La vieja excusa: No tengo tiempo para escribir


Sólo falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo.
Gaspar Melchor de Jovellanos




Es que no tengo tiempo para escribir...

Esta es una de las excusas que nos ponemos cada vez que nos preguntan o nos damos cuenta de que no nos sentamos a escribir. Es que no sé escribir. Alooooo? Estás escribiendo desde primer grado. Para escribir no necesitas preparación ni tiempo, para escribir necesitas GANAS DE ESCRIBIR.

Yo escribí Café y Martinis teniendo tres empleos. Mi empleo regular de la oficina, un empleo freelance y el diseño de accesorios (que amo). Sí, lo confieso, una de las cosas que me encantan además de la música, escribir, comer y dormir, es el dinero. Y si tengo que tener tres trabajos para tenerlo… bueno, dejemos de hablar del cochino dinero.

El hecho es que cuando uno quiere hacer algo, lo hace. Sin importar que no “tengas” tiempo. Si no lo tienes, ¡fabrícalo!

¿Cuánto tiempo pasas frente a la T.V? Tu respuesta será: “Es que así me relajo”. No tienes idea de cuánto te puedes relajar escribiendo. Cuánto puedes drenar dándole vida a personajes que te harán reír, llorar, molestarte y enamorarte. Además de sentirte más conectad@ con ellos que con cualquier personaje de T.V.

En estos tiempos, la tecnología ofrece tantas facilidades para que podamos escribir en cualquier sitio desde laptops hasta las tablets. Sin hablar del clásico lápiz y papel. El que quiere escribir, lo hace en cualquier sitio. Te puedes sentar en un café y escribir. Puedes estar acostad@ en tu cama y escribir. Inclusive en el baño, así que dejémonos de excusas.

Yo sacrificaba algunos momentos de mi almuerzo para escribir. Eso me relajaba más que cualquier conversación, más que cualquier programa.

No te limites ni te excuses con que no tienes tiempo de escribir. Solo escribe y verás que no es un sacrificio. En la cola del banco. En la peluquería. En el consultorio. Solo tienes que llevar un lápiz y un papel.

Sin duda, hay madres (a quienes admiro) cuyos niños les absorben una gran cantidad de tiempo. Igualmente, siempre hay más tiempo disponible. Mi mamá tuvo siete hijos, nunca dejó de trabajar (fue maestra de 1er grado por 35 años) y tiene escritos bellísimos. De ella aprendí que siempre hay tiempo. Siempre se puede hacer lo que te apasiona.

Escribir es una vía de escape de la que puedes disfrutar y es totalmente gratis. Un mundo que puedes controlar (bueno, a veces, porque la mayoría de las veces los personajes hacen lo que les da la gana) pero te llevan a sitios maravillosos donde te puedes relajar, donde puedes explorar y descubrir tus emociones. Donde no hay tabúes ni juicios. Donde tampoco hay tiempo.

Tus personajes siempre estarán ahí para ti, siempre esperarán por ti para que le des vida. Pero el tiempo real se va rápido, así que aprovéchalo. Escribe.

Un abrazo. Nos leemos la próxima semana.


Si el artículo te ha gustado ayúdanos a difundirlo presionando el botón ME GUSTA!
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

5 comentarios:

  1. ¡¡Excelente consejo!! Yo hago tiempo en la madrugada, y no es que no tenga teimpo en el día, de hecho tengo demasiado;pero escribo mucho mejor en las madrugadas y tambien descubri que al hacerlo así, mi inspiración es mucho mayor.
    ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Me confieso autoboicotera :-(
    No me digo que no tengo tiempo, sino que estoy cansada. Y quizás lo esté, pero sé que si me ignoro puedo escribir varias páginas sin inconvenientes.

    Las escritoras nóveles necesitamos terapia... o clases de autoestima.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. La idea es abrir un espacio de tiempo para nosotras, escribir para mí significa MI momento. Es como ir a la pelu, una terapia. Por eso hay que buscar tiempo y aprovecharlo.
    El autoboicot es normal, pero eso es lo que hay que vencer.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Ahora, a mi me quedo algo en el tintero.
    Cuando se es mamá de dos niños pequeños, ademas de esposa y ama de casa.
    ¿Como se hace para poder equilibrar todo sin descuidar algo?
    Ayer tuve una discucion con mi marido respecto a esto, y la realidad es que no llegue a ninguna conclusion.

    ResponderEliminar
  5. Hola Katherine,
    Es verdad, es muy difícil compaginar la escritura con las urgencias y obligaciones de la vida cotidiana. Un truco para poder intercalar sesiones de escritura en tu rutina diaria es acostumbrarte a escribir en pequeños bloques de 15 minutos. Parece muy poco tiempo pero verás cómo con la práctica puedes escribir hasta 1.000 palabras por sesión. Eso sí, te recomiendo que lo hagas en el momento del día en el que te sientas con más energía. En mi caso es la mañana muy temprano, pero todos tenemos diferentes biorritmos.
    Un besito

    ResponderEliminar