SEUDÓNIMOS & ESCRITORES



POR LOLY


“Dadle una máscara y dirá la verdad”
 O.Wilde 


El uso del seudónimo es casi tan viejo como el tiempo. Muchos autores partiendo desde la antigüedad hasta la actualidad lo han utilizado para ocultar su identidad por diversos motivos, como lo hizo uno de los pensadores más influyentes de Francia: Voltaire, en el s. XVIII (su nombre real fue Francois Marie Arouet) de esta manera, se prolifera en el Siglo de las Luces ya que era impropio y frívolo que alguien “respetable” se dedicase a escribir novelas. Para ellos el uso de apellidos vulgares, más propios de los “bajos fondos” eran los artículos estrella utilizados por los escritores de este periodo. Como ejemplo Eric Blair, que firmó sus libros bajo la firma de George Orwell

Otro motivo por el cual se utilizó el seudónimo en épocas pasadas, fue el de esconder la autoría del autor a conciencia; sobre todo si el autor resultaba ser una dama. George Eliot, Geroge Sand, Isaac Dinesen e incluso J.K Rowlings son algunas de las autoras que han escondido su nombre bajo nombres masculinos o neutrales. 

Brenda Starr, autora de la famosa tira Brenda Starr, firma con el seudónimo Dale Messick. La autora comentó en una entrevista: 


Sólo cuando firmé como Dale me comenzaron publicar. 

Su editor insistió en que ella siguiera usando el apodo masculino, para lograr la aceptación del público. Una forma inequívoca de dar a entender que las mujeres no tienen cabida en este mundo. 

Por otro lado, Angélica Arcal (quien firma con el apellido de casada), nos da una magistral clase de genealogía: 

No hay apellidos de mujer. Todos los apellidos son apellidos de hombre: si yo usara mi apellido de soltera, sería el de mi padre, y se usara el de mi mamá sería el de mi abuelo paterno. 

En la actualidad, no obstante, se la ha dado “la vuelta a la tortilla” y son los varones los discriminados dentro del mundo de la escritura, sobre todo si es el género romántico; y por ese motivo firman con nombres femeninos: para evitar prejuicios sobre el autor. Emma Blair, Jessica Stirling y Jill Sanderson son autores masculinos en la sombra. 

Existen otras causas  según Manuel Vázquez Montalbán, por el cual se debe utilizar seudónimos:
Cuando uno escribe bajo seudónimo, escribe diferente porque se mete en la piel de un personaje. Un escritor siempre es su personaje: Kafka es su personaje, Tabucchi es su personaje... A veces hace falta exagerar eso y buscar un personaje dentro del cual te sientes diferente, como cuando en un baile de máscaras te pones una máscara y pasas a ser una persona diferente. De hecho, los seudónimos son una máscara. 
Resumiendo, las razones que llevan a los autores a utilizar los seudónimos son:

1. Estrategias comerciales, destacando en EE. UU el uso de apellidos que comiencen con: H, I, J, K, son los más vendidos porque ocupan los estantes del medio, los que primero percibe el comprador al entrar a la librería. 

2. Una segunda, es aquella que nos lleva a ocultar nuestro nombre real por motivos de PUDOR. Un autor para animarse a contar cosas que comprometerían la propia intimidad e incluso para evitar preconceptos del lector preconcebidas con respecto al autor, como es el caso del GÉNERO real del autor y los prejuicios que puede levantar. 

3. Por otro lado también encontramos el aspecto LÚDICO. En algunos autores el uso de seudónimo es el acto de cometer una travesura, una máscara donde solo existe lo que queremos mostrar. 

4. Los autores, sobre todo si son personas activas laboralmente (es decir, que en su vida diaria tiene un trabajo que no está relacionado con la escritura), suelen utilizar seudónimos para evitar REPRESALIAS en su trabajo. 

5. Por EDICIÓN, algunos autores han utilizado varios seudónimos que les permitieran publicar sus libros en un mismo año o en una editorial distinta. El exitoso autor de thrillers Jack Higgins firmó como James Graham, Martin Fallon, Hugh Marlow y Harry Patterson, siendo sólo este último su nombre real. Acababa un libro cada tres meses y no podía publicarlos bajo un mismo nombre sin aterrar a los editores por sobresaturación en el mercado, así que escondido en sus falsas identidades, él podía ser cinco autores publicando un libro nuevo por año. Lo mismo le pasó a otros autores prolíficos como Stephen King

6. También fue usado por algunos autores para escribir sobre diversos TEMAS. Un ejemplo lo encontramos en A. Machado, que fue alternativamente: Juan de Mairena y Abel Martín

7. Y por último, el uso de seudónimo también puede ser utilizado para quebrantar la ley y cometer PLAGIO, siendo casi imposible encontrar el culpable de tal acto. 


