Adverbios... ¿Realmente necesarios?

adverbios en una novela romantica

No se es escritor por haber elegido decir ciertas cosas, sino por la forma en que se digan.
Jean Paul Sartre


Según el diccionario (uno muy básico) el adverbio es una palabra que modifica un verbo, adjetivo u otro adverbio.

No voy a dar aquí una clase de gramática ni me voy a extender en los tipos de adverbios, que si de lugar, tiempo, modo, cantidad. Solo voy a hablar de los que terminan en –mente.

A menudo leemos, y así como leemos escribimos, textos con una innumerable cantidad de adverbios. Quizá como escritores pensamos que estas figuras literarias enriquecen el texto o le dan más intensidad a la escritura.

Pues, la mayoría de las veces no es así. De hecho –y es una opinión muy personal- los adverbios usados muy a menudo entorpecen y hasta aburren. Además, el uso excesivo de adverbios da la sensación de que el escritor no tiene el vocabulario suficiente para hacer una descripción.

En su libro Mientras Escribo, Stephen King dice: “De adverbios está empedrado el infierno”. Esta frase me hizo reír como cinco minutos cuando la leí.

Es cierto. Los textos que están minados de adverbios que terminan en –mente son infernales.

Él dice que sin duda cuando un escritor quiere hacer énfasis en una acción hace uso del adverbio, por ejemplo: “Cerró la puerta firmemente”. Podemos entender que cuando dice que la cerró firmemente está haciendo énfasis en que no solo cerró la puerta sino que lo hizo con fuerza. Entonces el Sr. King se pregunta –y yo también lo hago-, ¿no es más fácil decir “Dio un portazo”?

Si lo que quieres es poner en claro que cerró la puerta con ímpetu, no hay manera más clara que decir que dio un portazo.

Creo que el uso de adverbios en ciertos momentos es imprescindible y no se pueden eliminar por completo de un texto. Pero si (y eso es trabajo del escritor)se puede hacer lo posible por dosificarlos a lo largo del manuscrito.

Para saber si he colocado muchos adverbios en un texto yo hago lo siguiente: primero trato de escribir sin editar, casi sin pensar, pero cuando reviso el párrafo o la página, o la cantidad de texto que sea, y observo que hay más adverbios de los que debería haber, me hago las siguientes preguntas:

¿Lo que trato de decir se leería igual sin el adverbio? ¿Pierde algún sentido la oración si lo suprimo?

¿Puedo sustituir la palabra o la oración por una más sencilla, más directa que no necesite el adverbio?

La mayoría de las veces sí se puede hacer. El reto está en tomar conciencia del hábito de abusar de los adverbios.

Mis adverbios pecadores en Café y Martinis fueron “básicamente” y “realmente”. Sí, todos cometemos pecados y el que esté libre de ellos que lance la primera piedra.

Afortunadamente, y como buen ser humano algo sabía, rectifiqué, claro, a la enésima revisada. Pero logré quitar la mayoría de los adverbios repetidos millones de veces.

Otra técnica que uso es ponerme un límite de adverbios, no más de 40 por novela. Sí, soy un poco violenta pero si no lo hago así, tienden a reproducirse como mala hierba a lo largo del manuscrito.

Podemos usar las revisiones, que aunque es una manera poco práctica es las más segura, pero la búsqueda y el conteo de palabras también son muy útiles.

Solo tienes que buscar la opción de búsqueda de palabras y el programa te dirá cuántas de esas palabras tienes y las seleccionará. En ese momento también puedes observar que tan cerca están una de las otras y puedes corregirlo de ser necesario.

Al final lo que todos deseamos es tener un manuscrito de calidad y lo más cerca posible a un nivel profesional.

Un abrazo y nos leemos la próxima semana.

P.D. Para los que no lo hayan captado, el título fue adrede.

@OhHelenita
http://escribirtodaunaaventura.blogspot.com/

formula escribe romantica


Fórmula Escribe Romántica
Para publicar tu novela
y ganar más lectores
HAZ CLICK AQUÍ
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

5 comentarios:

  1. ¡Muy interesante el artículo!

    Revisaré cuáles son mis adverbios pecadores.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. De verdad, son muy interesantes y útiles los artículos. Yo soy de las corrigen, reeditan, revisan mucho los manuscritos. Y sí, muchas veces es más lindo y más entendibles decir las cosas de manera sencilla. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Mariana y Romina, lo mejor es revisar y revisar algunos dirán que es una perdida de tiempo pero para mí es una inversión para mejorar la obra.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tengo entendido que García Márquez odia los adverbios terminados en -mente, al punto tal de evitar escribirlos ^^
    Es notable como cambia el texto sin ellos. (¿Se nota que a mi tampoco me gustan mucho?) :)

    ResponderEliminar
  5. muy bueno el artículo y excelente el blog :)

    ResponderEliminar