LA AMBIENTACION EN LA NOVELA ROMANTICA



Continuamos con la serie de artículos titulada Pasos para escribir una novela romántica. En la entrada de hoy hablaré de la ambientación en la novela romántica.

La ambientación es el DÓNDE y el CUÁNDO de los eventos de tu historia. Son los límites dentro de los cuales se desarrollará la acción dramática. Definir estas coordenadas antes de escribir el borrador de tu novela te ayudará a centrar la narración en su eje.

El Dónde de tu novela romántica



El "dónde" es el escenario físico donde transcurre la acción narrativa.

El escenario debería ayudar a acentuar los conflictos de tu historia. Repito: el escenario debe ayudar a acentuar los conflictos de tus personajes y de la historia.

Utilízalo como un handicap del protagonista, es decir, como un obstáculo más que deberá sortear para lograr sus propósitos.
Una regla que puedes emplear para definir los escenarios de tu historia es preguntarte: "¿En qué paisaje, en qué lugar, en qué situación se sentiría más incómodo mi personaje? ¿Dónde correría el mayor peligro? ¿Cuál es el último lugar en el mundo donde quisiera estar en este momento de la historia?

Bueno, pues allí mismo, donde tu personaje no estaría dispuesto a ir ni por un millón de dólares, es precisamente donde tú debes ponerlo para que la acción dramática funcione en su máxima potencia.

Este análisis puedes hacerlo escena por escena, tomando en cuenta todos los detalles del escenario de la acción para potenciar el arco dramático de la historia, y resulta indispensable en los grandes eventos dramáticos.

Para que el efecto del ambiente sobre tu protagonista sea potente en el inicio de la novela, piensa en dónde podría transcurrir el disparador de tu historia. Luego piensa cuál es el lugar más dramático para ambientar el primer revés, la crisis, el clímax y la resolución.

El Cuándo de tu novela romántica



El "cuándo" de una novela es el período de tiempo en el que transcurre la serie completa de acontecimientos, incluyendo los antecedentes de la historia.

Existen dos maneras básicas de ordenar el tiempo narrativo: según la cronología y según la trama. La primera se refiere a la sucesión natural de los hechos, siguiendo la dirección lineal pasado-presente-futuro.


La segunda puede tener una infinidad de variables. Es la manera en la que tú, como novelista, decides presentar los hechos de la historia. Lejos de limitarte a una sola dirección, tu narración puede avanzar dando saltos en el tiempo, puedes ir del futuro hacia el pasado, incluir flashbacks y flashforwards, o saltar a realidades alternativas (sueños, visiones, etc.). Es decir, tienes la libertad de acomodar el tiempo según mejor convenga a la historia que deseas contar.


Un ejercicio de ambientación



Realizar este ejercicio, además de ayudarte a definir los distintos tiempos de tu novela, te ayudará a descubrir nuevas posibilidades para tu historia.


Quiero que pienses en lo siguiente: ¿En cuántos días, semanas, meses o años transcurre la historia principal? (Recuerda que la historia principal siempre transcurre en el presente de la historia.)

Para responder a esta pregunta, despliega los eventos de tu novela en una línea de tiempo, de manera cronológica.

Aquí tienes un ejemplo de cómo debería verse una línea de tiempo simple:

Dibujarla en una pizarra o en una hoja grande, y utilizar distintos colores, te ayudará a visualizar mejor los eventos dramáticos. Procura anotar cada lapso de tiempo con la mayor precisión posible y no dejes de incluir los antecedentes de la historia.

Los antecedentes son todo aquello que ocurrió, o pudo haber ocurrido, antes de los eventos presentes de los que se encarga la historia principal. Los antecedentes de la historia no tienen que estar necesariamente en el pasado de la historia, pueden estar en el futuro. Hay muchas novelas que comienzan con un prólogo mostrando las consecuencias que la historia ha tenido sobre los personajes tiempo después de ocurrida. Esto también se considera antecedente, pues le da un marco a la historia.

Todo lo que enmarca a la historia que se cuenta es antecedente.

Una vez que hayas desarrollado esta línea cronológica, imagina tres maneras alternativas de presentar los eventos de la historia. ¿Qué sucedería si iniciaras la historia en el momento de mayor peligro para tu personaje? ¿Y si quebraras la línea de tiempo en pequeños fragmentos y los mezclaras a modo de un rompecabezas?

Escribe en pocas líneas las ideas para tres comienzos y tres finales distintos utilizando diferentes tramos de tu línea de tiempo.

Poder abarcar de un vistazo el arco cronológico completo de la historia te ayudará a encontrar nuevos modos de combinar tiempos y ordenar situaciones.

O dicho de otro modo, analizar la sucesión en el tiempo de las acciones te ayudará a diseñar mejor la trama de tu novela.

Espero no haberte mareado con tantos conceptos. Hablar sobre el empleo de tiempos en la novela sin enredarse siempre es difícil. Si tienes dudas acerca de la técnica de ambientación, puedes dejarme un comentario e intentaré responder a tu consulta.


Si te suscribes HOY a nuestro blog, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS:



¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

9 comentarios:

  1. Hola, Lilly.

    Mi pregunta es si siempre es necesario ambientar la historia en un lugar real, me refiero a Buenos Aires, Madrid, Nueva York... En este momento, por ejemplo, estoy escribiendo una historia para la cual me inspiré en lugares de mi ciudad, pero en mi mente los reuní en una especie de ciudad mía, por lo cual en la historia nunca digo un lugar concreto, sino que describo esos ambientes que he visto y respirado. ¿Es realmente necesario para el lector leer una ciudad concreta, o si la ambientación es correcta, resulta suficiente?

    También quería preguntarte algo acerca del tuteo y el voseo, pero para eso te envío un mensaje privado.

    Gracias, un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Anna,

    Claro, no es necesario que una historia esté ambientada en una ciudad real y concreta, puedes construir tu territorio imaginario describiendo, como bien dices, diferentes ambientes que has visto y respirado (recuerda el Macondo de García Márquez).

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola, Lilly,

    Esa serie de artículos está genial, gracias por ellos. Ese de hoy me ha dado muchas luces sobre unos proyectos que me mantienen liada desde hace unos meses. Creo que ahora lograré escribirlos. Eso de poner todo en una línea del tiempo es muy eficaz, a veces hago como has ilustrado, pero por lo general utilizo esos softwares de agenda (me gusta el taskTome, que es portable) para organizar los hechos.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Cris. Espero que esta técnica te ayude a desenredar esos proyectos!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola
    mi pregunta es la siguiente la historia comienza en una carretera y no se si esta correcto o no

    Gracias

    ResponderEliminar
  6. No se ve la línea de tiempo simple ,
    intente ampliar la imagen y nada! :(

    ResponderEliminar
  7. No se ve la línea de tiempo simple ,
    intente ampliar la imagen y nada! :(

    ResponderEliminar

  8. Hola Lilly gracias por compartirnos sus conocimientos y hacer que nos sea más fácil salir adelante con nuestros proyectos. Magnifica información.

    Yo he escrito poesía desde muy niña pero me llama poderosamente la atención escribir novela romantica así pues espero con su ayuda incursionar en esta literatura tan fina como bella.

    ResponderEliminar
  9. Hola. Buena noche.
    Tengo una inquietud.
    Si quiero sacar las líneas dramáticas de cada personaje, teniendo en cuenta sus eventos más importantes, con fecha, capítulo y escena, en el caso de una historia para TV qué técnica de ambientación puedo usar? Esta que tu usaste me puede servir?
    Mil gracias.
    Quedo atenta!!


    ResponderEliminar