Metas reales en año nuevo

 Por Helena

Dad al hombre salud y metas a alcanzar y no se detendrá a pensar sobre si es o no feliz. George Bernard Shaw

Ante todo les pido disculpas por mi larga ausencia, creo que nunca había tomado unas vacaciones así de largas, pero les confieso que las extrañé.

El año pasado terminó y este año empezó con una vorágine de buenas noticias y eventos.
Estoy muy orgullosa de muchas de mis colegas escritoras que se animaron a autoeditar y publicar en amazon.

Quiero felicitar especialmente a Jonaira que publicó La Mirada del Dragón y a quién con mucho placer le diseñé su portada. Y a Stefania Gil que lanzó Presagios y Sincronía.

Esta semana de comienzo de año –o de actividades para mí­­– quiero hablarles de las metas. Las metas que nos tenemos que trazar para continuar nuestra carrera literaria.

Cuando uno quiere perder peso, recomiendan colocarse metas reales –no, querer perder 20 kilos en un mes–, sino metas que sabemos que podemos cumplir con un poco de esfuerzo. De manera que sea más fácil cumplirlas.

Como siempre les aconsejo, escriban, no paren de hacerlo. Pero tampoco es que lo hagan sin control. Es importante que quieran saber qué hacer con lo que escriben.

¿Un libro? ¿Relatos? ¿Cuentos cortos? Sería ideal también plantearse que hacer luego. ¿Enviarlo a editoriales? ¿Autoeditar? ¿Guardarlo en el cajón?

Estar casada con un ingeniero me ha hecho aprender algo –solo un poco– de planteamiento de metas en un tiempo determinado. Así como con las dietas.

Trato de darme un límite de tiempo –holgado– para escribir, de manera de no sentirme “obligada”, aunque lo que si me obligo a hacer en lo posible es a escribir, investigar, revisar pero siempre sentarme en la computadora para trabajar en mi proyecto.

Luego marco mis tiempos para la revisión, siempre hago dos personales y luego envío el manuscrito a personas de mi confianza que me ayuden a hacerlo. Igual esas personas tienen un tiempo –por supuesto no se lo digo porque me están haciendo un favor, tampoco es que soy una estrella para presionar a personas de buena voluntad que me están ayudando en esta aventura– pero igual, si no me han dado respuestas en tanto tiempo, simplemente vuelvo a revisar, de ser posible dos veces más y me lanzo a la investigación de editoriales a las que les doy un tiempo de respuesta –con estos personajes tampoco hay que ser muy impacientes–, si crees que no puedes esperar el tiempo de respuesta de una editorial, simplemente autopublica, así que empieza a investigar el medio por donde hacerlo.

Intenten igualmente llevar su agenda consigo para todos lados, porque si son como yo, se les irán ocurriendo historias a través de este tiempo y con estas historias hacen el mismo proceso. Por supuesto, dependiendo si tienen que hacer una investigación previa por la temática de la novela tienen que pensar en ese tiempo, y también darles un límite.

Uno de los trucos de este proceso es poner tiempos y respetarlos.

¿Cuántas veces no hemos estado más tiempo que el que realmente necesitamos en el proceso de investigación? ¿O enviando cartas a editoriales que no cubren nuestro género, solo por no investigar previamente?

No soy la más adecuada para hablar de organización porque soy un desastre, pero en algo que he mejorado es en organizar el tiempo para mis proyectos. De manera de tener también un poco de vida en el exterior de las cuatro paredes de mi estudio y así tener más para buscar inspiración.

Un abrazo y nos leemos la próxima semana.

@OhHelenita
letrasmúsicayamor.blogspot.com
www.facebook.com/HelenaMoranHayes

Si te suscribes HOY a nuestro blog, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS.




¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Comenta con tu cuenta de BLOGGER
    Comenta con tu cuenta de FACEBOOK

0 comentarios:

Publicar un comentario