Datos Históricos en la Novela Romántica

Por Loli P.

¡Feliz lunes!

Como ya sabemos, antes de comenzar con una novela o relato es necesario conocer el espacio y tiempo en que vamos a basar nuestra historia. Cuando se trata de novelas de carácter histórico, los datos que obtendremos en nuestra búsqueda vendrán de dos fuentes: fuentes primarias o científicas, y fuentes secundarias, o de carácter menos fiable (por ejemplo, bases de datos acumuladas en la red cedidas por aficionados o particulares), pero no por ello menos importantes. Mi consejo como historiadora es buscar información en bases de datos fiables y científicas para sentar nuestras bases, y una vez fijas nuestras ideas, entonces sí podemos recurrir a la información “menos fiable” para complementar un aspecto de nuestra historia. 


Las bases de datos de carácter científico serán nuestro mayor aliado en nuestra búsqueda, por ello os dejo el enlace de una de ellas (en mi opinión, como investigadora, de gran utilidad) donde podréis encontrar artículos completos: http://dialnet.unirioja.es

Una vez que tengamos los datos recopilados y (consejo) ordenados por temas: sociedad, económica, política, proceso bélico y relaciones internacionales (políticas y económicas), etc…debemos dejar tras nosotr@s la mentalidad de nuestro siglo y meternos en la mentalidad del momento. 

Es necesario leer la información que hemos recopilado como mucha atención, especialmente la que atañe a la sociedad, ya que es la que limitará las acciones de nuestros personajes. Por ejemplo: si nuestra historia se desarrolla durante el s. XVIII nos encontraremos con una sociedad muy distinta a la actual, denominada: sociedad estamental. Un tipo de organización social que no permitirá la subida en el escalafón social, sino que los hijos heredaran la “clase” social de los padres. Una herencia que se romperá en los albores del s. XX con la lucha de clases.

Un tema importante que debemos conocer a fondo es la evolución del Feminismo ya que, por antonomasia, las protagonistas suelen ser mujeres en desacuerdo con el papel genérico de su momento. Conociendo los estudios feministas podremos dar más realismo a aquellas novelas ambientadas, especialmente, en el s. XIX. 

Con ello no quiero decir que con anterioridad no existieran mujeres que lucharan por la “libertad del género femenino” pero no tuvieron el clamor de las féminas del romanticismo. Con los estudios feministas, ambientados por norma general en el ámbito social-económico, obtendremos datos de la sociedad del momento histórico que queramos utilizar; por lo que sus investigaciones nos ayudarán a crear el personaje femenino, y por ende masculino, de nuestra historia de una forma más cercana a la realidad del período histórico. 

En cuanto a los estudios feministas, podemos comenzar con una de las revistas más importantes en el ámbito andaluz y nacional español, cuyos números podéis descargarlos por la red: Meridiam.


Y si lo que queréis es contactar con quien pueda asesoraros sobre los temas de feminismo o de carácter histórico de género (en cuyo espacio yo participo): 


Por otro lado, las novelas románticas de carácter histórico suelen estar divididas en dos grupos: las ambientadas en una época y a aquellas que utilizan la historia de sus personajes para explicar un período histórico (ya sea intencionado por el autor o fortuito). Un ejemplo de novela histórica de carácter educativo, a mi juicio, es La joven de Esparta de Cristina Rodríguez; donde a través de la evolución de los personajes nos adentramos, de una manera sutil, en la sociedad de la antigua Esparta. 



Una pregunta muy común que suelen hacerme es la siguiente: ¿Para qué sirve un historiador/a? Los asesores históricos no nos van a dar la búsqueda de datos que necesitamos para realizar nuestra historia, ese es el trabajo del escritor, ya que necesita introducirse en la “vida” de sus personajes. En cambio, el asesor histórico puede ayudar al escritor a dirigir la historia lo más fielmente dentro del periodo histórico en el cual está ambientada la novela. A su vez, el asesor debe tener claro que su papel se limita a ofrecer datos históricos y debe respetar las ideas del autor en cuanto a dirigir su historia. 

Por último, para aquellas personas que no quieren escribir sobre el género histórico pero que les interesan los datos históricos para ambientar su historia en un plano fantástico, solo decirles que cuanto más alejados de la Historia (Periodo Clásico) nos encontremos más juego encontraremos. Un ejemplo lo encontramos en una escritora novel como Nora Roberts en su libro: Nacida de la vergüenza, donde la autora nos introduce dentro del mundo místico irlandés para describir la historia de sus protagonistas.




Loly P.
 Licenciada en Historia 
lolyp.loverhistoria@gmail.com


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Nota: Hemos habilitado una encuesta en la barra lateral derecha para que elijas el próximo tema de historia  que trataremos en Escribe Romántica. De igual manera, si tienes inquietudes y/o sugerencias sobre otras épocas donde desees ambientar tu novela, no dudes en dejar tu comentario.

¡Hasta la próxima!


¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

4 comentarios:

  1. Magnifico articulo. Me alegra que al final te animaras a escribir y a ofrecer tu sabiduría a las demás chicas. También quiero darte las gracias por ser una mujer tan clara en tus conejos como asesora y espero que tengas mucha suerte. Eso sí, al leerte me ha parecido ver tu vena más científica y me ha dejado un poco parada pues no es la loly a la que estoy acostumbrada... tu eres siempre tan bromista. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. @Daedana

    Gracias a ti, y no creas que me olvido de tu comentario. Ten por seguro que te haré trabajar muy duro -risas-. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena entrada. Si ha algo que me "saca de las casillas" en un libro son los datos errados. Y eso no solo en las novelas históricas, en todas. Creo que todo escritor debe ser antes de todo un investigador, conocer sobre lo que escribe para que la historia encante al lector. Un espacio que me gusta mucho para buscar información son los museos. Además de la documentación que hay allí, la información visual es preciosa -soy una persona demasiado visual- y encuentras detalles que a veces no son mencionados en relatos y documentos históricos. Me gusta también pesquisar en libros de historia de la educación, pues allí hay mucha información sobre la vida y perjuicios en contra de los niños y de las mujeres, e información sobre sus lares.

    Cristina Pereyra

    ResponderEliminar
  4. @ CRISTINA

    Tienes toda la razón, Cristina. Cuando se trata de escribir, la búsqueda de información es fundamental. Creara en el autor una confianza que antes no tenía y se sentirá seguro a la hora de narrar la historia. Además, con el desarrollo de la investigación surgirán nuevas ideas que pueden cambiar totalmente el plano visual que había creado de la trama, quedando de esa forma más rica en información; pero eso si con cuidado, ya que el exceso de información puede crear bloqueo en el escritor. Hay que poner un límite en nuestra búsqueda.

    ResponderEliminar