Olivia Ardey | Conociendo a autores de Novela Romántica

Olivia Ardey es nuestra escritora invitada el día de hoy.

Nació en Alemania, pero al poco tiempo su familia regresó a Valencia, ciudad donde reside. La autora ha crecido, vive y trabaja entre libros.

En el 2009 empezó su aventura por el mundo literario con Dama de tréboles, una exitosa historia ambientada en el oeste americano.
En septiembre de este año saldrá a la venta su segunda novela: Delicias y Secretos en Manhattan, una apasionante historia de amor ambientada en Nueva York entre noviembre de 1919 y febrero de 1920.

Ardey nos cuenta en la entrevista algunos detalles de su nueva publicación, sus comienzos y experiencias como escritora.


¡Hola Olivia! Primero queremos felicitarte por tu próxima publicación y agradecerte por el tiempo que te has tomado en responder estas preguntas.

Muchísimas gracias a vosotras. Estoy muy ilusionada y deseando tener por fin mi nuevo libro en las manos.
Siempre es un placer poder colaborar con Escribe Romántica, os estoy muy agradecida por brindarme la oportunidad de estar aquí.

La cuenta regresiva ha comenzado y en septiembre tendremos a disposición tu última novela: Delicias y Secretos en Manhattan: ¿Cómo nació? ¿Cómo la describirías?

Soy hija de emigrantes y esta novela supone mi modesto homenaje a todos aquellos que, como mis padres, tuvieron la valentía de cruzar fronteras en busca de una vida mejor. He pretendido también que sea un reconocimiento a la significativa, aunque poco conocida, colonia española en Nueva York de finales del s. XIX y principios del XX.
La inspiración surgió cuando, a través de Internet, conocí a la peña española “Los de Pata Negra” de Pittsburgh (Pensilvania). Me fascinó su manera de mantener el idioma y costumbres en aquella tierra tan lejana y su espíritu de comunidad. Ellos son el alma de esta novela. En el borrador la trama transcurría en Pittsburgh. Pero, durante el proceso de documentación, Nueva York me sedujo de tal modo que decidí trasladar la historia de amor entre Kenneth y Laura a la isla de Manhattan.
En cuanto a la época, entre finales de 1919 y principios de 1920 se aprobaron y entraron en vigor dos leyes cruciales para el devenir histórico: el sufragio femenino y la Ley Seca. Por eso escogí que la novela se desarrollase entre noviembre de 1919 y el día de San Valentín de 1920.

Laura y Kenneth son tus protagonistas en esta novela. ¿Puedes adelantarnos algunas características en particular sobre ellos?

Kenneth Callahan es un irlandés de tercera generación. Hijo de un matrimonio roto, ha crecido con el cariño de los Taviani, una adorable y familia siciliana. Kenneth es un hombre honesto, sincero, cerebral, previsor y que, a causa del divorcio de sus padres, no cree en sueños ni en el amor para toda la vida.
Laura McKerrigan-Montero es una chica bostoniana de posición acomodada. Por sus venas corre sangre escocesa y gitana, ya que su abuela paterna fue una bailarina española que partió con una compañía de variedades a “hacer las Américas” y tuvo la valentía de dejarlo todo por amor. Frente a la sensatez de Kenneth, Laura es impulsiva, persigue sus propios sueños y cree que amor significa siempre.
Kenneth es contenido, Laura impulsiva. Él cree en sí mismo por encima de todo; ella, pese a sus arranques de carácter, esconde una gran inseguridad. A lo largo de la novela, Kenneth logrará que Laura descubra la mujer fuerte que es. Ella, por su parte, le enseñará que los sueños no son una fantasía imposible.

¿Cuándo empezaste a escribir?

En el año 2008 me entró el gusanillo de la escritura y me animé a participar en uno de los Talleres de Novela Romántica impartidos por La Máquina China Editorial. El curso, además de enseñarme técnica y método, me ayudó a reconocer que era capaz de escribir una novela y a perder el miedo escénico.

¿Siempre has tenido claro escribir dentro del género romántico?

Siempre. Claro que mi experiencia es muy corta y no sé dónde me llevará el futuro. Pero, hoy por hoy, cada idea que surge de mi cabeza, aunque lo intente con otros géneros, acaba siendo una historia romántica.

