Escritora Alicia Rosell | Entrevista

¡Feliz viernes!

Hace dos semanas, conocimos a Alicia Rosell en su faceta como editora y nos explicó algunos conceptos que todo aspirante a escritor debe entender.

Hoy, en la segunda parte de la entrevista, descubriremos a la escritora y poeta que se esconde bajo el seudónimo de Alicia Rosell. Ella nos contará cómo ha sido su experiencia en el mundo literario y revelará interesantes detalles de su vida.


- ¿Cómo y cuándo fueron tus inicios como escritora?

A los nueve años comencé con mis primeros poemas. Con diez años ya escribía novelitas que tenían la extensión de una libreta del colegio y luego los encuadernaba. Hacía ya mi completo trabajo escritora-editora, por lo que podéis imaginar. Y luego, pues llegó lo que siempre ocurre. Un día se dan cuenta en el colegio y la profesora de Lengua me dice que tengo un don especial y que si lo hago porque me gusta, pues que debiera seguir para perfeccionarme. Es más, me insistió mucho pese a que también advirtieron de mi capacidad para la pintura y me promocionaron más en esta última disciplina del Arte que en la primera, que realizaba para mi misma, leyendo y escribiendo. Eso sí: nací con el maravilloso don de la palabra. Así me vi con 12 años incluso escribiendo teatro… ahora lo recuerdo y sonrío… porque comprendo qué soy hoy gracias a estos recuerdos.

- ¿Cómo es un día de "Alicia Rosell"?

Pues creo que soy muy normal en esto, aunque sí tengo la mala costumbre de pernoctar, aunque creo, es “mal endémico” entre los escritores. Mi tarea comienza a las 9 de la mañana. Descanso para comer a eso de las 14:00 p.m. y retomo mi actividad desde las 16:30 de la tarde hasta las tantas de la noche. Creo que mis luchas diarias son tan multidisciplinares que el tener asumidos varios roles en mi actividad diaria me brinda la alegría de trabajar “con gusto” y “a gusto” en lo que más “me gusta” (valga la redundancia, porque me ha salido de forma espontánea). Bromeo.

- ¿Tienes algún orden estructurado cuando escribes?

No siempre. A veces la inspiración me asalta y tengo que ponerme a escribir si no quiero perder ese don maravilloso de hilvanar versos en poemas, por ejemplo. Cuando se trata de un relato o una novela, sí. Procuro hacerme un orden y estructurar desde el comienzo, pero las obras se suelen ir reescribiendo sobre la marcha y por ende, debo reestructurarlas a cada poco. Es un trabajo casi de mecánica, donde todas las piezas del engranaje deben quedar perfectamente encajadas para que la máquina funcione. Solo la constante revisión de la trama y la aparición de otros personajes -hablo ahora de las subtramas- me hace cambiar el desarrollo de la línea argumental hasta alcanzar el remate “redondeando” la historia al poner la palabra “FIN”.

- ¿Por qué no te presentas a certámenes literarios?

No necesito acumular nombres de premios para que me den gloria o dinero. Ya tengo dos trofeos y diplomas en casa. Creo en mi literatura, y que guste o no guste a todos los lectores, es lo de menos. Lo importante es que me comunico a través de la escritura y logro ser más feliz así que cuando recibí mis dos únicos premios. Aquéllos fueron para mi simplemente la forma de que en mi familia supieran que “yo sí valía para escritora” y que no lo “copiaba” de ningún otro libro. En aquellos tiempos -excepto mis padres-, en mi entorno familiar no se consideraba de utilidad que “perdiera mi tiempo escribiendo” cuando yo más que perderlo, lo invertía en mi propia felicidad cada vez que me trasladaba a otros mundos, y vivía en la piel de diferentes personajes.

- Escribes relatos, novelas, poesía, ¿cuál es tu favorito?

Qué difícil responder a esto. Los cultivo todos. A causa del poco tiempo que mi trabajo me deja para la novela, tengo periodos largos de escribir solo poesía. Suelo alternarlo con relatos cortos -de vez en cuando- para no perder la flexibilidad narrativa y cuando me enfrento a una novela, debo dejar de lado todos los demás géneros para imprimir toda mi fuerza en ella. Si tengo que elegir, elegiré la Novela (de todos los géneros), pero adoro la Poesía. Me gusta también el ensayo, el artículo periodístico y algo de Teatro, que cultivaba siendo niña y deseo retomar en un futuro próximo. Creo yo, resumiendo, que el género mío favorito siempre es el que en el momento de una entrevista es el que estoy creando. Y no adelantaré cual es… siempre hay que dejar al lector con un poco de misterio; incluso en una entrevista el “suspense” atrae la atención.

- ¿Por qué decidiste dejar a un lado la profesión de agente literaria para dedicarte a la a la edición?