Para finalizar, para aquellas escritoras que comienzan a poner su granito de arena en el mundo de la literatura romántica, es imprescindible que elijan bien el nombre con el que se las conocerá, ya que no solo será una forma de identificarse; sino que será su marca de autor. No debéis olvidar que una vez registrada vuestra obra en una base de datos, vuestro seudónimo también lo estará, por ello antes de registrarnos debemos estar seguras de que no existe otro escritor/a con ese nombre. 

Si eres escritora de novela romántica y usas seudónimo no dudes en dejar tu comentario. Es importante saber vuestra opinión. 

LOLY P. 
Historiadora de Escribe Romántica
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


ACTUALIZADO
¿Deseas ayuda con tu seudónimo?
Kristel Franco puede ayudarte a encontrar el tuyo. Puedes comunicarte con ella en  www.romanceandissues.blogspot.com
¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

23 comentarios:

  1. Hola,

    Precisamente llevo dos semanas con ese tema en mi mente, quiero ponerme un pseudónimo pero es que no se ni por donde empezar. No tengo claro el que quiero, me parece muy compliado acertar, y además con mi nombre Jessica,(que es el que me gustaría utilizar) si pongo un apellido español al lado suena como Jennifer Lopez. Y tampoco quiero uno americano...Ainsss. En fin, no se, la verdad que me resulta complicado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usa "pompiloca" de pseudonimo

      Eliminar
  2. No uso seudónimo porque mi nombre y apellido ya son bastante sonoros. De todas maneras, admirop a las escritoras que tienen la suficiente imaginación, o el placer, de encontrar uno que les va de maravilla. En cuando al psudónimo recordad al escritor portugués Fernando Pessoa que usó varios heterónimos, hasta 72, (aplicados a cada una de las personalidades con las que éscribía una parte de su obra)

    ResponderEliminar
  3. Mi seudónimo es Amaya Evans y la verdad me gusta mucho por ser una mezcla entre el nombre de una autora que me gusta mucho pero agregándole una letra y el apellido Evans fue porque me dí cuenta de que todavía hay un poco de prejuicio en cuanto a las escritoras latinas de romántica y por eso se vende un poco más cuando el apellido suena extranjero. Aunque después de haber quedado con ese nombre, me dí cuenta de que precisamente hay otra escritora que se llama así, pero no tiene el mismo apellido. Pienso tener varios seudónimos, así que la próxima me fijaré mejor.

    ResponderEliminar
  4. Hola, el artículo es muy bueno, yo firmo con seudónimo desde siempre, no me costo decidirme por el nombre, Oscura Forastera (OF), gusta a mucha gente incluso a mi editorial le parecía bastante original. Es una manera de escribir entrando en la piel de otra persona, en mí caso escribo mejor y con más ganas siendo OF, que con mi nombre de pila, bastante común y corriente. Además, cuando me han entrevistado en la radio y me han preguntado, ¿quién es oscura forastera y quien es María? respondo... dos mujeres diferentes... me va bien con mi segundo nombre y por ahora no voy a cambiarlo ni dejar de ser OF, un saludo.... ;)

    ResponderEliminar
  5. Me encantó esta entrada.
    Yo no concibo mi escritura sin un pseudónimo, no es una cuestión de si mi nombre real es bonito o no, es sólo que quien escribe no es la misma que tiene una vida cotidiana distinta , como dicen en el post, es como meterme en otra piel distinta a la que soy yo misma para escribir: en últimas el primer personaje que creo es el de la escritora Mary Heathcliff. Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola, muy buen artículo. Yo no uso pseudónimo, escribo hace mucho, aún no publiqué pero siempre supe que si alguna vez puedo publicar algo, será con mi nombre y mi apellido real.Y cuando empecé con esto de los blogs y las redes sociales a mostrar mis escritos, no lo dudé y seguí usando mi nombre. Ésta soy yo, no hay ningún juego de quién está detrás de la obra o de que la escritora es diferente a la persona. Somos una sola y así me gusta sentirlo. Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho esta entrada y me parfeció muy interesante descubrir los motivos por los cuales adoptamos seudónimos. En mi caso lo acordamos para ocultar mi verdadera identidad, y después buscamos un nombre anglosajon. El hecho de elegir Bellenden es por el apellido de la heroina de la novela de Walter Scott Old Mortality (Edith Bellenden). Hoy en día cada vez más gente me llame Mills Bellenden, y lo cierto es que no em importa. Es parte de mi, mi otro yo.

    ResponderEliminar
  8. Me alegro de que les guste la entrada.

