5 ideas rápidas para elegir el nombre de nuestros personajes


Los personajes de las novelas tienen unas costumbres de lo más extrañas.

Un taxista que nunca ha salido de New York de pronto se nos escapa de las manos y se convierte en un empresario cosmopolita que vive y trabaja a bordo de su yate, anclado en la costa de Yacarta.

Una nunca sabe qué giros dará la trama y de qué lado de la historia pueden caer nuestros protagonistas.

Aquel nombre que dos minutos antes calzaba como un guante, ahora nos suena a broma.

También hay autoras que no pueden escribir una palabra si los nombres de los protagonistas no se les revelan antes.

Para ellas, bautizar a un personaje es todo un ritual cabalístico que no puede ser tomado a la ligera.

Además de ser el sonido primordial que dará el carácter y el tono al personaje, un nombre puede convertirse para muchos en lo más parecido a un talismán.

El hecho innegable es que la escritura de una novela suele ser larga y sinuosa. Y es normal que nuestros personajes cambien de nombre como de camisa ante nuestras narices.

Sin embargo, no por eso debemos dejar de buscar el nombre apropiado desde el principio.

Al igual que la elección de un título que vaya con nuestra novela, decidir un nombre apropiado para nuestros héroes puede servirnos como trampolín para tomar impulso y lanzarnos directamente a la escritura.

Aquí vamos:


5 ideas rápidas para elegir los nombres de nuestros personajes
:


1


La herramienta más inmediata es nuestra intuición. Ese sexto sentido que nos dice: "este sí, este no". No tengas miedo de utilizarla.

Es probable que de todos modos nos equivoquemos en esta elección inicial, pero aun así estamos muy lejos de perder nuestro tiempo.

Generalmente las ideas espontáneas, no premeditadas, suelen funcionar como primera estación hacia el nombre adecuado.

Así que, si después de todo resulta no ser el nombre que necesitamos, igualmente nos habrá servido para ponernos en camino.

A no desesperar y a disfrutar del viaje.


2


¿Alguna vez has matado el tiempo hojeando el directorio telefónico de tu ciudad? ¿No es acaso una experiencia desconcertante?

Cuántos nombres que jamás oiremos pronunciar... Cuántos que no se nos habrían pasado por la cabeza ni aun viviendo quinientos años... ¡Y pensar que la mayoría de ellos son nuestros vecinos!

Y lo más curioso de todo: detrás de cada uno de esos nombres y apellidos hay un rostro.

¿Por casualidad no estará por allí el de aquella ex novia de tu protagonista, la pelirroja que aún le persigue y parece estar al tanto de todo lo que él hace? ¿O el del hermano de tu villano, aquel pobre chico que intenta hacerlo recapacitar por todos los medios sin ningún éxito?

Elige una letra y un número y abre el directorio por la página que toque. Combina varios nombres de distintos orígenes para formar uno con la resonancia que buscas.

Pero cuidado, no te pases de excéntrica. En el apartado siguiente te explico el por qué.


3


Los nombres deberían ser lo suficientemente distintos entre sí como para que no se presten a confusión.

Para los personajes recurrentes (principales o secundarios) descarta nombres que comiencen con la misma sílaba.

Puedes utilizar nombres más complejos, pero es conveniente que estos sean minoría.

Una pequeña fórmula: cuando emplees nombres raros, que sean cortos, y cuando emplees nombres comunes, más largos.

Aunque siempre es aconsejable acortar un nombre largo. Puedes hacerlo sustituyéndolo por su apócope o por un apodo en la mayor parte del texto, y utilizar el nombre completo solo en la presentación del personaje y en puntos estratégicos de la historia.

El lector debería ser capaz de memorizar todos los nombres sin problemas una vez pasados los capítulos iniciales.


4


El nombre es el grado cero de la caracterización del personaje. Es la manera más rápida de definir un estatus social o una cultura determinada.

Esto facilita la identificación (positiva o negativa) del lector con ese personaje.

Lo mismo ocurre con las edades. Los nombres están sujetos a las modas, y cada época está asociada a un estilo particular.

De manera que si —por ejemplo— se te ocurriera escribir una historia ambientada en la América del Sur española de fines del siglo XIX, deberías recurrir al santoral como primera fuente de inspiración, pues de allí salían, en ese entonces, la mayoría de los nombres.

A propósito de los nombres de época, un truco que puedes utilizar para destacar a un personaje sobre los demás es el de darle un nombre anacrónico. O sea, un nombre que no pegue con su época.


