"Cómo escribí El secreto de lo prohibido "

Cómo escribí El secreto de lo prohibido 
por Maribel Pont


Hay un límite que separa la novela romántica de la erótica, así mismo exceder la fina línea que separa el erotismo de la pornografía es todo un reto. A menudo oímos hablar de este género tan en auge en estos tiempos y lo primero que se nos viene a la mente es la palabra “sexo”. Por supuesto que la sexualidad es el plato principal de la novela erótica, pero más allá de las escenas sexuales debemos encontrar una historia, una línea argumental que aporte ese glamour necesario en este tipo de novelas, y es que como dice una gran compañera de letras, Vivian Stusser “Erotismo es sexo con arte” y no puedo estar más de acuerdo con ella, pues a veces se confunde y se califica de pornografía lo que es todo un arte narrativo. 

Antes de empezar a escribir El secreto de lo prohibido tenía la certeza de que si iba a escribir una novela erótica, esta debía ser con un vocabulario y estilo refinado, nada vulgar ni soez. Nunca me he visto atraída por este tipo de novelas, pues a menudo cuando empezaba a leer me encontraba con un vocabulario excesivamente abrupto e ofensivo. Lo primero que tuve claro en mi mente fue tener el pleno conocimiento del contundente final de la primera parte. A partir de ahí fui tirando del hilo y me fue posible deliberar con mis personajes. 

El diseño de los protagonistas es fundamental. Procuré que Verónica no se tratara de una mujer predispuesta a una aventura sexual, y que su marido Alfredo marcara la diferencia de edad entre los dos. Elegí dos nombres comunes, sin embargo Alfredo es un nombre más clásico, de acuerdo con su edad, y en cambio Daniel ya suena mucho más juvenil. Verónica tiene algunas variantes, de ahí me pude permitir que Daniel la llame Vera solo para él. Hice caso a la psicología cuando Verónica le es infiel a su marido, pues sus pensamientos en aquel momento la traicionan por sacar unas conjeturas erradas. Si dejé el final abierto fue con una intención precisa, la gente habla del final, reflexiona y asimila lo leído. En la segunda parte están todas las respuestas a las inquietudes e Verónica, y aunque siga la misma línea argumental es una historia que necesita ser reposada. 

Cuando creé a Daniel, lo hice con la intención de provocar un feedback importante en las mujeres, añadiendo algunos elementos comunes en general que pueden atraer a la mujer, como son: Atractivo,corpulencia, uniforme, sonrisa canalla etc... Y creo que lo logré pues las lectoras me comentan que no pueden olvidar a Daniel, y que quieren uno para ellas. La actitud de este personaje, seductor, seguro de sí mismo y con un físico de infarto hace que cualquier mujer que se ponga en el papel de Vera entienda el deseo que ella experimentó. 

Cabe destacar que el erotismo de hoy en día va especialmente dirigido a mujeres, pues ahora que hemos tomado la delantera ya tampoco nos avergonzamos de optar por este género literario. Lo primero que me preguntan suele ser ¿por qué los hombres no pueden leerla? Yo suelo reírme, pues basta con prohibirle algo a un hombre para que acceda. Si un hombre lee mi novela puede tener dos reacciones: la primera de rechazo si se siente identificado con Alfredo, por otra parte si el lector es inteligente puede usar la lectura a su favor, pues Verónica es un claro ejemplo de cómo las emociones manejan a la mujer, y de qué manera procesa sus inquietudes.

Para mí fue relativamente fácil escribir El secreto de lo prohibido. Partiendo de un final claro es más sencillo deliberar con las escenas y crear el golpe de efecto tan importante en una historia. Tuve presente en todo momento que en una historia de este tipo debía centrarme en las emociones y sentimientos de los personajes. El hecho de mostrar y no explicar es fundamental a la hora de narrar. Es importante que los protagonistas nos guíen a través de sus gestos y acciones para que el lector utilice al máximo la imaginación y se sienta en el papel del personaje. Conseguir eso es un laborioso trabajo de visualización, al visualizar las escenas en nuestra mente antes de llevarlas al papel nos adelanta la percepción de las emociones. 

Mis anteriores trabajos se centraban en la novela negra, romántica y cuentos infantiles. Por ese motivo me daba miedo dar el salto hacia la novela erótica, pues aunque a mi parecer la historia era buena, no sabía cómo sería la respuesta del público. Entonces decidí publicar bajo un seudónimo hasta que encontré una lectora que me contó que se había formado un grupo de lectura para comentar mi novela. Ellas fueron las que me animaron a publicar con mi nombre real, y a partir de entonces fue más fácil para mí promocionarme. El secreto de lo prohibido es el libro que me ha dado a conocer, y que sin duda me anima a seguir con este género en el cual cada vez me siento más cómoda y segura. Actualmente tengo dos proyectos en mente para el 2014 los cuales espero que os entusiasmen tanto como a mí. 

Mi consejo para escribir sería seguir siempre la recomendación de: Visualizar, trabajar con emociones, cuidar el diálogo y lograr un buen golpe de efecto

Maribel Pont
Puedes encontrarme en:


ANUNCIO IMPORTANTE: Si te suscribes a nuestro blog el día de hoy, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS.



¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Comenta con tu cuenta de BLOGGER
    Comenta con tu cuenta de FACEBOOK

0 comentarios:

Publicar un comentario