Cómo resguardar nuestras obras al firmar contratos editoriales





Por Helena




La conciencia del peligro es ya la mitad de la seguridad y de la salvación. Ramón J. Sénder



Ante todo me disculpo por mi falta de la semana pasada pero los problemas de común mortal me mantuvieron fuera por varios días.

Igualmente quiero tocar un tema que la semana pasada estuvo muy candente entre muchas autoras y en muchos blogs.

Esta vez no voy a especificar, más bien voy a hablar de manera muy general y todas saben que me ata un cariño especial con muchas de ustedes y eso me hace ser mas protectora de lo normal.

Muchas veces hemos hablado de las ocasiones en que una, como autora, toca la puerta a editoriales, y todo el trabajo tan fuerte que tenemos que hacer para enfrentar estas maquinarias.

Las editoriales en sus contratos exigen una cantidad de compromisos de parte del escritor que a veces intimidan hasta al más valiente. Y con todo y eso, muchas de nosotras nos "lanzamos al agua" con estas editoriales por la emoción y la esperanza de ser escritoras publicadas.

¿Pero qué pasa cuando son las editoriales que faltan a los estatutos que ellos mismos colocaron en su contrato?

No vamos a caer en dimes y diretes con respecto a esto. Muchas de nuestras compañeras ya han pasado por malas experiencias con editoriales que han abusado de su buena fe y han quedado con sus obras amarradas a editoriales que les han hecho más mal que bien.

Desgraciadamente, por más que luchemos contra esto no podemos eliminar a estas empresas abusivas. Es un guerra de David contra Goliat.

Pero lo que si podemos hacer es evitar estas situaciones.

Una de las cosas que podemos hacer es siempre, siempre, registrar tu obra una vez terminada -y revisada-. Es tu forma de asegurarte de que tu obra no será plagiada, ni por la editorial, ni por nadie más. El registro de derecho de autor es tu documento de seguridad ante cualquier problema de plagio. Aquí te dejo un artículo que publicamos hace algún tiempo al respecto: Cómo proteger tu novela ante un plagio.

Lo otro que podemos hacer como autoras es investigar profundamente las editoriales a donde estamos enviando nuestros manuscritos. Por ejemplo, ¿qué otros libros han publicado? Dentro de la investigación podemos contactar -de ser posible- con otros escritores que esta editorial haya publicado (claro, la idea es que busquemos más de un autor, porque no todos los autores tienen las mismas experiencias con las editoriales). Pero siempre es bueno saber el tipo de relaciones que tienen esas empresas con sus autores.

Lo otro que podemos hacer es buscar ayuda, además de la legal, buscar algún amigo abogado o algo así para que "le eche un ojo" al documento que te ha enviado la editorial. Busca ayuda de otro autor, pregunta por su contrato, compáralos. Usualmente las autoras -en especial las de romántica- somos bien solidarias al respecto. Personalmente siempre estoy a la orden para ayudar a otras escritoras. Es bueno que siempre busquemos respaldos antes de firmar un contrato -esto no solo aplica al mundo editorial-.

Por último mi consejo, y lo digo por experiencia, si no les satisface, convence o tienen dudas sobre algunas de las cláusulas, no lo firmen.

Investiguen hasta que estén convencidas del documento. Traten de aclarar las dudas, todas las dudas que puedan tener al respecto.

Es mejor esperar unos meses por una respuesta satisfactoria que quedarse estancado años por una decisión apresurada. Como en la vida, de nuestras decisiones depende nuestro futuro.

Un abrazo y nos leemos la próxima semana.

@OhHelenita

Letrasmusicayamor.blogspot.com

www.facebook.com/helenamoran-hayes.

¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios: