¡Escribe!



Por Helena Pérez-Mejías

Si quieres ser escritor, escribe
Epícteto.


Escribe, escribe, escribe.

Hace unas cuantas semanas me propuse hacer un blog. ¿Por qué? Más que por la moda de hacerlo, mis razones eran muy específicas. El blog me hace tener disciplina, ya que me propuse escribir todos los jueves, fue un compromiso que me hice conmigo misma, y si no puedo cumplir un compromiso conmigo, no puedo cumplir con nadie. Además eso me hace escribir más.

Diariamente estoy planificando sobre qué tema voy a escribir para el jueves. Eso me hace poner mi cerebro en práctica de otra manera. Ya que cuando escribo manuscritos, me puedo extender y de una u otra manera la escritura fluye y no estoy en control. Con el manuscrito cada personaje toma su rumbo, cada uno tiene su personalidad, sus emociones dominan la situación.

Con el blog, en cambio, el control lo tengo yo. Son artículos relativamente cortos a los que les tengo que dar una estructura, un sentido y un tamaño. El blog me enseña a controlarme. Suena gracioso pero así es. Es algo totalmente diferente a escribir una novela y es algo que disfruto por igual.

Hace unas semanas, por una de esas cosas de la vida, todavía no sé cómo, le tengo que preguntar, Lilly se topó con mi blog y me propuso escribir mis experiencias como escritora en proceso en Escribe Romántica.

La idea me encantó, poder ser leída por más personas. Y personas que comparten mi afición. Leer y escribir especialmente novela romántica. Sí, estaba muy feliz.

Ahora escribo en mi blog: Escribir, toda una aventura y para Escribe Romántica. Tengo que ser disciplinada por partida doble. También mi blog me ha servido para ayudar a escritores noveles que no tienen la menor idea de cómo empezar. No es que yo sepa mucho más que ellos, pero los ayudo a tener por dónde empezar.

La experiencia de tener un blog me ha abierto a un nuevo universo, casi infinito, de una cantidad de blogs para escribir o leer que jamás pensé que existían. Me hace investigar y actualizarme en la comunidad de noveles escritores, editoriales independientes y digitales, las diferentes maneras de publicar y los libros y géneros que están a la vanguardia.

No crean, no le estoy haciendo publicidad a los blogs, no todo el mundo está para eso. Tú puedes tener tu “blog” privado, no tendrás la ventaja de interactuar con público, que es maravilloso, pero igualmente sirve para las tareas principales, disciplina y buscar otra forma de escritura como práctica, además de activar tu creatividad.

Puedes tener una libreta, agenda, diario, llámalo como quieras. Colócale un nombre y escribe sobre el tema que quieras en él. Eso sí, tienes que tener un día fijo donde escribas tus entradas sin falta. Eso es disciplina.

Y es precisamente lo que a muchos escritores noveles nos falta. Si leen entrevistas a escritores famosos, no importa qué género escriban, hay algo que tienen en común y es que escriben TODOS LOS DÍAS.

Ellos no tienen la excusa que muchos de nosotros esgrimimos al no escribir: “No tengo tiempo” “No tengo musa”. No, ellos se sientan y escriben TODOS LOS DÍAS. Buscan el tiempo y obligan a la musa a aparecer. Disciplina.

Ahí es cuando el blog (por lo menos a mí) me ayuda. Cuando es lunes (para Escribe Romántica) o miércoles (para el mío) y no he escrito las entradas, me siento mal.

Sí, me embarga una sensación de culpa terrible. Es la disciplina haciendo su efecto.
Si te gusta escribir, ¡escribe! No importa en donde, no importa qué. Una novela, cuentos cortos, relatos, un blog, una diario. No importa. Solo inténtalo. Sentirás en el cuerpo una extraña sensación de alivio que no habías experimentado anteriormente. Se llama Expresión. Tu cuerpo y tu cerebro se están expresando y se sienten felices por eso. ¡Escribe!

Un abrazo y nos leemos la próxima semana.




Si el artículo te ha gustado ayúdanos a difundirlo presionando el botón ME GUSTA!
¡Comparte en Google+!

Publicado por Lilly Cantara

    Blogger Comment
    Facebook Comment

2 comentarios:

  1. Me ocurre algo similar ahora que he comenzado una blog novela: no siento que sea la cosa más maravillosa, pero me obliga a escribir un capítulo semanalmente.
    Y participar en cuantos concursos de relatos haya en la web también ayuda, te hace escribir y también te invita a incursionar en otros géneros o temáticas que, quizás, no escribirías de otro modo. Bueno, mi primer relato romántico lo escribí para un concurso, y eso que pese a amar el género nunca había escrito sobre él.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Esa es la idea, cuando empiezas a escribir con disciplina, se te abren nuevos mundos. Quizá empiezas a escribir de cosas que jamás imaginaste o a leer géneros q antes no te interesante. Solo hay que tener la constancia y lo demás viene por añadidura

    ResponderEliminar