Consejos para un escritor novel

Por Antonio Gómez, autor de Caricias al alma




¿Qué podría decirle a un escritor novel otro escritor novel?

Lo primero es que sepa qué significa ser novel. Según la RAE es aquel que no tiene experiencia. Pues bien, de eso se trata; que sepa que está en periodo de formación y que queda mucho por recorrer.

Los escritores noveles tienden a coger malos hábitos: no creen en sí mismos o todo lo contrario, se lo creen demasiado. Hay que buscar el equilibrio en eso, ni una cosa ni la otra. Los escritores noveles deben ser ambiciosos y humildes. La ambición de querer progresar cada día sin conformarse con el resultado que vea en sus escritos -si es novel, lo normal es que éstos siempre sean mejorables- y la humildad de saber que hace poco no era nada; no era ni novel.

Una vez ha sabido entender lo anterior, el camino ya estará iniciado.

Y no necesitará de mucho más: las ganas ya las tiene, la habilidad se le presupone o busca adquirirla, la inquietud ya acompaña, la determinación la tuvo desde que quiso escribir y se puso a hacerlo...

No es fácil escribir una novela, y menos aún que tenga la calidad requerida para su publicación. Pero si se cree en lo que se hace... al final se acabará publicando. No
obstante, para llegar a ese punto uno debe sincerarse consigo mismo. Saber de dónde viene y tener claro hacia dónde se quiere ir.

Yo aconsejo que uno escriba con toda la calidad que pueda y que luego busque
perfeccionarla. Y una vez crea que la ha adquirido, busque publicar su obra. Y el cómo o el dónde es lo de menos. Si el escritor novel cree en su proyecto... que la publique: autoedición o esperar a que le contesten. Qué más da...

Si es autoedición -pagando- debe saber que tendrá que venderla él más que la editorial. Porque las editoriales que autoeditan no se mueven mucho.

Antonio Gómez nació en Málaga en 1971. Su inquietud por recorrer mundo le hizo abandonar los estudios de psicología que cursaba en la UNED. Se ha especializado en las materias no regladas como la comprensión de las inquietudes y los galimatías que acompañan en el día a día a las personas inconformistas. Se considera un escritor autodidacta que ve cumplido su perpetuo anhelo del conocimiento literario. Pensador, ahondador, amante del núcleo, del fruto, no tanto así de las
capas. Su inspiración de las lecturas que acompañan y de aquellas otras que son capaces de enseñar.




Contraportada de Caricias al alma:


La década de los noventa fue una época donde soñar era posible. Grandes historias se forjaron durante aquellos años. Las canciones de los 80 lo hicieron posible; en cada una de ellas se escondía un mensaje mágico. Y entre esas historias hubo una que tuvo su origen en un barrio marginal de la periferia de una gran ciudad...Un chico crecía en un entorno hostil. Pero eso no evitaba que soñase casi a diario. Y lo hacía porque así se sentía como el pájaro que vuela libre. Aunque él ya estuviese condenado de antemano a vivir en un pasado sin fin. ¿El motivo? Nacer donde no debía...

Carlos no se conformaba con esa vida. En su interior latía un corazón guerrero que protegía a un alma
perturbada. No pensaba aceptar que su vida no tuviese más devenir que languidecer en la nada más absoluta. Con tales condicionantes, la batalla estaba servida... ¿Qué ocurre cuando alguien se atreve a desairar al destino?
En esta novela el autor se sumerge en las profundidades del alma. En un intento por comprender las quimeras que rodean a las mentes soñadoras. Después de leer Caricias al alma, volverás a creer...


¿Te gustaría leer el comienzo de la novela de amor de Antonio?

Aquí puedes hacerlo:


Primer capítulo de Caricias al alma

Muéstrame que el artículo te ha gustado presionando el botón ME GUSTA!
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Qué importante, como bien dices, Antonio, tener fe en el propio trabajo. Y sobre todo ganas de aprender siempre, siempre, siempre.
    Gracias a ti y a Lily, tu entrañable anfitriona.

    ResponderEliminar
  2. El artículo no me tiene mucho sentido, porque como escritora novel no es que se busque alcanzar una meta o una perfección literaria, si no que no tienes la oportunidad "real" de mostrar tu obra. Porque seamos sinceros, las editoriales no rechazan por falta de "calidad" si no porque no se arriesgan, si te sales de la temática y el argumento estancado que suelen publicar (ya puede ser el bestseller del siglo) que te enviarán el "siempre fijo y que poco original" EStá muy bien el manuscrito pero no entra dentro de lo que la Editorial busca (yaaaaaaa, está bien, escribo que te cagas pero si no es contemporánea o chick lit no merece la pena invertir en la novela.
    Y por último destacar, que los noveles, aunque crean en su obra, la autoedición requiere una inversión inicial muy alta (que no todo el mundo se puede permitir) y no solo es vender, si no que realmente las chic@s que siguen este género te de la oportunidad, comprándote la novela, porque el mensajito "Enorabuena con tu novela" no vende, y la publicidad que deberás hacer para poder dar a conocer la novela será casi abusiva en los foros que tocan este género.
    un saludo

    ResponderEliminar