PREGUNTAS Y RESPUESTAS

Por Helena



Lo importante es no dejar de hacerse preguntas.

Albert Einstein


Siempre he imaginado historias en mi cabeza. Historias que se cortan cuando me quedo dormida, porque usualmente cuando me voy a dormir y mi cuerpo se relaja es que mi cerebro se pone más creativo, y como no pienso levantarme, lo que hago es recrear esas historias en mi cabeza.

Muchas veces esas historias surgen de cosas que me pasaron en el día, otras salen de cosas que probablemente nunca me pasarán. y otras –las que tienen más potencial a mi parecer- nacen de cosas que veo a mi alrededor.

En algún momento leí en Escribe Romántica –antes de formar parte del blog- que uno puede generar historias al ver una simple situación. Y esas situaciones se pueden desenvolver en los sitios más comunes. Solo falta un poco de imaginación y curiosidad.

En la entrada que leí decía que uno puede sacar una historia interesante con solo hacerse preguntas e inventarse las respuestas, que es básicamente imaginar la historia.

Al ver a una mujer caminando en la calle preguntarse: ¿Adónde va? ¿De dónde viene? ¿Se irá a encontrar con alguien? ¿Estará enamorada? ¿Tendrá el corazón roto?

No tienen idea de cuántas preguntas pueden salir de estas preguntas, y de éstas, cuántas respuestas. Mientras más preguntas te haces, más respuestas surgen, y ahí puede empezar una historia.

Quizá no empiece desde el principio, quizá las respuestas solo te den una idea de lo que puede salir de ahí. Quizá no se te ocurra nada y cuando estés en la cama se te encienda el bombillo. O quizá imagines que tú eres la protagonista y esa mujer es solo un personaje en tu historia.

De ahí pueden salir mil preguntas más.

Pueden salir historias románticas o de misterio, de ciencia ficción o paranormales. Sin duda todo depende del género que te guste escribir, porque seguro eso va a ser lo que se te ocurra.

Pero tu cabeza no va dejar de hacerse preguntas y tu espíritu de escritora tampoco.

Cuando leí esa entrada pensé: “Quizá no estoy tan loca”, porque esas preguntas y respuestas venían a mi cabeza todos los días, porque inventaba historias que nunca llegaban a nada.

Ahora procuro anotar todas las ideas que se me pueden llegar a ocurrir con solo ver a una chica en el metro o a un chico en un auto. Por supuesto, eso trato de hacerlo de inmediato porque ya en media hora tengo otra historia en la cabeza, y a la hora de dormir ni les cuento.

Usualmente me pasa que me salen muchas preguntas y muchas respuestas y por ende, la historia que me imagino no es un cuento ni un relato. A menudo imagino toda la vida de la persona de donde viene y hacia dónde va. Su trabajo, sus amores, sus amigos, sus conflictos. Pero puede ser que a ti te salga un cuento corto.

Para mí esta “técnica” no solo es una diversión porque me doy cuenta que donde voy, mi mundo está lleno de historias potenciales para escribir, pero también es un ejercicio, es parte del trabajo de ser escritora, es parte de la investigación y el proceso de escritura.

Es estar alerta con el cerebro siempre produciendo.

Cuando vayan al mercado fíjense en la señora que está delante de ustedes, O cuando estén en su oficina, en la compañera que no conocen mucho. O imaginen cómo sus hijos conocerán al amor de sus vidas. Sus mundos también están llenos de historias que solo esperan ser contadas.

Un abrazo y nos leemos la próxima semana.

@OhHelenita

www.letrasmusicayamor.blogspot.com

formula escribe romantica


Fórmula Escribe Romántica
Para publicar tu novela
y ganar más lectores
HAZ CLICK AQUÍ
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Comenta con tu cuenta de BLOGGER
    Comenta con tu cuenta de FACEBOOK

0 comentarios:

Publicar un comentario