aún así lograr un buen libro si tus personajes son verdaderamente interesantes y creíbles.


Recursos:

Sitio Oficial de Kathryn Smith

Leave a Reply