Antagonista




Crónicas de una Aspirante a Escritora
“Antagonista…”
 

“Solamente pasaba diez minutos con el amor de su vida, y miles de horas pensando en él.” Paulo Coelho


¿Me recuerdan? Sí, soy yo…

Lamento enormemente el haberme ausentado por estas…  ¿3 semanas?. Lo cierto es que salía de un trabajo de la Universidad para entrar en otro, y el tiempo libre lo utilizaba netamente para seguir con mi novela.

Mi novela…

Mi primera novela…

Probablemente se sorprendan al confesar que luego de haber superado las 100 páginas, decidí devolverme para leer todo y descubrí un montón de ideas que se me estaban quedando en el camino. 

Pude replantearme la historia de tal forma, que ahora todas las situaciones me parecen mucho más claras.

Pero esa claridad, trajo un sentimiento extraño…

¿Es posible odiar a uno de tus personajes?

Porque de afirmativa la respuesta, odio a uno de mis personajes. Sí, lo odio.
Quizás al estar escribiendo, debería procurar mantenerme un poco al margen de las interacciones entre mis protagonistas, pero no puedo evitar el embriagarme con lo que están sintiendo. Y por razones obvias, siento una fuerte simpatía hacia la protagonista y el deseo de realizar su amor.

En estos días he estado arreglando un par de escenas, que en lo personal, sentía que les faltaba “algo”. Las arreglé, les agregué un par de detalles que consideraba necesarios… y ayer, en una tarde bastante calurosa, y no sé si fue por efecto del calor o qué, escribí una escena en la que acabé odiando un poco más al antagonista. 

Aunque ese es su trabajo, ¿no? 

Quizás no tanto como ser odiado, pero al menos que al leerlo uno pueda estar completamente en desacuerdo con sus propósitos, sin que éstos parezcan tan irreales. 

La mente de mi antagonista es bastante “normal”. Un hombre de 45 años, divorciado, padre de dos hijos, que está a punto de contraer matrimonio con mi protagonista. Es un hombre exitoso, siempre ha logrado lo que se propone, y en este nuevo desafío tiene plena confianza en que saldrá victorioso. Lo que ni sospecha es que le salieron ciertos obstáculos en el camino…

Si miro la situación desde su punto de vista, no puedo siquiera culparlo de sus actos. Él está en su derecho. Pero si analizo la situación desde el otro lado, lo detesto… porque como buen antagonista, se opone a que la relación central se lleve a cabo. Lo cual es una lástima.

Le envié ayer el texto a mi lectora ideal. Y al igual que yo, incluso peor, se molestó profundamente con aquel personaje. Sus acciones son completamente justificadas, pero esto no quiere decir que deba agradarnos del todo…

Y luego la escena antes de dormir, les confieso que me acosté un poco molesta, por las acciones de mi antagonista. ¿Estaré un poco fuera de mí?

Así que hoy quería preguntarles eso…

¿Cómo se sienten con respecto a sus personajes, en especial los antagonistas?


¡Que tengan una buena semana!


Connie S. Black
Aspirante a Escritora
Sitio Web: Connie S. Black
Mi Facebook Mi Twitter Mi Google+ Envíame un mensaje


 




Si te suscribes HOY a nuestro blog, en los próximos minutos recibirás TRES SECRETOS PARA MEJORAR TU NOVELA... y un regalo sorpresa!!! Todo absolutamente GRATIS. Haz clic aquí



¡Comparte en Google+!

Publicado por Connie Acevedo

    Blogger Comment
    Facebook Comment

3 comentarios:

  1. A veces pienso que mis personajes van a su bola, jajaja, intento que sean de una forma pero de pronto empiezo a escribir y salen otras ideas completamente distintas.
    Creo que mientras justifiques un poco más sus pensamientos y sus ideas, puede que lo odies un poco menos. Es decir, dale una de cal y otra de arena, cuando veas algo de él que odies profundamente, en algún momento mete algo para que lo puedas querer por otro motivo distinto...
    De todas formas a mi con mi protagonista chica me pasa un poco eso,no la tengo definida muchas veces.

    Un besote, he echado de menos tus artículos, jeje.

    ResponderEliminar
  2. @Gata Shirka

    A mi me sucede lo mismo, casi como si los personajes tuviesen vida propia y tomaran sus propias decisiones.

    Creo que mi antagonista tiene cosas buenas, es decir, sus hechos probablemente estén muy justificados, pero como antagonista siento ese recelo hacia él, solamente porque se interpone entre los protagonistas hahaha

    Un beso para ti también!
    Prometo ya no perderme de este lugar y escribir todas las semanas como corresponde!

    ResponderEliminar
  3. Hola Connie
    Pues si, uno a veces les agarra algo de rabia a sus antagonistas; pero son necesarios para cada obra xq no todo puede ser miel sobre hojuelas como quien dice.
    Y como dices, las acciones del antagonista generalmente están justificadas, por lo menos en mi caso; mi antagonista tuvo una infancia muy traumada y eso se refleja en sus acciones del presente -_- (siento una mezcla de cariño/desprecio por él xd....)
    Un beso
    Bye bye :)

    ResponderEliminar