Tips para describir un rostro



El rostro es el principal delator de nuestras emociones, así lo indican en el artículo Tipos de facciones de la cara de la revista online mexicana Super Mujer.

Y es que, según el artículo, los rasgos faciales brindan un referente social. Un ejemplo de ello son los labios, considerados por muchos como una zona erógena y a la vez de conflicto; si estos órganos tienen término en arco de Cupido, nos dirán que la persona es sensual y con tendencias cosméticas o estéticas, si por el contrario son gruesos, esta persona tendrá tendencias de un buen historial erótico, oral y agresivo.

El artículo también nos habla de la barbilla, si es marcada nos dará una sensación de poder o dominación, si es ligera o reforzada, nos emanará un sentimiento de debilidad o temor ante las responsabilidades.

Un caso curioso es el de la nariz, que según el artículo, es considerada un símbolo de sexualidad, ya que se encuentra en la misma línea del órgano reproductor masculino. Para los hombres, una nariz remarcada proporcionará un carácter viril y por lo tanto, una ligera y perfilada no.

Con respecto a las cejas explican que, cuando son grandes y acompañan unos ojos de la misma proporción, transmiten que el sujeto es extrovertido, seguro y estilizado; si son arregladas y perfiladas, tienden a mostrar a una persona preocupada por su refinamiento y cuidado personal. Si durante la plática una de ellas es levantada indica arrogancia, duda o desaprobación.

Finalmente nos comentan que los ojos son el principal foco de atención, el punto donde se concentran las ideas, por eso son considerados el espejo del alma. Si unos ojos son grandes o acentuados proporcionaran poder, estabilidad y seguridad, si estos son pequeños o cerrados el sujeto puede ser tímido, evasivo y hostil.

En el artículo Tips para recordar caras de la página En Plenitud, exponen que uno de los aspectos que permiten que se recuerde un rostro, es resaltando algún detalle que haga que esa cara sea única, como una cicatriz, un hoyuelo, marcas de viruela, una nariz ligeramente bulbosa o una barbilla inusualmente cuadrada. Fíjense que en ocasiones, es difícil recordar exactamente cómo J.K. Rowling describió a Harry Potter en su libro, sin tener que recurrir a la imagen del actor que encarnó el personaje en el cine, sin embargo, todos recuerdan a la perfección la cicatriz en forma de rayo marcada en la frente, o sus gruesas gafas.

En la página Materiales de Lengua y Literatura, hallé una serie de adjetivos que nos ayudarán a armar las descripciones del rostro de nuestros personajes. Espero el material les sea de utilidad:

CARA: ancha, rolliza, amplia, afligida, cuadrada, desconfiada, chupada, dulce, dura, castigada, confiada, endurecida, curtida, triste, expresiva, fina, franca, fresca, jovial, larga, serena, llena, delgada, redonda, salvaje, seca, simpática, tranquila...
FRENTE: amplia, arrugada, baja, estrecha, inteligente, lisa, abombada...
OJOS: ausentes, bajos, azulados, concentrados, despiertos, duros, movedizos, fugitivos, impenetrables, inexpresivos, intensos, lagrimosos, maliciosos, muertos, negrísimos, soñadores, turbios, tristes, vivos...
NARIZ: aguileña, chata, amplia, redonda, fina, larga, puntiaguda, recta, torcida...
BOCA: fina, fresca, grande, dura, firme, pequeña, redonda, besucona, torcida...
CUELLO: corto, fino, grueso, largo, elegante, estilizado...
DIENTES: alineados, blancos, amarillentos, torcidos, desiguales...
LABIOS: blanquecinos, estrechos, finos, grandes, herméticos, delgados, voluptuosos, sensuales...
MEJILLAS: rollizas, caídas, deshinchadas, hinchadas, redondas, duras, chupada...
CEJAS: arqueadas, espesas, gruesas, juntas, delgadas, separadas...
OREJAS: grandes, largas, redondas, pequeñas...
COLOR: pálido, rosado, albino, moreno, pelirrojo, ceniza, amarillento, blanquecino, aceitoso, bronceado, tostado, aceitunado, oscuro...
CABELLOS: brillantes, sucios, castaños, rubios, rizados, lacios, finos, sedosos, grasos, ondulados, desordenados, ásperos,..

Y finalmente, cómo nota curiosa, en el artículo Conoce a las personas a través de la lectura del rostro del diario mexicano online El Siglo de Torreón, comentan que, en la antigua china, las casamenteras solían estudiar las facciones del rostro para determinar si una pareja podía ser compatible o no. 

Para ello se basaban en la evaluación de ciertos rasgos, como por ejemplo, las narices y los pómulos. Una nariz grande indica el tamaño del ego, o la ambición de poder. Entonces, un hijo de una familia poderosa con nariz pequeña, necesitaba de una mujer con pómulos saltones para que lo incentivara a buscar siempre un cargo más alto.

Otro ejemplo son las cejas, si son muy delgadas esas personas tienden a poner pocos límites. Entonces, necesitan una pareja con cejas pobladas, que suelen poner muchas barreras, esta pareja lo ayudará a que se marquen bien los límites.

¿Qué les ha parecido la información? ¿Les sirve de algo? Muchísima suerte con sus escritos y que pasen un feliz fin de semana. 


Jonaira Campagnuolo

 
¡Comparte en Google+!

Publicado por Jonaira Campagnuolo (JJ Campagnuolo)

Venezolana, acuariana y lectora voraz; madre, esposa, ama de casa, escritora de novela romántica y bloguera. En Amazon encontrarán novelas de su autoría, así como en su blog http://desdemicaldero.blogspot.com. Ofrece cursos y asesorías para aquellos autores que desean iniciar su andadura en la novela romántica, a precios accesibles (interesados escribirle a jonairacam@gmail.com).

    Blogger Comment
    Facebook Comment

5 comentarios:

  1. Genial... interesante, constructivo y con curiosidades históricas... completito
    GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, gracias por la ayuda, en realidad muchas veces nos quedamos cortas en la descripción de un personaje.
    Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante. Gracias por mostrarnos otra fórmula para mejorar nuestra escritura.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante y claro que me ayuda mucho, muchas gracias!

    ResponderEliminar