    Yo, por mi parte, tengo una duda con todo esto. Aquellas autoras que utilizan el seudónimo para ocultar su verdadera identidad, más tarde tienen que hacer frente a un proceso de comercialización que en la mayoría de los casos incluye la imagen de la autora del libro. Quizás tengo mucha paranoia, pero me parece interesante como se desenvuelven en esta parte de la publicación de un libro.

    ResponderEliminar
  9. Elegí usar seudónimo porque me resultaba mas fácil separarme de mi, es como dice el articulo, soy una persona diferente cuando escribo, solo estamos mis personajes y yo, no hay amigos ni familia detrás. Como todos los artículos de aquí, muy interesantes e informativos... :)

    ResponderEliminar
  10. Un artículo interesante y con el cual me muestro de acuerdo. La verdad que yo nunca he tenido dudas al respecto; siempre he tenido claro que en caso de publicar lo haría bajo un seudónimo. Mi nombre me gusta, tengo uno compuesto por dos nombres y de hecho voy a usar el diminutivo de uno para mi seudónimo. Pero mi apellido es común, pero no es solo ese el motivo que me induce a buscarme un nombre... Como bien explicas en el artículo, un seudónimo es como una máscara donde te sientes más libre y más atrevida.
    ¡Un besito y seguid tan interesantes como siempre! :3

    ResponderEliminar
  11. Definitivamente se escribe con mayor libertad cuando se utiliza un pseudónimo. Yo no me animaría a escribir erótica con mi propio nombre, nadie en mi entorno sabe lo que escribo... ;-)

    ResponderEliminar
  12. Hola. Escribo con mi nombre salvo cuando participo en certámenes que exigen seudónimo. Éste varía en cada caso

    ResponderEliminar
  13. Yo uso mi nombre y el apellido lo tome como una forma de reconocimiento al foro literario que me vio nacer. Mi familia sabe que escribo, mis amigos y entorno tambien, y me apoyan en ello. Saben que escribo literatura para adultos con visos eroticos, no me averguenza hacerlo, es una manera mas de expresarse :)

    ResponderEliminar
  14. He publicado con mi nombre. Me lleve mucho pensandolo, le di muchas vueltas a varios seudonimos y termine haciendolo con el mio. Mi familia y amigos saben que escribo y me han apoyado en ello. Ahora pienso que hice bien. Aunque no descarto usar seudonimo para otros generos

    ResponderEliminar
  15. He publicado con mi nombre. Me lleve mucho pensandolo, le di muchas vueltas a varios seudonimos y termine haciendolo con el mio. Mi familia y amigos saben que escribo y me han apoyado en ello. Ahora pienso que hice bien. Aunque no descarto usar seudonimo para otros generos

    ResponderEliminar
  16. He publicado con mi nombre. Me lleve mucho pensandolo, le di muchas vueltas a varios seudonimos y termine haciendolo con el mio. Mi familia y amigos saben que escribo y me han apoyado en ello. Ahora pienso que hice bien. Aunque no descarto usar seudonimo para otros generos

    ResponderEliminar
  17. He publicado con mi nombre. Me lleve mucho pensandolo, le di muchas vueltas a varios seudonimos y termine haciendolo con el mio. Mi familia y amigos saben que escribo y me han apoyado en ello. Ahora pienso que hice bien. Aunque no descarto usar seudonimo para otros generos

    ResponderEliminar
  18. Como muchas, soy nueva incursionando en este camino mágico de expresión a través de las palabras e imaginación plasmada en hojas de papel por medio de una pluma, lápiz o hasta pincel, por así decirlo; y también siento algo de confusión al elegir mi seudónimo, pero creo que al escuchar tu voz interior eliges el correcto o al menos el que cres que te identificara bien con los maravillosos lectores de todas partes del mundo. Pero agradezco a quienes te dan ese empujoncito para determinar cual será. Gracias! y felicidades a todas.

    ResponderEliminar
  19. Estoy buscando un buen seudónimo para publicar mi primera novela. Sé que lo encontraré, porque sé que él también me está buscando a mí. Escribo novela erótica y en mi entorno me crucificarían si supieran que soy yo. No me queda más remedio, aunque me gustaría gritar a los cuatro vientos que soy yo la que escribe esas escenas tórridas de amor.

    ResponderEliminar
  20. Yo comencé a escribir hace poco y mi seudónimo lo quise hacer bastante memorable.. es mi nombre traducido en otro idioma y tomé el apellido de mi tatarabuela de origen vasco :)

    ResponderEliminar
  21. Deberias agregar el caso de escritores que denuncian o escriben por ejemplo sobre la maldad implicita dentro de religiones como el Islam, podrian ser atacados o asesinados por los fanaticos religiosos...

    ResponderEliminar