5


La última idea que quiero anotar aquí es una especie de desafío de escritura.

Plantéate escribir una historia sin nombres.

Una breve historia en la que para referirte a los personajes únicamente los pronombres estén permitidos.

Es un ejercicio que te obligará a observar con más detenimiento la conducta de tu personaje. ¿De qué manera se mueve en su mundo? ¿Cómo se comunica con los demás? ¿Quién es en realidad?

Es notable cómo a veces un nombre funciona como el comodín en un juego de cartas.

Lo sacas a relucir y pareciera estar automáticamente todo dicho. Como si el personaje equivaliera exactamente al nombre que le ha tocado en suerte.

Esto es, obviamente, una ilusión. Y muchas veces, recurriendo a este tipo de comodidades, corremos el riesgo de simplificar demasiado las cosas.

Para completar el experimento, limítate a usar un solo adjetivo por cada oración.

Si te atreves, estás invitada a compartir el resultado.


Recursos:


La autora Sherrilyn Kenyon ha compilado una lista de nombres que colecciona desde su infancia y que utiliza a menudo para sus novelas, en un libro llamado Character Naming Sourcebook.

Hay cientos de guías y directorios de nombres en la web. Aquí dejo una lista muy completa de recursos en inglés: Cyndi's List, y otra en castellano: Diccionario de los nombres

Si te suscribes HOY a nuestro blog, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS:



¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

11 comentarios:

  1. Gracias. Sabes, hace tiempo que venia escribiendo una novela (actual mente esta finalizada)y al personaje principal le cambie su nombre serca de 5 veces. Hasta que encontre uno que serviria (Hans)

    ResponderEliminar
  2. buenazos consejos... Estaba planeando escribir una novela romantica para el 2013, donde Marcos, un alumno "normal" que llega a conocer a Sonia, una alumna del paralelo. Habran 2 obstaculos en su relacion: El amor obsecionado de una amiga de Sonia hacia Marcos, y un pleito que aun no defino... pero tendria que tener relacion con la bebida, droga u otro vicio. Esta novela tendria lugar en un curso de PROMOCION 2013 en El Alto (Bolivia), con alumnos y profesor@s reales, incluyendome (a excepcion de los personajes). Hasta ahora planeo titularla EL ULTIMO AÑO, pues los protagonistas serian de ultimo año, a punto de salir bachilleres.
    (oscar alarcon mamani o OAM P2KK)

    ResponderEliminar
  3. los nombres de mis personajes los escogí al azar pero me han funcionado muy bien de echo si encuentro a personas con esos nombres trato de imaginarme que parecido tendrían con mis personajes por lo menos en lo físico.

    ResponderEliminar
  4. Estoy empezando a escribir mi primera novela y hasta ahora elegía el nombre de mis personajes de forma que me gustara cómo suenan junto al apellido. Otra de las cosas que hacía era meterlos en google para ver que no existieran ya en alguien demasiado famoso de forma que tal vez quien lo lea despues visualice a quien no quiero, jeje. No si si es un poco tonto pero me gusta ver la cara de alguien que ya se llama así y decidir si le pega o no le pega.
    por cierto, me gusta mucho el blog, buenos consejos.

    ResponderEliminar
  5. El ejercicio me recordó a un cuento de tres páginas que había escrito hace ya tres o cuatro años, cuando aún iba a la secundaria. Cuando terminé el relato (que lo hice en 1era persona) y lo releí, me di cuenta de que en ningún momento mencioné el nombre de mis dos protagonistas principales. Algo extrañada lo leí de nuevo y me di cuenta de que en verdad no necesitaba ponerle nombres, estaba perfecto tal cual.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Estoy buscando nombres para mis personajes (soy de las que les gusta bautizarlos en las primeras páginas, me los imagino mejor) y tu entrada me ha ayudado mucho! saludos te sigo!

    ResponderEliminar
  7. Chic@s gracias a todos pos sus comentarios. Nos alegra que les haya sido útil.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, justo estoy en esa etapa de nombrar a mis personajes, y es cierto, siento que no puedo empezar a escribir sin tener todos los nombres ya decididos. Muchas gracias por las ideas.

    ResponderEliminar
  9. Muy bueno consejos, empece a escribir una novela y a los personajes les puse nombres comunes, he empezado con otra y trate de ponerles nombres raros y cortos. Me sirvió gracias :)

    ResponderEliminar