Cristina Pereyra | Antología Escribe Romántica

¡Feliz comienzo de semana!

La escala de hoy será Brasil.  

Conoceremos a la autora Cristina Pereyra, dueña de un gran portafolio de novelas tanto en portugués como en español.  

Cristina, participó en la Antología con su relato Luna de verano y nos cuenta cómo ha sido su trayectoria por la novela romántica. 




¡Hola amig@s de Escribe Romántica!

Naci y vivo en Brasil. No en el Brasil de los folletos de turismo sino que en el sur del Brasil, con sus mañanas de niebla, bosques de pinos e inviernos en que hace mucho frío.

Soy una chica de ciudad, acá hay más de 200.000 personas y aún llamamos la ciudad de pequeña. No sabría vivir sin el bullicio de gente y coches en las calles. Me gusta mucho viajar y conocer la gente de un lugar, por eso me quedo lejos de los viajes en grupo y con guías. Vivo sola en una casa donde podría vivir una família, pues me gusta tener espacio para todo. Soy soltera y no tengo novio, mi príncipe azul aún no me ha encontrado. Tengo una mascota llamada "Mejilla", un hamster que es la pesadilla de mi mamá cuando viajo y ella tiene que cuidarle.

Soy una amante de la lectura, no puedo ver una letra sin leer. No me gusta viajar en avión porque no hay placas para leer en el camino. Leo todo que surja, pero mi pasión son los libros. Antes de dormir, necesito leer al menos un par de páginas, pero generalmente es un libro completo. La novela romántica me fue presentada por mi madre, una enamorada del género, cuando yo tenía diez años. He leído toda clase de literatura —cogía los libros de la biblioteca en la secuencia de las estanterías, aunque no llegué a la Z... he parado en el T —, pero la novela romántica es mi preferido. No puedo decir que tenga autores preferidos, hay cientos que me gustan por detalles en sus trabajos. Tengo un cariño especial por Barbara Cartland que en sus libros apuntaba que el amor cambia la gente y el mundo para mejor. Creo en eso y que nuestros problemas empiezan en la falta de amor, de todas las clases de amor. 

Desde hace 23 años soy maestra en Jardín de Infancia, el mismo tiempo que llevo escribiendo novela romántica. La diferencia es que he dejado de escribir por muchos años, pero nunca he dejado de dar clases. Vivo del trabajo como maestra y escribir es como un hobby: algo que me gusta demasiado, que hago en serio pero no es una prioridad. Si estoy demasiado cansada, no escribo, aunque me voy al Jardín. Como cualquiera, necesito vivir y para eso puedo contar solamente conmigo. 

Tras unas aventuras de escribir en la juventud, he dejado todo muy desilusionada. Por muchos años ni siquiera pensé en escribir novela romántica otra vez. Escribi mucha cosa sobre la enseñanza de niños sin nunca pensar en eso como una actividad distinta de la de dar clases. Volví a escribir romántica cuando la vida se tornó demasiado aburrida y empecé a participar de sitios de fanfics. Intenté escribir aventura, pero siempre me salía con muchos tintes de romántica. Así, a los pocos, volvieron las ganas de hacerme escritora.

Mi primera oportunidad de publicar ha sido con Editora Digital, luego he buscado las plataformas de autopublicación. No soy una "nativa digital" y necesitaba tener en mis manos al menos una de mis novelas. Mientras tanto, Bea, de Editora Digital, me ha hecho reflexionar sobre el camino que deseaba recorrer. Miles de veces me pregunté si quería publicar con una editorial y si prefería los libros tradicionales o los ebooks, pues de esas respuestas dependía la manera como actuaría. Un email lo decidió todo. 

Una invitación a presentar mis novelas en Smashwords ha cambiado mi vida. La distribuición en las más importantes tiendas online trajo las ventas que me hicieron tomar el acto de escribir más en serio. Elegí la auto-publicación y el formato electrónico como los objectivos de mis manuscritos. El español, como principal idioma, aunque casi todos los libros estén también en portugués. En cuanto llegué a los 10.000 libros vendidos empecé a decirme escritora

Tengo una rutina para escribir, necesito planear todo, si no lo hago nunca llego al fin de nada. Hay cientos de cosas sin terminar en mi vida. Casi no escribo el enero porque estoy viajando, febrero porque empiezan las clases y necesito traer trabajo a casa y el deciembre por que es el fin de las clases. Es decir que me quedan nueve meses del año para escribir. En eses meses, todos los días después de cenar me pongo delante de la ordenadora por una hora y media como mínimo para escribir. Para cada libro, hago una selección de músicas que me hacen pensar y sentir la historia y los protagonistas. Escribo escuchando esas músicas, generalmente instrumentales. 

A veces las ideas traban en una escena, sé lo que pasa, pero no logro salir adelante escribiendo. Si aún no he completado la cuota del día, salto la escena y sigo escribiendo. Cuando ya he escribido lo bastante en el día, me acuesto en oscuro, pongo la música del libro y hago la escena martillear en el pensamiento hasta que encuentre las palabras para describirla. A eso lo llamo "parir la escena a fórceps", todos mis libros tienen escenas así, a veces las escribo nuevamente en la revisión. La escena más difícil que ya he escribido está en "Amando al enemigo". Tiene 126 palabras y he tardado 6 horas en tenerla lista. Es el momento en que July encuentra Pablo. 

El fin de semana, si no hay lluvia, pongo el notebook, papel y lápis en un bolso y me voy al parque. Bajo la sombra de algún árbol, escribo hasta que la mente se quede agotada. Si la bateria del note acaba, sigo escribiendo en el papel. Suelo escribir una novela en tres meses, pero "La Magia del Río" he llevado diez días, y ha sido la única a la cual he podido escribir desde la mañana hasta la noche. 

En ese momento, estoy me dedicando a las pesquisas para una novela histórica que se desarrolla en el siglo XVIII en el Río de la Plata y terminando otra, también historica, cuyo escenario es Laponia. Tengo pendiente una serie de novelas cortas donde contaré las aventuras de cinco amigos y para septiembre, el tercer libro de la serie Lujanes. En poco más de diez años estaré jubilada, podré escribir el día entero, sin preocuparme con lo que necesito hacer mañana.

Estoy en cuenta atrás para eso y tal vez me vaya a vivir en Argentina o Uruguay. O Australia, si lograra aprender el inglés, hecho que me parece imposible por las muchas veces que he intentado y no aprendí nada. 

Cristina Pereyra 39 años 
São José dos Pinhais - Paraná - Brasil
 http://cristinapereyraromantica.wordpress.com/
Twitter: @cristinapereyra 


Libros Publicados:

2009 

El Tarot de Alexandría 

2010 

La Magia del Río [Lujanes 1]
Amando ao Inimigo 
Trampas del destino
Até que a morte... 
Hasta que la muerte...  
El Tarot de Alexandría 
O Tarot de Alexandria 

2011 

Amando al enemigo 
La ruta del amor 
O Caminho de Volta  
Los Encantos del Río [Lujanes 2]  
A Magia do Rio [Lujanes 1]  
Os Encantos do Rio [Lujanes 2]  




¡Hasta la próxima!




formula escribe romantica




Fórmula Escribe Romántica
Para publicar tu novela
y ganar más lectores
HAZ CLICK AQUÍ
¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Que bueno Cristina!!
    Me encanto conocerte mas ya que no sabia algunos detalles de tu vida que me parecen muy interesantes!!
    Ojala que si te vienes a mi país a vivir (Uruguay) nos conozcamos personalmente porque te tengo mucho aprecio!!
    Te deseo mucho éxito linda!!
    Besos

    ResponderEliminar