¿Cómo fue tu experiencia antes de conseguir que publicaran Dama de tréboles, tu primera novela?

Me repitieron hasta la saciedad que jamás lograría publicar en España un western histórico. Así que la primera sorprendida fui yo cuando, sólo cuatro meses después, la editorial La Esfera de los Libros escogió DAMA DE TRÉBOLES para inaugurar la colección Romanticae.

Mientras esperaba respuestas de las editoriales, presenté un relato a un certamen que fue premiado y publicado. Por esas fechas, me invitaron también a participar junto a otras cinco autoras españolas en un libro colectivo de relatos románticos. Esos pequeños logros me infundieron muchos ánimos.

¿Cómo son los días en la vida de Olivia Ardey como escritora? ¿Cómo trabajas?

Caóticos. Trabajo a turnos, tengo una familia con dos hijos… No tengo un horario fijo de escritura, no soy metódica ni ordenada. Aprovecho cualquier rato libre para escribir y a veces estoy días sin acercarme al teclado. Soy lenta, repaso mucho y tengo el vicio de releer y corregir lo escrito. Para colmo, dedico muchísimo tiempo a la documentación, tanto o más que al proceso de escritura. Como veis, me alejo bastante de las pautas que aconsejan los expertos. Me queda mucho por aprender.

¿Tienes algún capricho en particular al escribir?

Nunca escribo las novelas en el orden que se leen.

¿Cómo te enfrentas a una hoja en blanco?

Con muchas ganas. Sólo me pongo al teclado cuando tengo clarísimo lo que voy a escribir.

¿Qué piensa tu familia acerca de lo que escribes?

Aún no acaban de creérselo, ya que mantuve todo esto en secreto hasta el día en que firmé el primer contrato. Para mi familia y amigos fue una sorpresa enorme, y más cuando supieron que me dedicaba a la novela romántica.

¿Nos puedes adelantar algo de tus próximos proyectos?

Continúo con la novela histórica que es lo que me apasiona escribir, pero esta vez ha cambiado de continente. Estoy inmersa en una intriga romántica que transcurre en el ocaso de la Regencia inglesa y el primer año de la Era Victoriana. Para la ambientación de mis novelas, siempre escojo épocas de cambio porque considero que son los momentos más interesantes de la historia.

¿Alguna recomendación para aquellos que aspiramos a plasmar nuestras historias en papel?

No perder jamás la ilusión, la esperanza ni las ganas de aprender.

Gracias Olivia, ha sido maravilloso poder contar contigo para esta entrevista. Muchos éxitos en tus nuevos proyectos.

Sólo espero que DELICIAS Y SECRETOS EN MANHATTAN sea tan bien acogida por los lectores como lo ha sido DAMA DE TRÉBOLES. Gracias de nuevo por tener este detalle conmigo. Ha sido un verdadero placer.

Si la entrevista te ha gustado te invitamos a compartirla presionando el botón ME GUSTA!
¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

7 comentarios:

  1. Hola!!
    me gusto mucho la entrevista y conocer mas de ella y de su próxima obra, el crear una novela historia debe de llevar una arduo trabajo de datos, me parece genial!!
    besos ^ ^

    ResponderEliminar
  2. De nuevo, mil gracias por hacerme sentir en vuestra casa como si fuera la mía. Un beso desde España.

    ResponderEliminar
  3. Hola Judith,

    Tienes toda la razón, escribir novelas que requieren investigación histórica es un trabajo arduo, pero también muy satisfactorio y divertido!

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Olivia por concedernos tu tiempo y tu buena disposición.

    Besito

    ResponderEliminar
  5. Waooo!!! Los hábitos de escritura de Olivia me recuerdan a los míos. También me queda mucho, pero mucho por aprender...

    ResponderEliminar
  6. Olivia trabaja a fondo cada historia. Y sus personajes están creados con mimo y cuidado. Por eso es una maravilla leer todo lo que escribe.Lydia Leyte

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Anónimo!

    Gracias por comentar. Nos alegra saber que el artículo te ha gustado.

    ¡Hola Lydia Leyte!

    De acuerdo contigo. Olivia tiene el arte de transportarnos a la época y sus personajes son inolvidables.

    Un abrazo enorme a las dos.

    ResponderEliminar