Coincidió con el comienzo de la crisis editorial. Era difícil llegar a los editores. Me decanté por crear un sello editorial con la colaboración externa de una editorial pequeña mientras iba viendo cómo el panorama se deterioraba. (He sobrevivido a dos sellos editoriales diferentes, ambos bajo mi seudónimo). Esto comenzó de dos años y medio atrás hasta el presente. El cierre de algunas editoriales con las que había hablado para editar a mis representados y los incumplimientos económicos por parte de algunos editores y así mismo, de algún autor que no me pagó mi trabajo ni agradeciéndomelo de palabra, acabaron por desanimarme. Entonces me recordé encuadernando de niña mis libritos y decidí que había llegado la hora de no depender de editores para ser yo la editora. Un oficio mucho más bonito, no exento de problemas muchos y variados, pero más gratificante que el de agente literaria tocando puertas que tal como se me abrían, así de rápido se me cerraban. No me agradaba recordar mis tiempos en la venta directa. Y aquí estoy. Deseando que pase el temporal para reemprender con fuerza y buena marcha. En eso estoy esperanzada.

- ¿Cuáles son tus próximos proyectos a nivel literario? He leído que estás trabajando en algunas novelas. ¿Nos puedes adelantar algunos detalles sobre ellas?

Solo puedo comentar que tengo dos novelas comenzadas y aparcadas hasta recabar toda la investigación. Y otra obra más, de género periodístico. De las novelas, una de ellas es de misterios paranormales. La segunda es una novela que no puedo obviar porque es la literatura que amo leer y por tanto, escribo… y… bueno, ya no desvelo más.La novela periodística tiene como personajes a “Grandes de España” y otros aristócratas de Europa con arraigo actual en algún/os país(es) latinoamericano/s; está basada en hechos reales. Al mismo tiempo, recopilo mis poemas, relatos… y siempre será inevitable que aparezca antes un poemario mío o un libro de relatos, que una novela que me requiere más tiempo para su ejecución y disciplina.

- Para finalizar, ¿algún consejo para quienes aspiramos a ser escritores?

Que la paciencia es la mejor de las virtudes en un escritor/a. Las prisas por editar o publicar evitan reconocer los fallos e incluso las virtudes que poseemos al escribir. Que a escribir se aprende escribiendo y corrigiendo. Y que nadie piense que publicar te hace más escritor que por ser novel no publicado. La palabra “escritor” se autodefine: “quien escribe…”. La lectura sigue siendo imprescindible y aconsejo talleres literarios presenciales sobre todo. Y en última instancia, “en línea”. Pero siempre, siempre, que tengan libros de estilo literario cerca de ellos, porque la experiencia que otros escritores han plasmado en esos “manuales” es impresionante y ayuda mucho al escritor novel. Y lo digo por experiencia. Ánimo. Se puede lograr a los veinte años, pero también a los treinta, los cuarenta, los cincuenta… o los sesenta; y en España tenemos varios casos…

La prisa por darse a conocer puede acabar con una buena carrera literaria que quizá hubiera sido prometedora, pero se estropea precisamente por valorar más “el deseo del éxito rápido” –renombre más que dinero, pues este solo está destinado a quienes logran alguno de los más reconocidos premios literarios-, que la paciencia y la sapiencia que el paso de los años le hubiera brindado con la experiencia vital e intelectual. Esta última opción más recomendable a veces no es precisa, pero cuando lo es, logra ser la única para ver realizado el sueño del verdadero escritor: ESCRIBIR Y PUBLICAR. Sobre todo: SER LEIDO.

- Alicia, nuevamente queremos agradecerte por tus aportes y te deseamos muchos éxitos en tus proyectos venideros.

Muchas gracias a “ESCRIBE ROMÁNTICA” por vuestra paciencia hasta lograr realizarme la entrevista, pues ya habéis comprobado que necesito sacar tiempo de donde no lo tengo, incluso para comunicar mi experiencia y ayudar a los aspirantes a escritores/. Ojalá les sirva de algo mis largas respuestas. Suele ser similar a mi densa conversación. Gracias y muchos saludos y éxitos para las escritoras y lectores de ESCRIBE ROMÁNTICA.

----Alicia Rosell® En Bilbao, a 22 septiembre 2011. Directora Editorial Iberoamericana “ALICIA ROSELL EDICIONES”

A continuación, te detallo los enlaces donde puedes contactar a Alicia:

aliciarosell.org@gmail.com
http://www.aliciarosell.org/

Facebook: http://www.facebook.com/aliciarosell
Sónico: http://www.sonico.com/aliciarosell
Canal YouTube: http://www.youtube.com/aliciarosell
Ediciona: http://www.ediciona.com/home-mie.htm

Webs:
http://www.aliciarosell.com/
http://aliciarosella.blogspot.com/


Si quieres leer la primera parte de la entrevista, puedes hacerlo desde AQUI.

¡Feliz fin de semana! Los esperamos el lunes.
¡Comparte en Google+!

Publicado por Sianny

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Hola.

    Me ha encantado esta parte de la entrevista, porque humaniza a un editor, a veces tan difíciles de alcanzar, cuando debiera ser lo contrario.

    Me siento reconfortada al leer sus palabras de que un escritor no es solamente aquel que ha conseguido que lo publicaran, sino todo el que se perfecciona y se preocupa porque su arte sea cada vez mejor. Lamentablemente, no todas las autoras/editoras/lectoras piensan del mismo modo.

    Le deseo mucho éxito en sus emprendimientos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta la vehemencia de tus comentarios, Anna.
    Me alegro mucho de que hayas disfrutado esta parte de la entrevista.
    Besos

    ResponderEliminar